15 junio 2017

SIETE PALABRAS DEL ESPÍRITU SANTO (VI), sexta Palabra



SIETE PALABRAS DEL ESPÍRITU SANTO (VI), sexta Palabra


SIETE PALABRAS DEL ESPÍRITU SANTO (VI):


6.- “Porque Es Él”


 No se pueden evitar las consecuencias de todo lo que se desmorona, viene abajo, muere, derrumba. Es como la inundación y es como un diluvio de castigos, llega el dolor para todos.

 Lo que sucede es que acaba de consumarse la caída de la humanidad, la separación de la creación del Creador.

 La religión servía para unir, enlazar, como nexo, punto de unión o igualación, pero al caer la religión, la conexión con Dios se pierde.

 Así es como Dios no puede continuar haciendo sentir su Divina Presencia en el mundo y en las almas.

 Las almas se desmoronan, se hunden en el abismo de su ego y el mundo se sumerge en el infierno.

 De esta manera, todo colabora para que la situación sea peor a cada instante, el abismo llama al abismo y al final, no hay mas que infierno, padecimientos, castigos, desgracias, sufrimientos, etc.

 Toda la creación se ve trastocada, sufre la sacudida, el trastorno de la definitiva ausencia de Dios, llega la oscuridad y la existencia cambia para todos, cambia para mal.

 Desgraciadamente esto contribuye a que se potencien vicios, caprichos, maldades, perversiones, corrupciones, abominaciones, etc., las almas pasan a ser peores y generan mas oscuridad y tinieblas para padecer mas y para justificarse mas en su abominable deformación por corrupción infernal querida.

 Son cómplices-esclavas de los demonios, se impone el nuevo orden mundial, reina sobre las naciones, prevalece el anticristo, este mundo anticristiano.

 Así es como rige a las naciones con cetro de hierro, es decir, esas naciones prevaricadoras que han querido renegar contra su Voluntad, hoy padecen como consecuencia el nuevo orden mundial, son esclavas.

 Acá Dios envía su Espíritu de Justicia, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Perseverancia.

 La sexta palabra del Espíritu Santo llega para aniquilar el orgullo, purificar al alma y liberarla, para constituirse en su Bien-Tesoro, en lo que la anima-fortalece, por ello es que el alma debe repetirse constantemente “Porque Es Él”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario