04 junio 2017

ESPÍRITU CORRUPTO II



ESPÍRITU CORRUPTO II


108
Corrupto
http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/07/espiritu-corrupto.html



Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


1.-


 Nos da el adversario la oportunidad de hacer lo que queremos, y lo que queremos es lo que él ha plantado y fomentado en este tiempo.

 Se trata de rebeldía contra Dios, contra su Voluntad, consiste en elegirse a sí mismo, satisfacerse a sí, al ego-orgullo-vicios-caprichos ambiciones.

 Parte de esto llega por herencia desde la concepción, otra parte surge en la vida común, diaria, por los golpes, maltratos, humillaciones, desprecios, sufrimientos, desgracias, etc., y otra es debido a las elecciones de la persona.

 Se forma una rebeldía, deseo de rebelarse, deseo de venganza contra Dios, de elegirse a sí, de tirar todo por la borda.

 Ahí golpea, presiona, da fuerza-furia y también oportunidad.

 Dice-sugiere que es algo bueno, debido, justo, necesario.

 Y es ahí donde las almas deben esforzarse por negarse, sacrificarse y volver a elegir a Dios.

 Es difícil porque se impone con fuerza el adversario, y a la vez, se rebla furiosa la voluntad propia. Realmente, el alma no quiere obedecer, servir, seguir al Señor, aceptar a Dios, andar por la Verdad.


2.-


 Es el combate espiritual final.

 Consiste en varias batallas, y siempre se pierde desde el punto de vista humano. Desde el punto de vista de Dios, perder es ganar.

 Acá el alma cae generalmente, se rebela, tropieza, y no una, sino varias veces. Esto lo permite Dios para que no se vuelva orgullosa creyendo que cumple por sí, para que vea que necesita de Dios para mantenerse fiel.

 Y también para que no termine rindiéndole culto a la imagen, al cumplimiento-obediencia en sí, para que vea el alma misma que por sí nada puede, que incluso ni quiere en el fondo ser fiel.

 Además, sucede que el adversario añade cuando no puede hacer caer al alma llevándola al fanatismo, convirtiéndola en un fin en sí mismo, empujándola a que se adore a sí, a su imagen, al cumplimiento en sí, por ello es necesario que caiga.


3.-


 Para vencernos da Dios la oportunidad de negarle el poder-control al ego-orgullo.

 Se impone con fuera e impide que continuemos satisfaciéndolo.

 También permite que veamos el punto al que hemos llegado y cómo nos hemos convertido en un fin en nosotros mismos hablando de Dios todo el tiempo, pero sin Dios.

 Con y por miedo hemos construido en la arena, en el aire, somos charlatanes, todo es imagen-apariencia-falsedad-hipocresía.

 La prueba es para confirmar que elegimos a Dios y renunciamos a nosotros mismos, para hacer brotar la rebeldía y purgarla, para vencer a los enemigos y liberarnos, para confirmar que elegimos a Dios y el buen camino, la Verdad.


4.-


 Considerar que es un combate espiritual, Dios permite y el enemigo nos tienta para que podamos elegir.

 Tenemos que volver a elegir a Dios y venciendo a todos los enemigos, especialmente a la voluntad propia, a nosotros mismos.

 Así es como purgamos la inmundicia-corrupción-rebeldía.

 O bien ahí podemos rebelarnos y dejar todo atrás, desechar a Dios y elegir la vida en rebeldía y sin Dios.

 La oportunidad la da-ofrece el enemigo con la desesperación de ser elegido en el lugar de Dios, y Dios lo permite porque en el alma hay deseo-voluntad de elegirse a sí, de rebelarse, de preferir la inmundicia-mezquindad-miseria espiritual.

 Es el momento para la oración, el combate espiritual, para decidir no solo lo que haremos en este mundo sumido en tinieblas y podrido de suma corrupción, sino para decidir lo que será nuestra eternidad.


5.-


 Lo que ofrece-impone el adversario es vivir sin Dios, existir por y para sí mismo.

 Lo presenta como justo, debido, necesario, como moda o como algo inevitable según el caso.

 Si la persona tiene una vida cómoda y sin grandes preocupaciones, le resulta fácil olvidarse de Dios y convencerse de que es algo inútil, superfluo, pasado de moda, anacrónico.

 A otros los persigue en la desgracia, ante la dificultad, en el dolor en lo abominable del sufrimiento inevitable, ahí vomita su furia pretendiendo envolver a las almas y arrastrarlas al odio-desprecio hacia el Dios indiferente y aparentemente ausente.

 A otros los persigue en la frustración inclinándolos a tristeza, melancolía y ahí los postra y/o tienta con venganza y obras despechadas.

 Hay muchas opciones, tiene libertad para obrar como quiera, ya no hay Presencia de Dios y va a hacer lo que se le antoja.


6.-


 Desgraciadamente, la mayoría de las personas, permanecen en la indiferencia, en el olvido de Dios, como si nada ocurriera.

 Se encuentran disociadas de la realidad, hundidas-sumergidas en sí, ahogadas en las preocupaciones de la existencia corrupta y miserable de estos tiempos.

 Cada cual existe por y para sí mismo como si nada, plenamente convencido de que es bueno y esta bien, que es debido, justo y necesario.

 Es individualismo colectivo, cada uno existe por y para sí, para satisfacer su ego como esclavo de su imagen, y todos se dedican a lo mismo sin ponerse de acuerdo.


7.-


 La opción de Dios la van a tener, la advertencia va a estar, el trueno va a sonar y el relámpago iluminará la noche oscura de los tiempos.

 No van a poder decir que no sabían, advertencias hubo de sobra, señales también, sin embargo, como es costumbre, dicen no entender y niegan la mas simple y evidente realidad.

 Ya no podrán, Dios hablará clara y fuertemente, va a ser una advertencia-aviso-llamada, nadie estará exento de la sacudida, la realidad llamará a volver, despertará, sacudirá a las almas.

 Después de esto, si no quieren escuchar-ver-entender, será clara opción-elección, porque ahí ya habrá hecho Dios hasta lo imposible para salvar a las almas.

 Considerar que no fuerza ni impone la salvación, pero sí da u ofrece la opción hasta el último momento, luego es elección de cada uno.

 

Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario