06 febrero 2017

ESPÍRITU DESAMORADO-ORGULLOSO II





ESPÍRITU DESAMORADO-ORGULLOSO II



91
Desamorado-orgulloso I
http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/07/espiritu-desamorado-orgulloso.html


La Verdad es el principio de la Justicia, la mentira es el principio de la injusticia. La Justicia Verdadera consiste en que Dios sea Dios, en que Él ocupe su lugar correspondiente, el de Dios y esto ocurre al seguirlo-obedecerlo, al dejarlo Ser y Hacer, al discernir su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe.


1.-


 Somos lo que Dios es en nuestra vida. Esto se juzga según Él, la Verdad, no según lo que decimos o creemos que es, sino según lo que realmente es.

 Si elegimos  Dios, lo aceptamos, lo obedecemos y seguimos, verdaderamente es Dios, es como debería ser y ahí es donde nos constituimos en fuentes de su Divina Presencia, fuentes de amor, vida, verdad, etc.

 Si no elegimos a Dios o si lo hacemos falsa y aparentemente porque en el fondo continuamos eligiéndonos a nosotros mismos, nos convertimos en ególatra narcisistas infernales, fuentes de vacío-olvido-negación de Dios, fuente de tiniebla, muerte, orgullo, odio, maldad.

 Mas allá de lo que cada uno diga y crea ser, mas allá de lo que cada uno diga y crea hacer, en los hechos se demuestra lo que cada cual es, aquello en lo que se ha convertido.

 Si una persona dice y hasta cree que es algo bueno mientras que siempre ha elegido ser ególatra narcisista infernal que construye máscaras-apariencias, lo demuestra en los hechos, por los frutos se reconoce el árbol.


2.-


 Es absolutamente imposible ser algo diferente a aquello que a Dios dejamos ser y hacer en nuestra vida.

 No puede disimularse, esconderse, evitare, ocultarse, negarse. No se puede ser algo diferente.

 Si Dios Es Verdaderamente Dios en nuestra vida somos hijos suyos, semejantes a Él, a su imagen y semejanza, somos Fuentes de Dios, de Vida-Verdad.

 Si Dios no Es Dios en nuestra vida, estamos vacíos y faltos de Él, somos abismos de egolatría, fuentes de orgullo, delirios, fantasías, evasiones de realidad.

 Al estar Dios humillado, sometido, oprimido, al no poder ser libre, generamos una fuerza, ejercemos una acción que provoca una reacción.

 Ahí es donde se genera odio-furia-maldad que fácilmente es empleada por el delirio orgulloso para aplastar, humillar, someter, denigrar, etc., a otros cuando no reconocen la falsa realeza y falsa divinidad.


3.-


 El que humilla, limita y oprime a Dios, el que le impide ser-hacer alzándose orgulloso en su lugar, se dedica a humillar, someter, despreciar, maltratar a otros exigiendo ser reconocido como dios e imponiendo por la fuerza ser servido como rey.

 En definitiva, el que no ha recibido a Dios y no lo deja ser y hacer, termina matando, humillando, despreciando, maltratando, aun sin ejercer acción física sobe otros, con su obrar delirante maltrata y causa dolor, en su indiferencia atroz, en su dedicación exclusiva a satisfacer su ego, mata.

 La maldad la ve-entiende-considera como justa, algo debido, normal e inevitable, porque defiende su mentira-delirio.

 La verdad es que obra con y por miedo, defiende su ídolo, su falso dios, el ‘yo’, la imagen falsa de sí, su personalidad frontal, aparente, aquello que dice y cree ser, lo que exige que sea aceptado, visto, adorado, creído y tomado en cuenta.

 Ejerce una autodefensa, obra por instinto y cree que se defiende-protege, ero esta obrando instintivamente, sin razón, incluso aun sabiendo o entendiendo que esta mal, en el fondo se convence de que es debido porque el miedo exige protección.

 Si Dios ocupara su lugar, no tendría miedo y no habría instinto prevaleciendo.


4.-


 Cada uno elige, hijo de Dios-Vida-Verdad-Humildad o hijo del adversario-muerte-mentira-orgullo.

 Si Dios Es, si Él decide, si puede Ser y Hacer, si elige, Vive y Reina en nuestra vida, ahí nos comunica Vida Eterna y nos convertimos en fuentes de Dios, de Vida-Verdad, de su Divina Presencia Viva y Real.


 Si Dios no es, si no puede decidir, sino puede Ser y Hacer, si no Vive-Reina en nuestra vida, no puede darnos su Vida-Esencia-Ser-Espíritu, no tenemos Vida, solo existimos y ahí nos convertimos en fuentes de odio-furia-maldad-destrucción-muerte.

 Si Dios esta crucificado, el yo-ego nuestra voluntad es libre pero a imagen y semejanza del adversario.

 Si nosotros estamos crucificados, si la propia voluntad-yo-ego esta limitada por obedecer la Voluntad Divina, Dios es Libre en nuestra vida, verdaderamente Es y realmente puede Ser y Hacer.

 Ahí esta la diferencia que la mayoría no ve-entiende, inventan a Dios, inventan la religión y no dejan a Dios Ser-Hacer, construyendo apariencias de piedad, volviéndose hipócritas.

 La Verdad es el principio de la Justicia, la mentira es el principio de la injusticia. La Justicia Verdadera consiste en que Dios sea Dios, en que Él ocupe su lugar correspondiente, el de Dios y esto ocurre al seguirlo-obedecerlo, al dejarlo Ser y Hacer, al discernir su Voluntad y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe.


5.-


 Si no generamos amor a Dios, terminamos generando amor propio.

 El que no se da-entrega-dona a Dios verdaderamente, termina hundiéndose-perdiéndose en sí mismo, se abisma convirtiéndose en ególatra narcisista infernal.

 El que no adora a Dios, el que no se entrega-consagra, se consume adorándose a sí mismo y demandando ser adorado mientras emprende una guerra contra todo y todos exigiendo ser adorado.

 Adorar a Dios es aceptarlo, es recibirlo y dejarlo Ser y Hacer, es buscar su Voluntad y seguirlo-obedecerlo colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe en la propia vida.

 Quien no lo hace, termina esclavo de la propia voluntad descontrolada, histérica, caprichosa, maniática, infernal, desafiante. Esa misma voluntad es manipulada por demonios y así es instrumentalizado por el enemigo infernal para acabar autodestruyéndose y para provocar la ruina de otros.


6.-


 Orgullo y amor son opuestos, el que no genera amor a Dios, genera orgullo-amor propio.

 El amor es fuego que arde, conserva, embellece, perfecciona y da vida. El orgullo es fuego que arde consumiendo, destruyendo, estropeando, corrompiendo, arruinando, deformando y matando.

 Debemos amar a Dios, generar amor verdadero a Él aceptándolo-obedeciéndolo, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe su Voluntad en nuestra vida-casa-corazón, sacrificando la voluntad propia, crucificándola, dejándolo Ser y Hacer a Él.

 Lo que no damos por voluntad propia, lo perdemos aun no queriendo, consumiéndonos en el intento por conservarlo y defenderlo.

 Si no limitamos el orgullo haciendo el esfuerzo-sacrificio del amor, terminamos consumidos en el abismo del ego. Tenemos que dejar de querer satisfacción propia y comenzar a satisfacer a Dios.


7.-


 En la frustración-sufrimiento de la vida diaria acompañamos al Señor en su última agonía.

 Recordar que permaneció colgado entre el Cielo y la tierra durante tres horas. Ya había padecido infernalmente desde el día anterior, durante toda la noche y todo el día, luego fue crucificado par acabar agonizando interminablemente.

 Detalles sobre La Pasión pueden leerse en las obras de Ágreda, Emmerich, Valtorta, Picarreta.

 En esa última agonía padeció especialmente por estos tiempos que llegarían irremediablemente, sufrió la frustración abominable de ver que todo lo podía y, sin embargo, nada podía porque la misma humanidad volvía a caer, volvía a elegir la rebeldía-infierno-mentira-satanás-muerte.

 Ahora nosotros padecemos el estar postrados en vida, sufriendo como malditos condenados sin poder hacer otra cosa mas que padecer irremediablemente.

 Lo que El Señor hace es mas allá del tiempo, Él Es Dios.

 En aquel momento se apoyó en nosotros, agonizante, consumido en el dolor, desfalleciendo, padeciendo el infierno mas atroz jamás conocido.

 Nosotros, quienes lo hemos elegido-seguido-obedecido, fuimos su sostén-apoyo-cosuelo.

 Absorbió nuestra vida cual si fuese un vaso de agua fresca en medio del desierto mas abominable e insufrible.

 No importa el tiempo, Él Es Dios, Es Eterno, mas allá del tiempo nos miró, tuvo en cuenta, se apoyó en nosotros, se fortaleció, se consoló.

 Le damos nuestra vida a Él, al Señor. Ahí es que padecemos el vacío-desolación-infierno en vida, porque Él toma nuestra vida compartiéndonos sus dolores, confiándonos parte de la carga, haciendo pesar la Cruz.

 Así es como colaboramos con El Señor, soportando, perseverando, sosteniendo la Fe, guardando la Esperanza, teniendo Caridad, conservando la Prudencia.

 Día a día debemos darle-ofrecerle-consagrarle la vida a l Señor para que Él la tome como quiera, soportando lo que nos toca, porque vivimos en el tiempo aquello que Él hizo en aquel momento en el que pasó por el mundo-espacio-tiempo.



Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


¿POR QUÉ NO DICEN LA VERDAD?:

CONSIDERAR LOS DIFERENTES CAMINOS:

HAY QUE DEFENDERSE, LOS DEMONIOS TIENEN LIBERTAD PARA OBRAR COMO QUIERAN:

EMPODERAMIENTO SATÁNICO:

“REBELIÓN EN LA GRANJA” Y “1984” EN TODA LA CREACIÓN:

EMPODERAMIENTO PATRIOTA:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario