10 junio 2017

OTRA VEZ, MORIR A SÍ MISMO



OTRA VEZ, MORIR A SÍ MISMO


 La abominable desolación no cesa hasta que se consuma el tiempo y/o hasta que el alma se rinde.

 Debemos aceptar la verdad, ver la realidad, abrir los ojos, dejar de apartar la mirada.

 Aunque cueste, es por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Por supuesto que es amargo, doloroso, implica sacrificio, dolor, sufrimiento, humillación, pero es así, es necesario.

 Renegamos de la Verdad, no aceptamos la realidad, no queremos ver-entender, seguimos queriendo cambiar lo que es, deseamos imponer la fantasía.

 El orgullo-ego se apega a la mentira, no renuncia, se desespera por negar la Verdad, por cambiar la realidad.

 Debemos negarnos a nosotros mismos y aceptar la verdad, sacrifica el ego-orgullo que es nada y sirve de nada.

 El orgullo es humo y abismo que surge al negar la Verdad, al rechazar a Dios, al rengar de su Voluntad, al querer construir la fantasía de que somos dioses y merecemos ser amados-adorados-servidos-obedecidos en todo y siempre.

 Hay que aceptar la realidad, liberarse del veneno-mentira-orgullo, salir del abismo, no buscar satisfacción para el ego, ese deseo de adoración y de conformidad constante y absoluto.

 Nadie, y mucho menos Dios, nos tienen que obedecer. No podemos obligar a nadie a querer, mucho menos a adorarnos-servirnos-obedecernos.

 Si consiguiésemos tal cosa, ni siquiera sería algo verdadero, mucho menos sería amor, y tampoco proporcionaría satisfacción alguna.

 No hay saciedad posible al dedicarse a satisfacer el ego, solo es alimentar el abismo que no hace otra cosa mas que crecer para continuar demandándonos-exigiéndonos servicio-postración-adoración-satisfacción.

 Somos esclavos del ego, hay que aceptar límites, sufrimientos, desgracias, humillaciones, rechazos, etc., solo así nos liberamos de la tiranía del ego y de la fantasía del orgullo.

 Considerar que ego-orgullo es el reino del adversario, es tinieblas-vacío-desolación.

 Hay que buscar y aceptar la Verdad, volver a la realidad, dejar de esperar lo que es fantasía, hay que buscar a Dios, aceptarlo-recibirlo y seguirlo-obedecerlo muriendo a sí, sacrificando el ego-orgullo.

 Mientras no aceptemos la derrota del ego-orgullo-voluntad propia, vamos a continuar librando peleas inútiles, vamos a seguir consumiéndonos-deshaciéndonos, vamos a seguir des-creándonos por chocar contra la Verdad, por el esfuerzo de salir de la realidad y de sostener la mentira-fantasía.

 Considerar que construimos en rebeldía contra Dios y eso es fantasía-mentira-evasión de la realidad, es un engaño, error, es nada, una nada que nos consume para sostenerla.

 Vamos a continuar sufriendo el infierno mientras sigamos rengando de Dios, mientras continuemos queriendo ver la mentira como realidad.

 Hay que perder, el orgullo debe morir-ser sacrificado, solo así volveremos a la unión con Dios y volverá la Vida a nosotros.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario