05 junio 2017

ESPÍRITU DE REBELDÍA



ESPÍRITU DE REBELDÍA


Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:


GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:



 Debemos salir del abismo de egolatría narcisista infernal. Es hora de dejar de lamentarnos por nosotros mismos.

 Hay que aceptar la Verdad que se presenta cruda en la realidad.

 Tenemos que entender que eso que vemos como malo, no lo es, sino que, al contrario, es conveniente, necesario, justo, debido, y por lo tanto, bueno aunque sea amargo.

 La Verdad es que hemos sido derrotados, humillados, vencidos, aniquilados.

 Esto humanamente es malo, pero desde el punto de vista espiritual es bueno, conveniente, justo, necesario.

 Así es como evitamos convertirnos en delirantes de orgullo disociados de la realidad. De esta manera reconocemos que somos nada y que necesitamos de Dios.

 Es la Verdad cruda, real, imposible de modificar, Él Es Dios y se hace lo que Él quiere, o lo que no quiere pero permite que suceda.

 Hay que dejar de renegar ante la realidad, dejar de oponerse a la Verdad que se revela e impone dura, cruda e implacable, es inevitable, no se puede apagar la luz que Dios ha encendido.

 Acá, donde se impone-surge-revela la Verdad, es el triunfo de Dios, y ahí vemos como debemos ponernos de su lado abandonando el lado de los rebeldes-tinieblas, el de los renegados orgullosos delirantes disociados de la realidad.

 Hay que aceptar el error, volver al orden, aceptar a Dios como lo que es, como Dios, aceptar su Voluntad, confiar en Él, comprender que Él Es Dios y sabe lo que hace.

 Notar que no hacemos mas que llorar la derrota del orgullo cuando deberíamos alegrarnos, tendríamos que estar contentos porque no conseguimos lo que queremos.

 La cuestión es la misma de siempre, aceptar, negarse a sí, ofrecer el santo sacrificio de la propia voluntad y seguir adelante.

 Hay que madurar, comprender que sucede lo que Dios quiere, o lo que no quiere pero permite, nada acontece sin su permisión.

 Hay que vencer el miedo que es lo que provoca el escándalo y la furia, lo que mueve el reniego y nos impulsa a oponernos.

 Debemos comprender que sucede lo que sucede y debe suceder, por mas que nos quejemos y lamentemos, no lo vamos a cambiar, es así y no hay nada que hacer, la realidad es dura, la Verdad es cruda, helada e implacable justicia.

 En definitiva, debemos aceptar, morir a nosotros mismos, dejar de lamentarnos, de tenernos lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión, y seguir adelante.

 Hay que dejar de hacer escándalos, dejar de dar vueltas, no hay mas nada que hacer, no hay salida, remedio o solución, hay cosas que no se pueden modificar, hay situaciones en las que inevitablemente nos toca perder.

 Es como en el ajedrez, zugzwang, estamos perdidos hagamos lo que hagamos, todo lo que hagamos solo sirve para empeorar la situación. Es inevitable, llegó la hora de perder, de que el orgullo sea aniquilado, fulminado, quebrado, derrotado, y nada de lo que hagamos va a evitarlo, sino todo lo contrario.

 Debemos salir del abismo de egolatría narcisista en el que nos revolcamos teniéndonos lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión.

 Considerar que acá es donde se alza le anticristo, el adversario ofrece furia como fuerza y argumentos, pensamientos-razonamientos-justificativos para insistir con el propio capricho, para reimponer la voluntad propia y renegar de Dios, para continuar renegando ante lo inevitable, para seguir apartándonos de la realidad y lograr que sigamos hundiéndonos-encerrándonos en nosotros mismos.

 Notar que siempre conduce a autodestruirse por impulsarnos a chocar contra la realidad, por ir en contra de Dios.

 Hay que aceptar la Verdad, Él Es Dios, Él sabe, nosotros somos humanos, debemos aceptar, creer, confiar, negarnos a nosotros, derrotar el orgullo, defendernos contra la mentira-engaño-error, contra la maniobra infernal del anticristo que solo propaga rebeldía orgullosa y fomenta la egolatría narcisista autodestructiva.

 Advertir que el enemigo fomenta rebeldía para que las almas sean ególatras narcisistas, para se encaprichen e insistan con sus ambiciones, delirios, vicios, etc., todo aquello que las perjudica.

 Debemos volver a Dios, ponernos de su lado, aceptar su Voluntad, dejar el camino de autodestrucción.

 Como siempre, debemos volver a la fe, a la oración y seguir el Camino por el que Dios nos lleva en medio de este mundo que se cae a pedazos, que acaba de convertirse en un maldito infierno.



Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:


GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario