15 julio 2017

INTERVENDRÁ EL SEÑOR Y SE DIVIDIRÁ LA IGLESIA



INTERVENDRÁ EL SEÑOR Y SE DIVIDIRÁ LA IGLESIA


Entonces, es inminente la intervención-paso-venida-revelación del Señor.

Esto producirá una alteración lógica y consecuente, porque es la Verdad-Luz Revelándose, interviniendo en la oscuridad de la noche de los tiempos.

Las almas de buena voluntad acogerán el llamado, abandonarán su ego, se convertirán.

Las almas de mala voluntad se harán mas malas, mas obtusas, cerradas, caprichosas, obsesivas, histéricas desesperadas insoportables, mas claramente rebeldes y opuestas a Dios.

También provocará una división definitiva y real en la iglesia, las almas buenas saldrán de la estructura en la que dos sectas se disputan el poder-control, y las almas de mala voluntad continuarán mintiéndose, engañándose y sumergiéndose en tinieblas para deformarse y transfigurarse a imagen y semejanza de demonios.

Recordar la profecía de Fátima, El Señor, su Espíritu, abandona el templo mientras que cardenales, obispos y sacerdotes se pelean entre sí.



 Se producirá una división en la iglesia, pero real, no estúpida como la hay ahora.

 Ahora se pelean dos sectas por el control, una de derecha y otra de izquierda, pero ambas son iguales en esencia, las dos pertenecen a satanás y ninguna se ocupa de las obras de Dios.

 La división que habrá es la real, aquella que dejará atrás a esas dos sectas infernales peleándose entre sí por capitanear la barca que lleva al infierno.

 Van a seguir peleando entre sí los jesuitas y los del opus dei, van a continuar con sus papas respectivos en el olvido de Dios.

 Mientras tanto, Dios mismo intervendrá, dará su opción, realizará El Señor su Paso-Venida-Intervención-Revelación.

 Como la primera vez que vino-pasó-intervino-se reveló, el que quiera seguirlo, que lo siga, que entre en el camino de salvación.

 Los que no aman a Dios y no quieren hacerlo, que sigan hundiéndose-sumergiéndose en su ego, y consecuentemente, que continúen peleando entre sí por su fidelidad y pertenencia a alguna de esas dos sectas infernales.

 Los que no quieran elegir a Dios, que elijan a cualquiera de esos dos líderes y que pertenezcan a las iglesias de esas sectas olvidándose aun mas de Dios, encerrándose aun mas en sus delirios, extremando sus caprichos, exagerando sus vanidades.

 No vieron, no ven ni verán. Tienen lo que quieren, lo que eligen, lo que merecen.

 Dios no se ata a quienes desean hundirse-sumergirse, si quieren perderse, que se pierdan, Dios continúa con sus obras y lo hace prescindiendo de quienes han prescindido de Él.

 Eligieron ser dementes, obtusos, obsesivos, desesperados e histéricos, tienen lo que quieren, que sigan sus caminos, no es responsabilidad de nadie mas que de ellos mismos que eligen eso caprichosamente sin querer ver, escuchar o entender.

 La mayoría prefieren colgarse de otros, vivir a expensas de los que viven, y siempre cómodamente, sin corregirse, sin cortar lazos con demonios.

 Dan su vida a demonios y a la muerte eterna, dejan que el infierno les succione vitalidad, y como sufren, quieren colgarse de otras almas, exigen que hasta Dios les de vida. Pero no se puede ni corresponde, si quieren dilapidar su vida y si desean revolcarse en el chiquero, que lo sigan haciendo, que se pudran en su agujero.

 Quienes quieran corregirse, a partir de ahora, tendrán la oportunidad que Dios mismo les va a dar, el camino que Él va a hacer, la puerta que va a abrir.

 Los que no quieran, que se pierdan como quieren.

 Entonces, es inminente la intervención-paso-venida-revelación del Señor.

Esto producirá una alteración lógica y consecuente, porque es la Verdad-Luz Revelándose, interviniendo en la oscuridad de la noche de los tiempos.

Las almas de buena voluntad acogerán el llamado, abandonarán su ego, se convertirán.

Las almas de mala voluntad se harán mas malas, mas obtusas, cerradas, caprichosas, obsesivas, histéricas desesperadas insoportables, mas claramente rebeldes y opuestas a Dios.

También provocará una división definitiva y real en la iglesia, las almas buenas saldrán de la estructura en la que dos sectas se disputan el poder-control, y las almas de mala voluntad continuarán mintiéndose, engañándose y sumergiéndose en tinieblas para deformarse y transfigurarse a imagen y semejanza de demonios.

Recordar la profecía de Fátima, El Señor, su Espíritu, abandona el templo mientras que cardenales, obispos y sacerdotes se pelean entre sí.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario