04 abril 2017

PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, acción del adversario y complicidad de éstas (II)



PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, acción del adversario y complicidad de éstas (II)




PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas (I):


1.-


 Las religiones debían vincular a Dios con la humanidad, al Creador con sus criaturas, pero se han vuelto perversas, prevaricadoras, traidora, se hundieron en sí convirtiéndose en un fin en sí mismas.

 Ahora no vinculan a Dios con la humanidad sino que hacen de nexo, puente, enlace con demonios y con el infierno.

 No son puentes al cielo, escalas de jacob, son embudos infernales que engullen almas, las trituran y decantan la vida al infierno para sostener y aliviar a los demonios y a la muerte eterna.

 Habiendo caído las religiones, habiéndose entregado-consagrado al adversario, habiéndose convertido en una trampa, la humanidad y la creación entera, quedan desvinculadas de Dios tendiendo al infierno a merced de todos los enemigos espirituales que debían rechazar y combatir.


2.-


 Acá es donde se ha producido el gran vacío, la ausencia de Dios, sea abominable desolación o desolación abominadora.

 Se siente el vacío-ausencia de Dios, llega la oscuridad, la noche oscura de los tiempos, prevalecen las tinieblas, se impone-reina la muerte eterna.

 Y esto ocurre tanto en el interior de cada uno como en el mundo en general.


3.-


 En ese vacío abominable, insufrible, infernal, cada uno se halla solo y a solas consigo mismo, con lo que realmente es, puede, sabe, tiene, y también, con lo hizo, hace y tiene intención de hacer, así como con lo que no hizo, no hace ni tiene intención de hacer.

 En el vacío absoluto de la ausencia de Dios de estos tiempos, sale a relucir lo que cada uno es verdaderamente, aquello en lo que se convirtió, lo que forjó-cultivó, lo que hizo de sí mismo.

 No hay posibilidad de mentiras, engaños, las mascaras caen, se derrumban, desploman.

 Se impone lo que cada uno es verdaderamente sin posibilidad de mentira o engaño, porque se descontrola, es parido-alumbrado.

 Se cumple aquello que esta escrito, “Salen a la luz los pensamientos-sentimientos íntimos de la humanidad”.


4.-


 En el vacío absoluto de la ausencia de Dios de estos tiempos, las almas se desploman, se doblan, se hunden en sí como han querido volviéndose ególatras narcisistas infernales.

 Prevalece el miedo, solo piensan en sí, pierden contacto con la realidad, no ven ni entienden, se abisman en sí mismas volviéndose miserables desamoradas.

 Solo sienten miedo, tienen pavor, se ven sumamente frágiles, totalmente indigentes, solo conocen-viven-padecen el pánico irremediable, permanecen en el espanto constante.

 Viven la miseria espiritual real que son, se auto-consumen enloqueciéndose de miedo-pánico-espanto.


5.-


 Enseguida se dan a toda clase de vicios fingiendo no ver la realidad que las golpea, que padecen-sufren constante e irremediablemente.

 Se vuelven perversas, despechadas, odiosas cerdas resentidas que vomitan odio-pus por todos sus poros y en todas sus acciones.

 Son despiadadas miserables, quieren serlo, disfrutan la maldad y la perversidad, y de esta manera se vuelven mas perversas, resentidas, odiosas, abominables y sumamente semejantes a demonios.

 Se alegran expresando maldad, vomitando veneno, demostrando que son perversas e infernales, como adolescentes resentidos miserables que odian a todos y culpan-responsabilizan a otros de las desgracias que ellos mismos se provocan.


6.-


 Cuando se han vuelto cerdas viciosas desamoradas, resentidas, despechadas, cuando se arrastran sufrientes en el chiquero de inmundicias infernales en el que han convertido el mundo, los demonios adquieren mas poder.

 Al verlas ególatras narcisistas infernales que disfrutan los vicios, que son resentidas y que están convencidas de que no solo pueden obrar mal, sino que desean hacerlo, pueden los demonios reinar sobre ellas.

 Las almas pierden totalmente el control, son estúpidas que se consideran diosas y reinas mientras que solo piensan en sí, en su ego infernal, mientras que se dedican como esclavas a satisfacer ese abismo infernal personal que las liga-somete-encadena al infierno eterno.

 Recordar aquello de que rondan los buitres donde hay carne muerta, las almas en estado de degradación, son rondadas por demonios, asechadas, porque las devoran vivas y las convierten en peores cada día para esclavizarlas mas y encaminarlas definitivamente a la perdición-condenación eterna, para llevarlas al infierno.


7.-


 Las golpean, azotan, castigan, persiguen y les hacen padecer lo peor de lo peor. Para cada uno es distinto esto, pero los demonios saben, tienen experiencia y les gusta hacer padecer a las almas, disfrutan atormentándolas.

 Cada una sufre lo que es lo peor de lo peor, aquello que G. Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.

 Ahí es donde las almas totalmente vacías, sin Dios y sin voluntad de nada bueno, se entregan total y descontroladamente a la furia, al odio, al orgullo y la egolatría.

 Se consideran habilitadas, justificadas para obrar mal, lo quieren hacer, dicen que es bueno, justo, necesario, urgente e irremediable.

 De esta manera es como se convierten en demonios orgullosamente y no quieren corregirse, solo vomitan odio-furia-maldad y están contentas de hacerlo.

 No ven ni consideran que se han convertido en chimeneas infernales, son bocas del infierno, por ellas el infierno vomita su odio para corromper, destruir, aniquilar, des-crear, para arruinar todo y convertir el mundo en un infierno propicio para su reinado-presencia.


8.-


 Se convencen las almas de que no necesitan a Dios, en el colmo del dolor acaban por odiarlo-aborrecerlo.

 Sufren como en el infierno, padecen como condenadas y no ven que es lo que son y merecen y es lo que será para siempre si no se corrigen.

 El enemigo infernal puede castigarlas, atormentarlas porque las encuentra vacías, desoladas, miserables, sin Dios y sufren por partida doble, por no tener a Dios-Vida y por el tormento infernal.

 Realmente no hay salida, remedio ni solución, las almas van camino a su perdición eterna. Reina la mentira, la impera muerte, prevalece la abominable desolación.

 El enemigo infernal, satanás, ha logrado su venganza, las almas odian a Dios, se olvidan completamente de Él hundiéndose-sumergiéndose en sí, y peor aun, si lo recuerdan, es para odiarlo, insultarlo, culparlo.

 Realmente el adversario dio vuelta todo, y esto porque la humanidad ha querido colaborar con él.


9.-


 Reina el cerdo infernal en las almas por medio de su ‘yo’ orgulloso miserable desamorado. Ellas están contentas con eso, pero no ven que es el anticristo personal, que es el enlace con el infierno y el lugar donde se asienta-reina satanás.

 En ese vacío-ausencia de Dios, en esa muerte eterna-tinieblas, prevalece el adversario.

 Viven en su interior una revolución infernal, como la “Rebelión en la granja” del precitado autor.

 Ese ‘yo’ que adoran es nada, un ídolo, un estúpido bestial, un muerto que anima el infierno, un cerdo al que satanás usa como títere o marioneta para manipular al alma y servirse de ella.

 Permanecen en el miedo, solo conocen el terror y naufragan en la oscuridad de los tiempos temiendo lo que sucederá y no haciendo mas que preocuparse por sí y justificarse en sus malas acciones.

 Es la miseria espiritual mas abominable, y es justo, es fruto de no haber aceptado, amado, obedecido, creído a Dios.


10.-


 Constantemente reclama el cerdo infernal actos de adoración, obediencia, entrega, postración y consagración.
 Diariamente las almas reniegan de Dios, practican los “Dos minutos de odio” (Ver “1984” de G. Orwell) expresando su odio y desprecio a Dios, renegando de la Verdad y de la fe verdadera.

 La existencia sobre la faz de la tierra es miserable espiritualmente es egolatría narcisista infernal, es elegirse a sí mismo, olvidarse de Dios, rengar de Él y preferir todo aquello que es malo y que es claramente perjudicial para las almas mismas.

 La Verdad fue olvidada, negada, deformad, cambiad, adulterada y ya murió, no existe, hasta lo que se vende como verdad es mentira en la que reina-impera satanás contagiando el veneno de la muerte eterna-tinieblas.

 Reina la oscuridad, impera la muerte eterna, solo hay tinieblas, vacío, desolación, solo hay olvido y negación de Dios tanto en las almas como en la creación y todo tiende a una mayor degradación, deterioro, des-creación, no estamos al borde del abismo, ya estamos en el abismo y esto solo puede empeorar hasta la locura, paroxismo de la egolatría narcisista.


11.-


 En el abismo del vacío-ausencia de Dios, los demonios asedian, atormentan, castigan, espiguen a las almas para deformarlas, atormentarlas y volverlas peores.

 Quieren imponerles que renieguen de Dios a diario, que elijan lo perverso, corrupto y miserable, que se elijan a sí mismas.

 Hay trampas generales que afectan a muchas almas y hay trampas personales y a medidas hechas para cada alma.

 Lo común y corriente es que atormenten, castiguen, asedien, aplasten, humillen y hagan padecer para atontar, cansar, agotar y sacar lo peor de cada alma, para que ellas se vuelvan despechadas resentidas odiosas resentidas, para que quieran obrar mal por despecho y vomitando el mismo odio que han padecido en un infernal efecto dominó.

 Los demonios advierten las inclinaciones, defectos saben donde pueden inclinar al mal a las almas asociándose, enganchándose y hacia ahí las dirigen.

 Les dan la oportunidad de hacer algo que quisieron, quieren o que ellos mismos les siembran para fomentar rebeldía y vicios. En el dolor y constante sufrimiento, las almas quieren obrar mal y dar curso a esa perversidad aun sabiendo que esta mal, y es esto lo que aprovechan los enemigos infernales.

 Dan la oportunidad, la fuerza y razones-justificativos, entonces, las almas obran mal porque quieren, en abierta y consciente rebeldía contra Dios, de manera irrefrenable e irremediable.


12.-


 Ahí es donde se alza e impone el ‘yo’ embadurnado de orgullo, llevado por la furia, desatado, manipulado por demonios.

 Despechado, resentido, cansado de padecer, considera justo odiar, aborrecer y vomitar el veneno infernal, considera justo cobrarse venganza.

 Se siente fuerte, libre y justificado, se ve autosuficiente y se considera habilitado para obrar mal.

 De esta manera el alma va confirmando que elige el mal camino, confirma que reniega de Dios y elige al adversario, no ve la transformación-deformación demoníaca que esta padeciendo en vida.

 No considera el alma que esta consagrándose-entregándose a satanás y a la muerte eterna, no toma en cuenta que se funde y que esto es peor que posesión.

 No ve que el ‘yo’ no es suyo sino independiente y obra al servicio de satanás, siente como suyos sus sentimientos, los adopta, toma y acaba convirtiéndose en eso de manera irreversible e irremediable.


13.-


 Acá es donde las almas deben admitir la necesidad real de Dios, en el extremo del dolor tienen que recapacitar, tomar consciencia de lo que son y hacen, donde están y donde van.

 Si no lo hacen, se perderán irremediablemente.

 Si Dios mismo no interviene, no habrá vuelta atrás, ya esto se tornó humanamente irremediable, es infernal, escapa a toda capacidad humana, y las almas ni siquiera ven-comprenden, así como tampoco les interesa hacerlo.

 Es grave, sumamente grave la situación, pero las almas no lo ven ni lo entienden, y peor, no les interesa entenderlo, demuestran diaria y constantemente que desean y disfrutan ser idiotas ególatras narcisistas infernales.


14.-


 Todo cambiaría si las almas quisieran aceptar a Dios, si quebrantaran su orgullo, si se quebraran y poniéndose de rodillas admitieran que necesitan a Dios.

 En ese instante todo cambiarían, Dios volvería, la Vida volvería y cesaría el infierno, acabarían los tormentos, las tinieblas tendrían que retroceder y los demonios deberían huir.

 ¿Qué hace falta?, que las almas quieran, colaboren en su Bien Verdadero, hagan un esfuerzo por su Verdadero y Eterno Bien.

 ¿Cuánto cuesta ponerse de hinojos, postrarse, orar, llamar a Dios?, parece que mucho, y como no lo van a hacer, motivos no les van a faltar.

 No les van a faltar motivos porque van a empezar a cosechar, a padecer las consecuencias de lo que han generado, engendrado, provocado.



¿POR QUÉ ESTAMOS ASÍ?:

EMPODERAMIENTO SATÁNICO:

“REBELIÓN EN LA GRANJA” Y “1984” EN TODA LA CREACIÓN:

HAY QUE DEFENDERSE, LOS DEMONIOS TIENEN LIBERTAD PARA OBRAR COMO QUIERAN:

LA JUSTICIA CASTIGA EN LA REALIDAD:

TRES DÍAS DE TINIEBLAS-JUSTICIA DE DIOS-ÁNGEL EXTERMINADOR:

PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas:





Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario