12 julio 2017

YA LLEGAMOS AL LÍMITE



YA LLEGAMOS AL LÍMITE


Es hora de comprender que esta civilización llegó al límite y, consecuentemente, no le queda sino acabar de caer, consumar su autodestrucción.

Esto significa que, la corrupción espiritual abominable generalizada desborda ya en lo material o terrenal provocando la ruina irreversible.

Humanamente no hay solución alguna a la ruina total que padece la humanidad en estos tiempos.

Solo una intervención Divina puede provocar un cambio, abrir una puerta, dar una salida, aportar una solución.

A todas las almas Dios va a dar una oportunidad para que salgan de su ego-abismo, para que renuncien a la propia voluntad y comiencen a andar por el buen camino, para que dejen de convertirse en ególatras narcisistas autodestructivas peligrosas para sí y terceros.

 Cada uno va a tener la oportunidad de elegir, optar verdaderamente. Podrán elegir entre aceptar a Dios-Vida-Verdad en su vida o echarlo-desecharlo-descartarlo para siempre confirmando que desean ser ya desde ahora como demonios.

Comprender que amar y querer amar es vivir. Querer ser amado-adorado-obedecido es la muerte.


1.-

 Las almas se apegan a lo conocido porque les parece seguro.

 Están dominadas por el miedo y son manipuladas por el adversario.

 Creen que buscan y aseguran su bien, pero la realidad es que están buscando y procurándose el mal, se perjudican mientras creen que se benefician, no ven la verdad, el miedo las domina y la mentira las somete.


2.-


 Cada uno se encierra en sí mismo, se abisma en su ego, no mira mas allá de sí mismo, de su miserable realidad.
 Las almas se vuelven inconscientes de su entorno y sumamente conscientes de su miserable y decadente realidad abominable.

 Por ello es que crece el miedo, las domina, sujeta y empuja a la vez, las sacude y paraliza haciendo que tiemblen o vibren hasta autodestruirse en la histeria angustiosa, obsesiva y desesperada.

 Se vuelve obsesivo-enfermizo pensar en sí, y por miedo, vuelven a pensar temerosamente en sí para solo preocuparse y volver a pensar en sí buscando obsesiva, desesperada e histéricamente seguridad. Pretenden que seguridad es hacer valer-imperar la propia voluntad.


3.-


 Dominadas por el miedo, socavadas por la debilidad, controladas por el mismo descontrol de su histeria, se arrastran angustiadas y desesperadas buscando y causando su propia ruina, aun cuando creen que buscan o construyen su bien.

 No ven la realidad, no entienden, no escuchan, el mismo miedo y la misma debilidad conspiran para que se abstraigan, sumerjan, abismen y pierdan en su miseria lamentándose y dedicándose obsesiva y desesperadamente a autodestruirse.


4.-


 Controladas por miedo y debilidad quieren creer que ellas controlan todo, pero es lo que desean creer en el abismo de su miseria.

 Así es como acallan su miedo, de esta manera es como tratan de convencerse de que no existe o no sucederá aquello que temen.

 Eso que temen acaba determinando su existencia, ahí el enemigo las somete, domina, controla y manipula engañándolas y apartándolas aun mas de la realidad.

 En eso las acorrala, encierra y logra que se abismen-encierren dedicándose por completo a sí mismas, a buscar seguridad.

 Buscan la falsa seguridad de creer que controlan lo que hacen o de que hacen lo que les procurará seguridad, bienestar.

 En esencia viven miserablemente para sí, se olvidan  Dios, se apartan de la realidad volviéndose desamoradas ególatras que solo temen por sí.


5.-


 Se encierran en un círculo vicioso autodestructivo que el adversario infernal potencia, fomenta, instiga, favorece.

 Se aprovecha el cerdo infernal de ese miserable obrar de las almas, de ese miedoso comportamiento.

 Lo que hace es mentirles, sugerirles que por su bien deben obrar de tal o cual manera. A la vez agita miedos, provoca preocupaciones.

 De esta manera determina la voluntad, hace que obren convencidas de que buscan su bien, cuando en realidad están autodestruyéndose.

 Cuanto mas curso dan a las inspiraciones satánicas, mas se encierran-abisman-hunden en sí, y aunque quieran creer que es por y para su bien, están construyendo su sepulcro.


6.-


 Al no buscar a Dios, al no discernir su Voluntad y obedecerlo, rompen el enlace-nexo-contacto, entonces, dejan de recibir el influjo vital de Dios su Amor-Ser-Esencia.

 Ahí es donde se desploman en sí, se abisman en su ego, pasan miseria espiritual y acaban auto consumiéndose.
 De ahí es que surgen todos los males, no se nutren de Dios, se alimentan de sí, se devoran-consumen-destruyen, realmente terminan des-creándose.

 Comprender, miedo y debilidad contribuyen a que las almas se abismen-encierren mas en sí, y a la vez, los demonios fomentan y propician que las almas se encierren-abismen, obren por y para sí completamente convencidas de que es por y para su bien, entonces, si no hacen un esfuerzo, si no buscan a Dios, terminarán por perderse.


7.-


 Con el correr del tiempo se debilitan, y esto potencia el círculo vicioso autodestructivo.

 Se debilitan porque se devoran a sí mismas y porque dejan de nutrirse de Dios.

 También se debilitan porque los demonios y la muerte eterna se alimentan de las almas apartadas de Dios que yacen en tinieblas y se arrastran en el fango de la abominable corrupción.

 A esto añadir el hecho de que la costumbre o hábito tiende a lo que las almas eligen potenciando el abismarse-encerrarse en sí olvidándose de Dios.

 Considerar que elegirse a sí y olvidarse de Dios es elegir la propia voluntad y desdeñar la Voluntad Divina, es pretender vivir por y para sí, es existir por sí mismo buscando el propio provecho lejos de Dios, negándolo abierta u ocultamente.


8.-


 A unas almas las corren por un lado y a otras por el otro, son hábiles y tienen experiencia, además de que quieren obsesiva, despiadada y desesperadamente lo que desean no dándose reposo hasta lograrlo.

 A algunas almas les inspiran el miedo a lo nuevo para que se apeguen a lo viejo, conocido y aparentemente controlado.

 A otras almas les inspiran el miedo al desprecio de quienes son conocidos para que no salgan del abismo, para que continúen exponiéndose y entregando su vida por nada.

 A otras les inspiran el rechazo de lo nuevo por venir para que lo teman y no lo busquen retorciendo y apegándose aun mas a lo que ven que es inútil y vencido.


9.-


 En definitiva, todos los enemigos espirituales, exteriores e interiores, contribuyen a que las almas continúen por el camino nefasto, autodestructivo, corrupto y abominable.

 Las almas tienen que salir de sí, renunciar a la miserable elección de sí que hacen, abandonar caprichos, ambiciones, vicios, corrupciones, si no lo hacen pronto, se perderán irremediablemente.

 Deben dejar de buscar satisfacer su ego, tienen que comenzar a satisfacer a Dios. Hay que renunciar a la voluntad propia y aprender a obedecer la Voluntad Divina.

 Por sí mismas no se van a poder defender de la febril labor de los enemigos espirituales ni de su tendencia a la autodestrucción en el tránsito por un camino ruinoso.


10.-


 Considerar que aun creyendo obrar por y para su bien terminan encerradas en sí, abismadas en su ego, perdidas en su miseria.

 Lo que hacen, su hábito, su vida común, es dedicación-consagración-entrega a los enemigos espirituales.

 Se abisman en su ego-miseria, se lamentan por sí, se dedican a concretar su caprichosa, ambiciosa, corrupta, desamorada y miserable voluntad sin querer ver que es manipulada por demonios.

 Pierden el contacto con la realidad, terminan convirtiéndose en ególatras narcisistas infernales, son miserables desamoradas.


11.-


 No ven la realidad, se hallan abstraídas de ellas, hundidas en su infierno, perdieron verdaderamente el contacto con la realidad, están perdidas en el abismo miserable de su ego dedicándose a cultivar la corrupción que las destruye, transforma, aniquila y transubstancia convirtiéndolas en iguales o peores que demonios.

 El modo normal de vida es consagración-entrega a la muerte eterna, puesta a disposición de los demonios, es corrupción espiritual, moral, intelectual, material, etc., es camino ruinoso y autodestructivo.

 Y esto sucede mientras que las almas creen que obran por y para su bien, cuando están convencidas de que se benefician sin querer admitir prueba en contra.


12.-


 Deben aprender a vivir obedeciendo a Dios, aceptando su Voluntad y colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe.

 Esto es consagración-entrega-dedicación, y en esencia, es amor, porque el amor es entrega, es puesta a disposición de quien se ama.

 Comprender que viven al revés, se entregan a demonios y a la muerte eterna porque se olvidan de Dios, reniegan de su Voluntad prescinden de Él.

 Esto sucede incluso entre quienes hablan sobre Dios todo el tiempo porque no lo escuchan, no disciernen su Voluntad, o peor, dicen que es voluntad de Dios aquello que se les ocurre, antoja o es costumbre, se impone, etc.


13.-


 Tienen que fortalecer la buena voluntad, la voluntad de amar verdaderamente.

 Deben dejar de alimentar y fortalecer la mala voluntad, esa de desear ser amadas, adoradas, servidas, obedecidas.

 Las almas viven al revés, son esclavas y creen como idiotas que son libres, desean creer que hacen lo que quieren, y en realidad están haciendo lo que los demonios y la muerte terna quieren.

 Comprender que amar y querer amar es vivir. Querer ser amado-adorado-obedecido es la muerte.

 Aquellas almas que buscan imponer su voluntad por seducción o fuerza ya son como demonios, ya están autodestruyéndose, ya están consagrándose-entregándose  ala muerte eterna, aunque hablen de Dios todo el tiempo.


14.-


 La cuestión es que los demonios hacen absolutamente lo que quieren mientras que las almas no saben ni lo que quieren.

 Los enemigos infernales saben lo que quieren y como obtenerlo mientras que las almas siguen en babia, no saben los peligros a los que se hayan expuestas, no comprenden la realidad, ni quieren siquiera escuchar que la elección de la eternidad se hace día a día.

 Además, elegir lo que será la eternidad da primicias y determina también lo que se vive día a día.


15.-


Es hora de comprender que esta civilización llegó al límite y, consecuentemente, no le queda sino acabar de caer, consumar su autodestrucción.

Esto significa que, la corrupción espiritual abominable generalizada desborda ya en lo material o terrenal provocando la ruina irreversible.

Humanamente no hay solución alguna a la ruina total que padece la humanidad en estos tiempos.

Solo una intervención Divina puede provocar un cambio, abrir una puerta, dar una salida, aportar una solución.

A todas las almas Dios va a dar una oportunidad para que salgan de su ego-abismo, para que renuncien a la propia voluntad y comiencen a andar por el buen camino, para que dejen de convertirse en ególatras narcisistas autodestructivas peligrosas para sí y terceros.

 Cada uno va a tener la oportunidad de elegir, optar verdaderamente. Podrán elegir entre aceptar a Dios-Vida-Verdad en su vida o echarlo-desecharlo-descartarlo para siempre confirmando que desean ser ya desde ahora como demonios.

Comprender que amar y querer amar es vivir. Querer ser amado-adorado-obedecido es la muerte.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario