07 febrero 2017

SEAMOS PRÓCERES, dejemos de ser ególatras narcisistas



SEAMOS PRÓCERES, dejemos de ser ególatras narcisistas



Tenemos que reunirnos en contra de un enemigo común. Pelearnos entre nosotros es obra del enemigo.

Este enemigo es la mentira, y no podemos combatirla afuera y en otros si la tenemos adentro y somos socios-cómplices-adictos a ella.

Debemos salir del abismo de egolatría narcisista en el que nos preocupamos solo por el delirio de orgullo en el que nos hemos perdido.

Debemos estar a la altura de las circunstancias en este momento histórico único e irrepetible antes de que desaparezca del mapa definitivamente nuestra amada Patria.


1.-


 La situación grave, y ya casi irreversible, en la que no encontramos postrados como Patria, exige grandeza, magnanimidad, apertura, generosidad.

 Es hora de heroísmo, de llegar a ser los próceres para las nuevas generaciones.

 Es la hora de ponerse de pie en defensa de la Patria antes de que desaparezca del mapa.

 Es el momento para dejar de lado intereses y ambiciones personales, esas mezquindades que surgen de la egolatría narcisista.

 Ya no hay tiempo, urge la defensa de nuestra amada Patria.


2.-


 Considerar que, somos humanos y diferentes, y como tales, tenemos gustos e ideas distintas. Es prácticamente imposible gustar, pensar y sentir de la misma manera.

 Por la fuerza o con engaño algunos imponen un pensamiento y sentimiento único, pero son perversos manipuladores como demonios.

 La verdadera unidad es respetando diferencias, aceptando y soportando pensamientos y sentimientos distintos siempre que en lo esencial haya acuerdo.

 En lo esencial debe haber acuerdo, lo superficial puede ser diferente.

 No es tiempo del pensamiento único o uniformado que pretenden imponer las ideologías.


3.-


 Ya los partidos políticos han demostrado sobradamente que son asociaciones ilícitas organizadas para asaltar el poder y gobernar cual cipayos al servicio de nuestros enemigos entregándose como prostitutas por dinero, fama y poder.

 Son sectas en las que se adora a los líderes a los que se les perdona y justifica fanáticamente todo cuanto hagan en provecho suyo propio y en perjuicio de la Patria.

 Dejando de lado esas sectas políticas, asociaciones ilícitas, no podemos referirnos a las religiones porque no son diferentes, cada una sirve a sus intereses-negocios que son terrenos-mundanos y hasta infernales usando la máscara de servir a Dios.

 También son sectas en las que se enseña a adorar al líder y defenderlo, justificar sus acciones y en las que se enseña a temer y odiar a los que no pertenecen a la secta propia.


4.-


 La cuestión es que es hora de madurar ya. Nadie va a hacer lo que nos corresponde hacer, aquello que es nuestro deber y responsabilidad.

 Somos unos cómodos que siempre esperan que otros hagan lo que nos corresponde, que buscan personas a las que adorar, endiosar, líderes carismáticos que supuestamente se ocupen de seguir asegurando nuestra comodidad.

 Somos irresponsables, cerdos ególatras narcisistas que buscan adoración y que pretenden tener siempre un benefactor que pródigamente satisfaga vicios, ambiciones, caprichos e intereses.

 La verdad, tenemos lo que merecemos, por cómodos que siempre están esperando que otros se ocupen de ellos y que se esfuerzan en ver-creer las mentiras que esos oportunistas aprovechadores mitómanos y cleptómanos dicen-fingen-aparentan.

 Mientras sigamos esperando que otros hagan lo bueno por nosotros para seguir dedicándonos a satisfacer vanidades, vamos a seguir en garras de estafadores, chantas, mentirosos, delincuentes oportunistas que van a continuar entregándonos a nuestros enemigos.


5.-


 Volviendo al principio, ¿En qué podemos estar de acuerdo?, en que somos argentinos.

 Como argentinos amamos nuestra Patria y a Dios.

 En vez de defender como fanáticos ciegos inútiles la propia secta partidaria y/o religiosa, es hora de abrir los ojos a la realidad.

 Es el momento de ser generosos para con Dios y con la Patria. Hay que abandonar la comodidad, renunciar a la ceguera del fanatismo, justipreciar la realidad y servir a Dios y a la Patria como es debido.

 Hay que dejar de servir a organizaciones criminales en forma fanática-sectaria y es el tiempo para hacer lo debido, nadie va a hacer lo que a cada uno le corresponde hacer.

 ¿Qué es lo que nos corresponde hacer?, primero buscar la Verdad, segundo, vivir en consecuencia para defender la Patria y servir a Dios como es debido.


6.-


 Tenemos que reunirnos en contra de un enemigo común.

 Este enemigo es la mentira, y no podemos combatirla afuera y en otros si la tenemos adentro y somos socios-cómplices-adictos a ella.

 Permanecemos en la mentira cuando creemos que somos dioses y reyes a los que se debe adorar, aceptar, obedecer, servir, seguir, etc., o sea, cuando andamos reptando sobre la faz de la tierra demostrando que nos preocupamos excesivamente por nosotros mismos, nuestro orgullo y la falsa imagen que forjamos como máscara para buscar satisfacción para el abismo de ego-miedo en el que nos hemos convertido.

 No salimos de los límites de nuestro ‘yo’, tan conscientes de nosotros mismos nos hemos vuelto que llegamos a ser indiferentes respecto de Dios y de otros.

 Tanto nos hemos abismado en el ego que nos consideramos dioses, reyes, superiores, incluso hasta fingimos humildad y pretendemos que podemos salvar a otros.

 La verdad es que somos unos delirantes de orgullo que se drogan a diario con soberbia. Somos unos enajenados, permanecemos disociados de la realidad, encerrados en la fantasía que queremos ver-creer y hacer ver-creer a otros solo para satisfacer el ego y huir del miedo a ser odiados, despreciados, no tomados en cuenta, no servidos, no adorados, etc.


7.-


 El progreso personal produce un progreso general. El progreso debe ser evolución total, espiritual, psicológica, moral, intelectual, etc., no solo económico como muchos buscan, persiguen, desean.

 La miseria espiritual, moral, psicológica e intelectual de muchos es lo que determina su mezquindad y perversidad autodestruyéndolos y produciendo la ruina de todos.

 Una persona ególatra es miserable, caprichosa, violenta, astuta y perversa, existe por y para sí, y aunque finja interés por otros, solo se dedica a satisfacer sus vicios, caprichos, ambiciones, deseos, etc., porque en sí misma es miedo y existe por y para conformar su miedo, el miedo es su dios real, se preocupa solo por sí misma.

 El remedio para la egolatría narcisista infernal es vivir por Dios y para la Patria. Esto significa consagrarse al verdadero servicio de Dios y al engrandecimiento de la Patria.

 Para servir a Dios verdaderamente es esencial la oración, escucharlo, discernir su Voluntad (Mt. 17, 5).

 Para servir a la Patria verdaderamente es necesario el crecimiento personal magnánimo trabajando por su grandeza, independencia y real soberanía.




NACIONALISTAS, NI KIRCHNERISTAS NI MACRISTAS:

EL PUEBLO ARGENTINO NECESITA UN CONDUCTOR:

ES HORA DE QUE SURJA NUESTRO GUÍA:

GUÍA-BASE PARA ENCARAR LA DEFENSA DE LA PATRIA:

LA CLASE MEDIA SE EXTINGUE:

PRONTO LA CLASE MEDIA DESAPARECERÁ DEFINITIVAMENTE:

LA CLASE MEDIA ES LA GRAN EXCLUIDA

LA CLASE MEDIA ES LA GRAN EXCLUIDA:

EL MODELO NUNCA CONTEMPLÓ UNA CLASE MEDIA:

LA CLASE MEDIA SE EXTINGUE:

LA CLASE MEDIA SE EXTINGUE:

PRONTO LA CLASE MEDIA DESAPARECERÁ DEFINITIVAMENTE:

MUNDO PRIVATIZADO, NUEVO ORDEN, NACIONES SOMETIDAS:

MUNDO PRIVATIZADO, NUEVO ORDEN, NACIONES SOMETIDAS:

DEMOCRACIA, LA DICTADURA DE LOS DELINCUENTES:

PSICOPATÍA DEMOCRÁTICA:

PERVERSIDAD DEMOCRÁTICA:

PARA MUESTRA BASTA UN BOTÓN:

LA DEMOCRACIA ES LA MÁSCARA DE LA PEOR DICTADURA (Falta de aptitud):

SE REQUIERE APTITUD:

HABLEMOS DE LOS MUERTOS DE LA DICTADURA DEMOCRÁTICA:

EMPODERAMIENTO SATÁNICO:

TRUMP Y PUTIN EN DEFENSA Y AL SERVICIO DE ISRAEL LIBRAN LA TERCERA GUERRA MUNDIAL:

CONVIRTIERON LA RELIGIÓN CATÓLICA EN UNA SECTA:

“REBELIÓN EN LA GRANJA” Y “1984” EN TODA LA CREACIÓN:

¿POR QUÉ NO DICEN LA VERDAD?:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario