27 febrero 2017

UN PASO INEVITABLE



UN PASO INEVITABLE



Introducción


 El miedo es el vacío, la desolación, la ausencia de Dios en el alma, el exceso de ‘yo’, el fruto de la egolatría, el efecto de abismarse en sí mismo.

 El miedo es lo que surge en el alma cuando esta vacía, sin Dios, llena de sí-orgullo-amor propio, cuando no ha recibido a Dios y solo se ha atesorado a sí misma.

 Cuando se ha amado a sí, preocupado por sí y pretendido vivir por y para sí llevando una existencia miserable, caprichosa, obtuso y despiadada, solo ha generado miedo, ausencia de Dios, vacío, abismo y desolación.

 El alma que no busca, no obedece, no acepta y no recibe a Dios, tiene y tendrá miedo-tinieblas-vacío-desolación-muerte eterna, es inevitable, es el efecto, la cosecha lógica.

 Para que las almas no se pierdan en su miseria, permite Dios que vean-conozcan-comprendan-entiendan lo que son, saben, pueden, tienen, etc., que vean su ser nada.

 Ahí deben enfrentar el miedo y vencerlo, dejar de rendirse-conformarlo, elegir a Dios, preferirlo y seguirlo-obedecerlo negándose a sí.

 Ahí Dios otorga la oportunidad para salir del abismo de miseria autodestructiva y de volver al camino de la Vida.

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL MIEDO-INSTINTO DE CONSERVACIÓN: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_21.html


1.-


 Permanecemos hundidos-encerrados en nosotros mismos siendo solo conscientes de la propia miseria.

 Ahí crece el miedo, la preocupación nos ahoga, no sofocamos mientras nos arrastramos sobre la faz de la tierra mientras suplicamos no ser odiados, despreciados, olvidados, maltratados.

 El miedo es un gran e infernal tormento, el alma se ahoga, es como estrangulada, oprimida, aplastada.

 Solo hay preocupación y angustia, cosas que crecen y generan mas miedo, el alma no ve otra cosa mas que aquello que le genera pánico, espanto, terror.

 Se hunde en una oscuridad abominable no pudiendo hacer otra cosa mas que padecer.

 Se genera una situación de estrés permanente, mira hacia todos lados esperando lo que no quiere, el golpe que teme y así padece solo por el miedo a padecer mientras que genera espanto, terror, pánico.


2.-


 El alma se encuentra hundida, perdida, abismada y postrada en su miseria. Esta embotada por su ser nada.

 Es plenamente consciente de su fragilidad, indigencia, su ser nada.

 Ve claramente que es nada, puede nada, sabe nada, tiene nada, y esto genera pánico, espanto, terror, sumo miedo.

 Por el miedo se hunde-abisma mas aun en sí misma, se pierde mas en su miseria y de esta manera genera mas miseria.

 Genera mas miseria porque se vuelve odiosa, caprichosa, obtusa, despiadada y se obsesiona, desespera y convierte en histérica.


3.-


 Hundida en el abismo de miseria que es se vuelve sumamente consciente de sí y eso le genera mas miedo-espanto-terror-preocupación.

 Dominada por el miedo, vencida por su debilidad, socavada por su miseria, se vuelve pusilánime y ahí se convierte en histérica caprichosa, obtusa, obsesiva y desesperada.

 Supone que imponiéndose, prevaleciendo, haciéndose obedecer, logrará evitar lo que teme u obtendrá lo que desea.

 Acá es donde se vuelve odiosa y perversa, astuta y caprichosa, miserable y despiadada, todo considera justo, debido y necesario para lograr lo que quiere, para evitar lo que no quiere, para huir del miedo-espanto-preocupación-pánico.


4.-


 No puede huir de lo que es, mucho menos de lo que produce-genera.

 El miedo esta en el alma, es propio del vacío-abismo-desolación que es en sí misma, surge como la niebla de un pozo.

 Y cuanto mas se hunde-abisma-encierra en sí misma, cuanto mas se encapricha, mas miedo-tinieblas genera.

 Se encierra en sí cuando insiste en hacer prevalecer-reinar-imperar su voluntad, cuando busca la manera de hacer lo que quiere, cuando cree que puede hacer lo que quiere y que puede hacerlo como sea sin importar nada ni nadie.

 Genera el círculo vicioso en el que se autodestruye, provoca el abismo de miseria en el que se pierde, deshace, des-crea, descompone y en el que acaba de convertirse en demonio, una negación de lo que pudo y debió llegar a ser.


5.-


 El problema es el miedo ante el que se rinde, entrega, al que no deja de conformar, servir, obedecer.

 En vez de enfrentarlo, venirlo, dominarlo, se entrega, lo eleva, conforma, satisface, permite que la domine, que determine su voluntad, lo que es y hace, lo que no es y no hace.

 Alimenta el miedo y genera mas debilidad, entonces, genera mas miedo y miseria, se vuelve mas inconsistente y pusilánime, frágil y despreciable.

 El miedo decide, determina, impone, demanda, exige. Solo hay preocupación, angustia, debilidad, inseguridad constante, debilidad que se vuelve capricho, obsesión, desesperación e histeria.

 Construye el alma toda su existencia en torno al miedo, permitiendo que determine su vida, ser y hacer, no ser y no hacer, gusto y desgusto, etc.

 Supone que conformándolo se libera, pero solo lo acalla mientras que lo alimenta y éste crece paras seguir oprimiéndola, aplastándola y esclavizándola, para continuar hundiéndola en el abismo de su miseria autodestructiva.


6.-


 El miedo esta en el alma, es inevitable, es parte de ella, el problema surge cuando crece desmedidamente, cuando reina-domina-prevalece.

 El miedo es el instinto de conservación. Ordenado se vuelve prudencia y se relaciona con la razón.

 Desmedido, sobredimensionado, desatado, se vuelve espanto, pavor, terror, pánico y cerrazón, capricho, intransigencia.

 Si se lo deja prevalecer y se lo alimenta-conforma-obedece, el alma solo tiene y es miedo sin poder ver-tener-ser otra cosa, provocando ese círculo vicioso autodestructivo.

 Esa parte baja, primaria, subdesarrollada, instintiva e irracional, de respuestas automáticas, es la que buscan los enemigos espirituales para manipular a las almas, usarlas a favor de sus caprichos, ambiciones e intereses en el mundo, para establecer su reinado-presencia.


CONSCIENTE, INCONSCIENTE, SUPRA-CONSCIENTE Y POTENCIAS DEL ALMA: http://jorgelojo12.blogspot.com.ar/2013/04/8-consciente-inconsciente-supra.html



7.-


 Lo que el alma debe hacer es ordenar y limitar el miedo, vencerlo, evitar que crezca desmedidamente y acabe determinando su ser y hacer, evitar que imponga la voluntad.

 Esto se logra solo por combate espiritual, en duras y espantosas batallas, hay que enfrentarlo, dejar de evitarlo, dejar de conformarlo.

 Para esto es necesario orar, discernir la Voluntad de Dios y aceptarla, confiar en Él, dejar de confiar en sí mismo, dejar de querer hacer prevalecer la propia voluntad porque la propia voluntad solo es expresión del miedo y el medio por el que miedo busca reinar y hacerse satisfacer-conformar-saciar.

 Hay que vencerse a sí, a la propia voluntad, obedecer a Dios, confiar en Él, dejar que Él Haga Su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra casa-vida-corazón.

 Solo en este camino enfrentamos y vencemos el miedo, solo por fe logramos derrotar el imperio del miedo.

 Hay que darle libertad a Dios, es decir, orar y obedecer, seguirlo y confiar, sacrificarse y perseverar.

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE COMBATE ESPIRITUAL: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_20.html




8.-


 Ya llega la hora en la que cada uno se encontrará en sí mismo frente a frente a lo que es y merece.

 Es inevitable, es la hora de la cosecha y cada uno tendrá irremediablemente lo que es y merece según la Justicia Divina, sin posibilidad de engaño o mentira.

 Cada cual padecerá lo que merece, su propia miseria, se verá repentinamente consciente de su ser miserable real.

 No habrá posibilidad de engaño, mentira, disociación de la realidad, las máscaras se caerán-derretirán-desmoronarán.

 Verdaderamente quedarán las almas postradas en su miseria-ser real sin poder mentirse-engañarse viendo-padeciendo lo que son y merecen.

 De ese golpe de realidad inevitable, de esa cosecha de lo sembrado, nadie saldrá impune, todos tendrán lo que realmente merecen, se han forjado, aquello en lo que se convirtieron.

 No habrá posibilidad de mentirse-engañarse, no van a poder continuar sosteniendo-defendiendo el engaño, la máscara, la evasión de la realidad, estarán frente a frente con lo que no quieren ver ni aceptar.

DIRECCIÓN DE LAS PUBLICACIONES SOBRE EL AVISO, MILAGRO Y CASTIGO: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-las-publicaciones-sobre-el_68.html


9.-


Es inevitable, es lógico, irremediablemente llega el momento en el que cada uno se encuentra frente a frente con lo que es sin posibilidad de mentirse.

 El engaño no puede perpetuarse, sostenerse, extenderse, las almas no podrán seguir mintiéndose-engañándose, no habrá posibilidad alguna, la verdad se impondrá grosera e implacable, la realidad golpeará llamando a las almas a volver y a salir del abismo de egolatría.

 Por mas que hagan, no podrán sostener el engaño, será inevitable, se caerá la mentira a pedazos.

 Las almas evitan lo que les atemoriza y pretenden construir en derredor del miedo, pero es imposible evitarlo siempre, irremediablemente llega el momento en el que deberán enfrentarlo.

 Esto sucede como consecuencia de lo que hacen, solas se encierran, se meten en callejones sin salida y se pierden en laberintos.

 Por mas que intenten, no podrán evitar tener que enfrentar la realidad, ver la Verdad, enfrentarse al miedo del que huyen, se evaden y pretenden escapar, no van a poder seguir mintiéndose-engañándose porque la Verdad brillará y la realidad golpeará.

 Van a tener que comprender que no pueden seguir mintiéndose-engañándose, no van a poder continuar evadiéndose de la realidad.


10.-


Sufrirán el estrago en su vida, verán derrumbarse su orgullo, será inevitable.

 Esto será por acción de los demonios y por efecto de haber construido en la arena.

 Chapotearán en el barro, naufragaran en la arena, se revolcarán en el chiquero y por mas que se quejen, lamenten y escandalicen, no podrán evitar el golpe grosero y humillante de la realidad, el surgir de la Verdad.

 No tendrán posibilidad de engañarse, será inevitable, se derrumbará su columna de orgullo, su ídolo, la falsa imagen de sí, esa personalidad aparente por la que suponían que podían hacerse amar, adorar, servir, obedecer, aceptar, tomar en cuenta y evitar ser odiadas, perseguidas, maltratadas, castigadas, oprimidas, etc.

 Muchas almas intentarán seguir evadiéndose de la realidad, recurrirán a los mil demonios buscando auxilio para defender la mentira-máscara-orgullo.

 Quienes no acepten la realidad, quienes no depongan su orgullo derrumbado y continúen sosteniéndolo-defendiéndolo, quienes se empecinen en hacer prevalecer su voluntad caprichosa-viciosa-corrupta, se perderán.

 Se perderán porque estarán confirmando que desean continuar por el camino de perdición, mentira, engaño, error, sin Dios, tinieblas, vacío, desolación y muerte eterna.


11.-


 En medio de lo horrendo que a cada uno le toque padecer, van a tener que hacer lo que no hicieron, volver a Dios, al orden, vencer el miedo, renunciar al orgullo-mentira, abandonar el error-engaño, dejar de mentirse, dejar de evadirse de la realidad.

 La Verdad es simple, Él Es Dios, Solo Él y Siempre Él, no hay otro Dios, ni otros, ni uno mismo, ni el ‘yo’, ni nada puede ocupar su lugar.

 Para que Dios ocupe su lugar en la casa-vida-corazón es necesario discernir su Voluntad, aceptarla y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe renunciando a la propia.

 Hay que aceptar lo que nos toca, lo que merecemos, lo que Dios ha permitido.

 No vamos a poder vencer a Dios, es un engaño creer que lo tenemos bajo nuestros pies, es la mentira que queremos creer y lo que los demonios nos quieren hacer creer.

 La única manera de que Dios se encuentre bajo nuestros pies es poniéndonos de cabeza, abismándonos en la propia miseria generando el infierno que nos tormenta y por el que luego pretendemos justificar seguir imponiéndonos.


12.-


 Tenemos que aceptar lo que Dios ha permitido aun no queriendo, aquello que nos humilla, demuele, castiga y hace padecer como malditos condenados.

 En medio del dolor debemos vencer el miedo a Dios, confiar en Él, creer en su Amor, saber que lo permite por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Él permite aquello que es abominable, insufrible, insoportable, lo que para cada uno es lo peor de lo peor, lo que G. Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.

 Acá es donde debemos rendir la propia voluntad, dejar de querer prevalecer sobre Dios, aceptar la Verdad, que Él Es Dios. Acá es donde enfrentamos el miedo y debemos vencerlo soportando lo abominable e insufrible, aquello que Dios ha permitido.

 Realmente no lo vamos a poder evitar, solo vamos a poder padecer y seguir padeciendo. En vez de renegar y de buscar escapes, evasiones, soluciones o remedios porque no los hay, debemos aceptar, soportar y seguir.

 Ahí es donde los demonios nos tientan queriéndonos imponer que nos dediquemos a nosotros mismos por la fuerza buscando evitar la humillación, el dolor, el castigo, defendiendo al ‘yo’ y su delirio de orgullo y egolatría narcisista infernal.

 Acá es donde debemos vencer el miedo, sacrificarnos, renunciar a la propia voluntad, aceptar, soportar, perseverar ofreciendo todo como sacrificio para purificación, reparación, impetración, etc.


Epílogo


 Luego de vivir perseverando en ese sacrificio de sí, de la propia voluntad, soportando el infierno, las persecuciones, el asecho y embate de todos los enemigos espirituales, llega una prueba mas.

 Cuando no podemos mas de padecer la “Habitación 1-0-1” durante muchísimo tiempo, descubrimos un engaño mas del adversario y una prueba mas.

 Esto consiste en que Dios permite al enemigo que se transfigure y añada fingiendo que viene de Dios.

 Acá el alma se encuentra agotada, diezmada, aterrada de tanto padecer sin remedio. Rendida ya dice que si a todo.

 Acá debe despertar y advertir que eso añadido no viene de Dios y ahí debe vencer el miedo a Dios, decirle que no una vez.

 El miedo se vuelve orgullo, finge aceptación y entrega, se oculta-disimula, por ello es que llega a aparentar piedad. De ahí que llegue esta prueba para desenmascararlo cuando ya es insoportable, infernalmente insufrible vivir.

 En ese extremo no es obediencia, aceptación y entrega, es miedo y orgullo fingiendo para no ser descubierto, vencido, derrotado, purgado. No será posible en ese instante continuar obedeciendo, el alma, aunque no quiera y se esfuerce, reniega de Dios.

 Ahí ve que aun esforzándose y sacrificándose, todo cuanto tiene es por Dios y no por propio mérito cayendo el orgullo de obedecer, sacrificarse y entregarse.

 Comprender que el infierno no cesa hasta que no cae la propia voluntad que lo genera, hasta que no nos rendimos y entregamos a Dios aceptándolo y colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

 No vamos a tener paz mientras no le demos paz a Dios. Dios esta en paz cuando reina en nuestra casa-vida-corazón, cuando Su Voluntad Se Hace como en el Cielo en nuestra tierra.

 Tiene paz cuando puede amarnos-salvarnos, cuando vamos por buen camino, cuando confiamos-obedecemos renunciando a nosotros mismos.

 Si le damos paz a Dios, si le damos esa seguridad de que Reina en nuestra casa-vida-corazón, tendremos paz por su Presencia Viva y porque cosecharemos lo que sembramos, lo que le damos.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario