16 febrero 2017

ESPÍRITU DESMESURADO



ESPÍRITU DESMESURADO


 Tenemos un ego desmesurado porque es lo único que hemos cultivado.

 Nos hemos dedicado a satisfacer el ego, conformarlo, saciarlo, y así es como ha crecido desmesuradamente.

 Lo que debemos hacer es combatir ese espíritu desmesurado que nos mueve a obrar obsesiva, desesperada, histérica y constantemente a satisfacer el ego

 Es un espíritu descontrolado, insaciable, débil, miedoso, que busca conformarse siempre.

 Es frágil, pero toda su fragilidad se vuelve furia, histeria, desesperación, maldad para conseguir lo que desea.

 Comprender que los espíritus impuros siempre viven  costa de nuestra alma, y mientras se nutren, nos deshacen, descrean, consumen, dejándonos a imagen y semejanza de satanás.

 Para combatir este espíritu desmesurado, El Señor permite que seamos castigadas desmesuradamente como contrapeso y remedio.

 Tenemos que sufrir desmesuradamente como condenados malditos sin remedio, salida o solución y esto durante toda la vida en este mundo, así es como llegaremos puros a la vida.

 Como siempre, hay que tener paciencia, creer en Dios, en su amor, etc.

 Es insufrible y abominable como siempre, nunca hay alivio, consuelo, salida ni manera se negocia algo, solo hay que sufrir y perseverar hasta que surja lo que debemos hacer teniéndole paciencia a Dios, etc.

 Hay que dejar de rendirle culto a la propia imagen, dejar de preocuparse por sí mismo y pasar a obedecer-servir a Dios venciendo el miedo como Dios disponga, según nos inspire-lleve-mueva.

 A veces no lo hacemos dudando y desconfiando, poniéndole frenos a lo que quiere, preocupándonos demasiado por nosotros mismos. Ahí es donde el sufrimiento llega a ser tal que terminamos desbordados de furia y obramos como una revolución descontrolando y yendo por mal camino a un fin no malo, conveniente. No es conveniente el método, pero a veces no hay otro camino.



Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario