18 junio 2017

ESPÍRITU DE ANTICRISTO V



ESPÍRITU DE ANTICRISTO V


24
Anticristo
151
Anticristo-combate final

EL COMBATE FINAL POR LA SALVACIÓN. CONSIDERACIONES:

LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO:

PERSEVERAR UNA VEZ MAS:

CAE TODO, SE DERRUMBA TODO:

AL FINAL, ESE ORGULLO TAMBIÉN DEBE CAER:

UN ESFUERZO Y SACRIFICIO:

ANTES DE OBRAR POR CUENTA PORPIA, CONSIDERAR:

HASTA CONFESAR ESTA ÚLTIMA VERDAD:

FINALMENTE EL ANTICRISTO CONFIESA SU OBRA:
192
Anticristo II
http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/11/espiritu-de-anticristo-2-da-parte.html
205
Anticristo III
http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/12/espiritu-de-anticristo-iii.html
246
Anticristo IV



8.- Introducción


 Hemos llegado al punto extremo en la historia en el que lo único que va a funcionar es lo espiritual.

 Lo único que va a resultar, progresar, prosperar, salir adelante, concretarse, es lo que se haga en el ámbito espiritual, por y para Dios, para reestablecer su Presencia y entender su reinado.

 Podemos intentar cualquier cosa que nada va a funcionar, prosperar o salir adelante, todo se va a derrumbar y frustrar.

 Es el tiempo para dejar de renegar, de dar vueltas, es el momento para aceptar la Verdad.

 Hay que rendirse, comprender que Él Es Dios y nosotros somos nada, podemos nada, tenemos nada, sabemos nada, etc.

 Constantemente intentamos, reintentamos y volvemos a intentar renegar de la Verdad, nos volvemos histéricos obsesivos infernales empecinados en imponer la propia voluntad, desesperados por hacer prevalecer nuestro parecer, sin embargo, todo se cae, derrumba, viene abajo, la desgracia nos llega, chocamos contra la realidad abominable, infernal e insoportable.

 El problema es que no queremos ver la realidad, aceptar la verdad, seguimos renegando, continuamos empecinándonos en imponer la mentira, nuestra voluntad.

 Es tiempo de morir a si mismo, de deponer la propia voluntad, de aceptar la Verdad-Dios-Voluntad Divina, hay que soportar el infierno que irremediablemente nos toca.

 Debemos soportar el infierno que Dios nos permite padecer, aquel infierno maldito con el que día a día nos bendice, porque, como Él dice, es por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Hay que aprender que sufrir es mejor que reír en este mundo de tinieblas y que no hay otro maldito camino mas que este, resignación, aceptación, entrega, sufrimiento abominable. Supuestamente ahí el alma se purifica, crece, etc.

 Debemos comprender que esa derrota de la propia voluntad es en realidad victoria, liberación, progreso espiritual, etc.

 Hay que ver que solo el santo sacrificio espiritual de la aceptación de la Voluntad de Dios es lo único que acaba con el vacío, la desolación, ese infierno interior que nos hace padecer.


1.- Primer vicio-gusano-chakra: Soberbia


 Si aman a los que los aman, ¿Qué mérito tienen?, dijo El Señor.

 Por ello es que nos pide heroísmo, esfuerzo, sacrificio.

 Nos pide amarlo a Él por sobre todo, todos, y especialmente por sobre sí mismo.

 Nos pide amar a los enemigos que es lo mas repulsivo, abominable, difícil, lo que al alma resulta repugnante.

 Así es como rompemos límites, crecemos, maduramos, progresamos.

 De esta manera es como generamos verdadero amor, y es así como provocamos cambios.

 Todo se hallaba estanco, ahora todo esta putrefacto, en avanzado estado de descomposición, el único remedio es revertir la abominable situación espiritual que es lo que determina la realidad terrenal.

 Falta lo esencial, el verdadero amor a Dios, luego, falta todo.

 La miseria espiritual determina la perversidad, corrupción abominación terrenal que padecemos.

 Llegó la hora del esfuerzo-heroísmo-sacrificio, hay que amar a Dios verdaderamente, como corresponde, en perfecta y total negación de sí, realizando un real sacrificio espiritual que nos devuelva a la comunión con Él.

 Amar a Dios significa aceptar su Voluntad, aquello que ha querido, y lo que ha permitido no queriéndolo.

 Debemos beber la copa de ajenjo, el cáliz amargo, hay que pasar por el infierno de la purificación en la que podemos crecer-madurar espiritualmente.

 Es hora de comenzar a obrar por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien, es decir, es le tiempo para volver a Dios, es el momento para abandonar la egolatría narcisista que genera un círculo perverso autodestructivo.

 Considerar que el que no ama a Dios, se hunde-pierde en sí, se abisma en su ego y ahí padece miedo, sufre debilidad y se auto justifica en un camino de perversión, corrupción, miseria, desamor, de orgullo ciego y delirante.

 Incluso quienes dicen y creen amar a Dios son miserables, se hallan centrados en sí y permanecen fuera de la realidad. Se contentan con cumplir algún ritual o práctica, dar alguna limosna, pero no aman verdaderamente a Dios.

 Amar mas allá de lo debido, es amor. Amar mas allá del interés y beneficio propio, es amor. Amar contribuyendo al bien, bienestar, felicidad de quien se ama, es amar en verdad. La felicidad-provecho propio, surge al hacer feliz a quien se ama.

 Y ya es hora de comenzar por el principio, por el orden debido y mas simple y lógico, hay que amar a Dios.

 Amar a Dios es aceptarlo, es aceptar su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe sacrificando la voluntad propia.

 No amar a Dios es miseria, produce el desplome del alma en sí misma, la vuelve ególatra narcisista temerosa por sí, sumida en el miedo, la ahoga en preocupaciones inútiles, la arrastra a angustias, obsesiones y desesperaciones.

 Almas miserables, que se incapacitan a sí mismas voluntariamente al no querer amar a Dios, no solo son perjudiciales para sí, sino que lo son para terceros.

 Desgraciadamente, las peores almas, las mas oscuras y perversas, las mas hundidas-perdidas en el abismo de su ego, son las que tienen poder en el mundo, son las que se vuelven cómplices de satanás y acarrean la perdición de la creación.

 Tanta perversidad, oscuridad, corrupción, abominación interior y personal, sumada a lo general, determina el mundo abominable de oscuras y perversas tinieblas en el que nos encontramos padeciendo el embate de los demonios que se hallan totalmente liberados e impunes pueden hacer lo que quieren.

 Verdaderamente, es ahora o nunca, si las almas no recapacitan, si no reaccionan ante los golpes-llamados de la realidad, no despertarán nunca, no reaccionarán y pasarán al infierno al ser cómplices-responsables por indiferencia y comodidad.

 Acá Dios envía su Espíritu de Verdad, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Determinación.

 El primer vicio-gusano-chakra a purificar es soberbia.

 La soberbia es ese pensamiento-sentimiento de autosuficiencia, la mentira que el alma vacía y sin Dios quiere creer y hacer creer.

 Es una fantasía que desea construir, aparentar, y por la que también desea ser vista, adorada, admirada.

 Mientras que finge no necesitar de nada ni de nadie, incluso presume que puede prescindir hasta de Dios, se encuentra inútilmente perdiendo el tiempo al tratar de demostrar lo que es mentira, su fantasía, aquello que quiere creer.

 Por sí misma es nada, puede nada, sabe nada, tiene nada, pero se niega a aceptar la Verdad como remedio contra su soberbia-mentira-autoengaño.


2.- Segundo vicio-gusano-chakra: Lujuria


 Dios comienza dar-soplar-enviar-inspirar su Espíritu de Libertad. Todo se verá liberado, alterado, cambiado, modificado.

 Esto provoca diferentes efectos:

- Lo que es malo, tendrá completa libertad de continuar siendo malo, se volverá mas malo y acabará consumándose en el mal, será definitivamente confirmado como malo, en la maldad.

- Lo que es bueno, tendrá libertad completa de continuar siendo bueno, será mas bueno y acabará consumándose en el bien, como verdaderamente bueno, será definitivamente confirmado como bueno.

 Esto es la confirmación de cada camino, la consumación.

 También determina que, lo que hay dentro de cada uno tenderá a consumarse.

 Como tenemos cosas buenas y malas, ambas tenderán a consumarse y habrá lucha interior.

 Sentiremos ambas tendencias, una a la obediencia a Dios y otra a la rebeldía, una al bien y otra al mal, una a la pureza y otra a la corrupción.

 Será tiempo de prueba y deberemos optar, o con Dios o contra Él y ya esta elección será definitiva.

 Quienes hayan elegido a Dios, no deben temer, Dios mismo se ocupará de que en su vida solo prevalezca su Voluntad y solo ocurra lo que Él quiere, tendrán su asistencia continua y podrán mantenerse fieles con su auxilio-Espíritu.

 En su vida nada funcionará, saldrá o prosperará, solo lo que Dios quiera y haya dispuesto por y para su bien, para su Verdadero y Eterno Bien, los cuidará aun y especialmente de sí mismos.

 Será el tiempo de combate espiritual, habrá que hacer el esfuerzo de buscar la Verdad, de elegir la Voluntad de Dios, de sacrificare-negarse, de andar por el buen camino.

 O bien, será el tiempo en el que aquellos que han querido olvidarse de Dios, podrán hacer lo que se les antoje sin límite alguno, con total impunidad, desatando todo tipo de perversidades, maldades, abominaciones.

 Realmente no habrá límites y vivir no va a ser fácil en el infierno en el que el mundo se ha convertido, y menos aun para quienes deseen ir por el camino del bien.

 Acá Dios envía su Espíritu de Libertad, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Honor.

 El segundo vicio-gusano-chakra a purificar es lujuria.

 No solo es ese deseo de satisfacción insaciable en el cuerpo que crece como abismo eterno siempre que se alimenta.

 También es querer dominar-controlar-manipular a otros, es servirse de ellos, utilizarlos a la propia satisfacción, para lograr los propios fines, ambiciones, caprichos, etc.

 También es querer dominar-controlar-manipular a Dios, es buscar imponerle la propia voluntad, renegar de su Voluntad.


3.- Tercer vicio-gusano-chakra: Avaricia


 Hay que dejar de lamentarse, de tenerse lástima-pena-enfermiza e infernal autocompasión.

 Hay que rendirse ante lo inevitable y dar gracias a Dios porque no es peor.

 No hay otro camino, no hay otra vida, es así por mas repugnante, abominable e infernal que resulte, tal es la verdadera misericordia de Dios, aquella en la que nos revela Verdad no permitiendo que nos engañemos y deliremos con que somos dioses o siquiera dignos de algo.

 Sabemos que la humillación, el infierno y el padecimiento son mas convenientes que pasarla bien en este mundo de tinieblas, y esto es porque, en la comodidad solo florecen vicios, mientras que en el dolor inevitable e infernal, sirve como purificación, sacrificio, medio de maduración y crecimiento espiritual.

 Conociendo que la vida en este mundo es así, debemos dejar de hundirnos en el abismo. Tenemos que dejar de lamentarnos por nosotros mismos, hay que dejar de tenerse lástima-autocompasión enfermiza e infernal.

 Al hundirnos en el abismo del ego es que surgen tales sentimientos.

 Verdaderamente, estamos lamentándonos por nosotros mismos, tenemos lástima, somos débiles pusilánimes que se arrastran sobre la faz de la tierra como larvas de demonios.

 Es hora de entender que no vamos a obtener lo que queremos, no vamos a conseguir lo que nuestra voluntad desea, solo vamos a poder soportar el infierno que nos toca.

 Y ya que es irremediable padecer, debemos usarlo como medio de purificación, crecimiento espiritual, etc., lo tenemos que usar para negarnos a nosotros mismos, sacrificarnos, humillarnos, aceptar a Dios en el dolor que permite tales cosas.

 Debemos alegrarnos porque Dios consigue lo que quiere y dejar de lamentarnos porque no conseguimos nosotros lo que queremos.

 Comprender que eso es lo que conviene, Dios sabe, nosotros no, solo somos inmaduros que se auto compadecen, se tienen lástima y se lamentan por la derrota de la propia voluntad.

 Acá Dios envía su Espíritu de Paz, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Deber.

 El tercer vicio-gusano-chakra a purificar es avaricia.

 El alma vacía no se sacia ni se satisface, pero no deja de buscar esa saciedad y satisfacción.

 El problema es que busca saciarse en lo mismo que la vacía, quiere llenarse con lo material o demandando y exigiendo atención, afectos, adoración, servicio, postración y entrega de otros y hasta de Dios.

 El alma miserable considera que es justo y debido existir solo por y para sí. El miedo y la debilidad la llevan a buscar la falsa seguridad de exigir que todos vivan para ella, para satisfacerla-conformarla-saciarla-obedecerla-servirla.

 Considerar que, como todo vicio-abismo, crece por sí solo, tiene independencia, hace sus propias obras, y el alma cree como idiota que son en beneficio propio negándose a ver la realidad.

 La realidad es que esta siendo devorada por gusanos, por los vicios que de ella se alimentan y que la manipulan para alimentarse-nutrirse de otras almas.

 Y hay algo peor, los vicios unidos de las almas generan bestias espirituales que son las descriptas en el Apocalipsis, y a la vez, todos los vicios juntos provocan un gran monstruo espiritual que es el anticristo.


4.- Cuarto vicio-gusano-chakra: Ira


 Depresión, abatimiento, el alma deshecha se cae a pedazos. Se hunde, deprime, abate.

 El alma se hunde, pusilánime sin vida ni fuerza. Se arrastra sin razón de vivir, con deseos de morir sobre la faz de esta tierra maldita que ha venido a ser como el infierno.

 En arrastrarse diario, en el reptar sobre la faz de esta tierra que ha venido a ser maldita por la ausencia de Dios, padecen las almas accesos de furia, momentos de angustia insufrible.

 También, yacen oprimidas y exprimidas, muertas y sin vida, existen, pero no viven, carecen de vida, llevan una existencia miserable, orgullosa, fuera de la realidad, sufriente e infernal.

 Se ven vacías, agotadas, sin fuerzas, sin vida, resecas, retorcidas, agotadas, abatidas.

 Se deshacen, se des-crean, se vuelven polvo y cenizas, se autodestruyen por miserables.

 Se pudren en vida, se deshacen, desmembran, descompone, sufren la muerte en vida llevando una existencia sufriente y miserable, sin Dios y en contra de Él totalmente fuera de la realidad.

 Pretenden vivir el éxito en el mundo y consideran que éxito es hacer prevalecer la propia voluntad, sin embargo eso es derrota, humillación, autodestrucción, ese es el camino en el que se convierten en demonios.

 En general hay dos extremos, unas padecen angustia y otras padecen furia, luego, hay un grupo intermedio que padece ambas cosas, fluctúa entre ambos extremos

 En sí, cada alma padece los tres estados de vacío-ausencia de Dios-infierno autodestructivo, pero siempre se destaca mas uno  que otro y se vuelve dominante, determinante o principal.

 Es angustia en el vacío-ausencia de Dios y es furia en la frustración, humillación e impotencia comprobada viendo la propia voluntad derrotada, humillada, aniquilada, incapacitada de conseguir lo mínimo para subsistir, padeciendo sin paz y sin remedio en el mundo.

 Acá Dios envía su Espíritu de Luz, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Lealtad.

 El cuarto vicio-gusano-chakra a purificar es ira.

 Como esta expuesto, la ira no es solo furia-odio-violencia sino que es vacío, abatimiento, desolación.

 Y es un círculo vicioso en el que el alma vacía y sin Dios, odia, aborrece, desprecia y se considera habilitada para humillar y maltratar a todo aquel que no le de o procure satisfacción en sus vicios, ambiciones, caprichos, obsesiones.

 La violencia pasa a ser la respuesta normal para el alma vacía, no tiene otra manera de ser o hacer, esta podrida-muerta y tal es su proceder habitual.

 Además, considera que es justo, debido, necesario, urgente y que no hay mas remedio, salida o solución mas que utilizar la violencia. Por otro lado, no le importa nada de nada ni de nadie.


5.- Quinto vicio-gusano-chakra: Pereza


 La raíz de todo padecer es la rebeldía contra la Voluntad de Dios. Eso provoca el infierno, la ausencia de Dios y determina el encontrarse a merced de todos los enemigos infernales.

 Ese reniego, rechazo, oposición, genera veneno, odio, furia, maldad, deseo de venganza, va provocando un espíritu inmundo, una columna de humo en el alma.

 Esa resistencia a la Voluntad de Dios, esa oposición, reniego, rebeldía, provoca que el alma se hunda en sí misma, se abisme en su nada, quede reducida a su inmundicia.

 Ahí abajo no puede mas que seguir lamentándose, teniéndose lástima, pena, enfermiza e infernal autocompasión.

 Si el alma quiere su bien, debe remediar esa rebeldía contra la Voluntad de Dios, el rechazo a su ser Dios, tiene que rendirse.

 Mientras prevalezca la voluntad propia, el alma continuará padeciendo el infierno, el vacío y la desolación porque seguirá encontrándose sin Dios y estar sin Dios es el infierno.

 Comprender que esa resistencia-rechazo a Dios deshace, descompone, destruye, aniquila al alma, la des-crea, la vuelve demonio, la confina en el infierno de su ego que no es mas que la antesala del infierno eterno.

 La verdad es que el alma no es caprichosa porque sí, en el fondo de esa dureza, oposición y resistencia a Dios, hay miedo, hay preocupación por sí.

 El miedo se alza como autodefensa, es instinto de conservación, es excesiva prudencia, parece protección, pero termina siendo la piedra de molino al cuello del alma que la abisma aun mas en sí, en su ego, en las tinieblas del olvido de Dios y la oscuridad de la negación de Él.

 Tememos por nosotros mismos y nos defendemos tratando de prevalecer, buscando imponer la voluntad propia, sin embargo eso genera mas oscuridad y tinieblas, mas vacío-ausencia de Dios, mas infierno.

 Considerar que, con el paso del tiempo todo se agrava, el alma se degrada, deteriora, se pudre en vida y muere. Con el correr del tiempo todo empeora, y en el colmo del sufrimiento, ni el tiempo pasa volviéndose otro tormento maldito e insufrible que irremediablemente hay que padecer.

 Ahí abajo las almas solo continúan generando bronca, odio, furia, maldad, deseos de venganza, siguen degenerándose, deteriorándose, corrompiéndose.

 Siguen humilladas auto-compadeciéndose, teniéndose lástima y amargamente comprueban a diario que nada pueden hacer para remediar su sufrimiento, no pueden hacer otra cosa mas que padecer sin remedio. Eso genera mas odio, rebeldía, furia y deseos de venganza.

 Acá Dios envía su Espíritu de Amor, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Paciencia.

 El quinto vicio-gusano-chakra a purificar es pereza.

 Es indiferencia hacia Dios es obsesión consigo mismo, es el alma hundida-abatida-perdida en sí que se vuelve extremamente consciente de sí y absolutamente olvida de Dios e indiferente hacia Él.

 Es miedo y debilidad, es falsa fortaleza porque con violencia da fuerza a su voluntad rebelde, caprichos, obsesiva, miserable, desamorada y egoísta.

 Puede fingir amor, piedad, etc., pero es trampa, apariencia, máscara, porque todo es por y para sí, para lograr compensación, atención, satisfacción para su ego.


6.- Sexto vicio-gusano-chakra: Envidia


 No se pueden evitar las consecuencias de todo lo que se desmorona, viene abajo, muere, derrumba. Es como la inundación y es como un diluvio de castigos, llega el dolor para todos.

 Lo que sucede es que acaba de consumarse la caída de la humanidad, la separación de la creación del Creador.

 La religión servía para unir, enlazar, como nexo, punto de unión o igualación, pero al caer la religión, la conexión con Dios se pierde.

 Así es como Dios no puede continuar haciendo sentir su Divina Presencia en el mundo y en las almas.

 Las almas se desmoronan, se hunden en el abismo de su ego y el mundo se sumerge en el infierno.

 De esta manera, todo colabora para que la situación sea peor a cada instante, el abismo llama al abismo y al final, no hay mas que infierno, padecimientos, castigos, desgracias, sufrimientos, etc.

 Toda la creación se ve trastocada, sufre la sacudida, el trastorno de la definitiva ausencia de Dios, llega la oscuridad y la existencia cambia para todos, cambia para mal.

 Desgraciadamente esto contribuye a que se potencien vicios, caprichos, maldades, perversiones, corrupciones, abominaciones, etc., las almas pasan a ser peores y generan mas oscuridad y tinieblas para padecer mas y para justificarse mas en su abominable deformación por corrupción infernal querida.

 Son cómplices-esclavas de los demonios, se impone el nuevo orden mundial, reina sobre las naciones, prevalece el anticristo, este mundo anticristiano.

 Así es como rige a las naciones con cetro de hierro, es decir, esas naciones prevaricadoras que han querido renegar contra su Voluntad, hoy padecen como consecuencia el nuevo orden mundial, son esclavas.

 Acá Dios envía su Espíritu de Justicia, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Perseverancia.

 El sexto vicio-gusano-chakra a purificar es envidia.

 Es odio, resentimiento, maldad y deseo de venganza.

 Es veneno, el mas puro y visceral veneno de satanás.

 Es orgullo humillado que pugna por imponerse, vengarse, hacerse ver-adorar-servir-obedecer y que busca hundir, humillar, derrotar y hacer odiar al orgullo ajeno.

 Como todo vicio, parte de satanás y se genera en las almas, el cerdo infernal envidia a Dios y quiere para sí lo que le corresponde, de ahí la venganza, el querer imponer su voluntad, el andar buscando la manera de conseguir lo que desea sea como sea.


7.- Séptimo vicio-gusano-chakra: Gula


 La Verdad es sumamente simple, desgraciadamente, a la fuerza y de urgencia hay que hacer lo que no hicimos, lo que debíamos, aquello de lo que huíamos.

 Es la hora de negarse, sacrificarse, es el momento de obedecer a Dios, de volver a Él, de dar por muerto al orgullo-ego-yo-voluntad propia.

 No vamos a tener mas remedio, no vamos a poder hacer otra cosa, la única puerta es esa, lo que Dios pide, quiere, lo que es su Voluntad.

 Solo eso va a prosperar, salir, resultar, no vamos a poder hacer mas que eso.

 Lógicamente, eso y padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Es la hora de arreglar cuentas con Dios, solo vamos a poder padecer y utilizar ese sufrimiento abominable como medio de purificación, crecimiento espiritual, etc.

 Orar, poner las cuentas en orden con Dios, rendirse, purgar el orgullo, padecer como condenado y seguir adelante perseverando en el camino de la fe.

 Llegó la noche y la existencia va a cambiar para todos, y mucho, se acabó lo que se daba y se daba muy poco.

 Sin embargo, en medio de la abominable desolación, en medio del infierno, El Señor no abandona a las almas, Él mismo las asiste, sostiene, guía, les inspira lo que deben hacer, como seguir adelante.

 También les envía su Espíritu para fortalecerlas, sostenerlas, para guiarlas especialmente en el momento abominable de oscuridad y tinieblas, de padecimiento sin fin.

 Considerar que si quieren, pueden intentar otra cosa, pero nada va a funcionar, resultar, salir, prosperar, solo va a ir bien lo que Dios pide específicamente a cada alma, el sacrificio y esfuerzo que le pide.

 Comprender que, en este estado de desgracia irremediable, lo mejor que podemos hacer es dejar de renegar, dejar de buscar alternativas inútiles y falsas, hay que aceptar, negarse y entregarse a Dios.

 Esto es justicia y misericordia a la vez, justicia porque el alma paga lo debido y evita comportarse peor, y es misericordia porque puede usarlo como penitencia, sacrificio, purificación, pago, compensación, reparación, etc., y no solo para sí, sino también para bien de otras almas.

 Acá Dios envía su Espíritu de Misericordia, el alma debe recibirlo y generar un Espíritu de Aceptación.

 El séptimo vicio-gusano-chakra a purificar es gula.

 El alma vacía, sin Dios, quiere llenar esa sensación de vacío, desolación y ausencia.

 Así es como algunas se dedican a comer sin saciarse y otras se empeñan en que les presten atención, hagan caso, las miren, admiren, adoren, o sea, que las satisfagan en su ego.

 Acá surgen también los celos enfermizos e infernales.

 Nada va a reemplazar a Dios, solo Dios puede llenar el lugar que le corresponde a Dios, ni las personas, ni las cosas, ni los alimentos, ni las bebidas, ni la adoración buscada desesperadamente, ni nada puede sustituirlo.

 El alma sin Dios no se sacia ni se satisface con nada, incluso llega un punto en el que no le encuentra gusto a nada de lo que antes disfrutaba.

 Así es como, pretendiendo llenarse, se vacía mas porque mas se olvida-aleja de Dios abismándose en sí, dedicándose a sí, empeñándose en satisfacerse a sí misma, sin ver que se convierte en esclava de su ego-abismo.


9.- Epílogo


 Nos hemos acostumbrado-adaptado a llevar una existencia sin vida, sin Dios y en contra de Él.

 Así es como hemos generado un anticristo personal, y la sumatoria de los anticristos personales genera un anticristo general que solo alimenta y fortalece a los anticristos personales como en un círculo vicioso.

 Iremos de desgracia en desgracia, la existencia que ya era un infierno pasará a ser peor, no veremos nada bueno y hasta el recuerdo de Dios se tornará confuso y perderá.

 Reinarán las tinieblas, prevalecerá la oscuridad, el panorama es desolador, es una gran devastación, es la abominable desolación.

 Lo peor es que a nadie le molesta, ni se dan cuenta, siguen arrastrándose sobre la faz de la tierra como si nada acomodándose a la novedad y dejándose arrear como vacas al matadero, matadero que es eterno, porque si se acostumbran a permanecer en el abismo de su ego, seguirán decantándose irremediablemente al infierno eterno.

 Realmente no les importa nada ni merecen nada tampoco, apestan, producen asco, son una abominación, perdieron los rasgos de humanidad, se han consumado como demonios, y lo peor es que se alegran, enorgullecen, se sienten satisfechos de eso, lo ostentan y lucen demandando adoración, aceptación y reconocimiento.

 Si a las almas mismas no les importa su Verdadero y Eterno Bien, ¿Puede importarle a Dios?, no debería, pero sabrán que Dios Es Dios, que Él Es Dios y no es como nosotros.

 De su pura Bondad recibirán una vez mas, tendrán lo que no merecen, recibirán el Gran Milagro, su Bendición.

 Esto no significa que este mundo de tinieblas pase a ser un paraíso, significa que, mereciendo el castigo, la desgracia, el infierno, Él les inspirará el buen camino y les dará en la desgracia la oportunidad de purgar el alma, de usar ese dolor como purificación y compensación.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario