19 febrero 2017

ESPÍRITU DE MIEDO-PÁNICO II



ESPÍRITU DE MIEDO-PÁNICO II





 Hay que prepararse porque esta semana se viene horrenda. Si todo fue malo, lo que sigue será peor.

 Es irremediable, no se puede evitar ni retrasar, va a ser horrible.

 Acá debemos vencer el miedo a Dios y forjar una verdadera confianza.

 Esto se hace dejándolo libre, aceptando su Voluntad, lo que Él permitió.

 Lo que vamos a padecer es la estocada final, el golpe a traición, ahí, en la llaga, donde mas duele, como el lanzazo al costado derecho.

 Se trata de eso que es lo peor de lo peor para cada uno, lo que G. Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.

 Ya lo pasamos, y lo volveremos a pasar. Acá es donde el alma recuerda el dolor, el horrendo e irremediable sufrimiento, lo abominable, lo sumamente doloroso e inevitable.

 Del recuerdo surge mas miedo y del miedo se alza el deseo de vencer a Dios, la voluntad rebelde que pretende imponerse, reinar, prevalecer.

 Una vez mas, otra vez inevitablemente, hay que pasar por el séptimo infierno, lo peor de lo peor y seguir adelante como si nada, muriendo a sí mismo, aceptando a Dios como tal, es decir, cuando decide y eso nos hace padecer. Él Es Dios, Él es libre de decidir, de hacer y no nos queda otra que obedecer.

 Ahí el miedo debe ser vencido, hay que rendirse, aceptar, morir a sí mismo, renunciar y soportar.

 Hay que engendrar paciencia, paciencia a Dios, aceptar lo que permitió, eso que nos duele como nada o como ninguna otra cosa.

 Mientras esto padecemos, debemos orar para no volver a caer como siempre, para no perder la fe, y si la perdemos, para recuperarla y volver.

 También debemos ver donde es que queremos vencer a Dios, donde le hemos puesto límites, donde hay algo de rebeldía oculta de la que somos inconscientes.

Primero esta ahí, en el no querer volver a padecer lo peor de lo peor, y segundo, hay rebeldía inconsciente y hasta involuntaria en otro lado, algo que El quiere mover, remover o un aspecto por el que desea pasar.

 La tentación del enemigo es que culpemos a Dios por lo que permite, aquello que no queremos y que nos hace padecer. Mientras nos ataca, castiga y destroza con sufrimientos infernales, nos sugiere que es culpa de Dios porque lo permite o porque hace nada para remediarlo mientras que Él sigue haciendo sus cosas a costa de nuestro abominable dolor.

 Hay que prepararse, se desata el infierno y todos los demonios se nos vienen encima, y a esto debemos añadirle el vacío-ausencia de Dios, la amarga y abominable desolación donde todo se padece mas y peor.

 Como siempre, debemos discernir la Voluntad de Dios y hacer el esfuerzo de dejar de ponerle límites, o mejor, permitir que Él los rompe, rebase, salte, venza. Considerar que por miedo siempre le ponemos límites y al impedirle obrar-ser-hacer, estamos privándonos de Él, apartándonos de su Divina Presencia.


Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:


HAY QUE DEFENDERSE, LOS DEMONIOS TIENEN LIBERTAD PARA OBRAR COMO QUIERAN:

SOBRE satanás Y SUS OBRAS:

PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas:

NO ES PARA DISTRAERSE SINO PARA PREPARARSE:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario