17 febrero 2017

EL CAMARADA BERGOGLIO Y LO QUE AUN LE FALTA HACER PARA CONSUMAR LA DEMOLICIÓN DE LA IGLESIA



EL CAMARADA BERGOGLIO Y LO QUE AUN LE FALTA HACER PARA CONSUMAR LA DEMOLICIÓN DE LA IGLESIA


 El heresiarca bergoglio, hundido en el abismo de su ego, se considera un gran reformador.

 De ahí surge su excitación con el otro heresiarca, lutero, al que ha entronizado en el vaticano y cuasi-beatificado.


 Siguiendo el camino lógico que viene transitando, en su pretendida ‘gran reforma’, en su revolución socialista o ‘revolución de color’, le falta atacar y destruir lo poco que queda de dos Sacramentos.

 Todavía no ha demolido el Sacramento del Orden Sagrado, pero pronto dará principio a esto y a la par vendrá el Sacramento central, la Eucaristía.


 Por supuesto que todo lo va a hacer con la máscara-fachada de la unidad, de imponer por la fuerza el ecumenismo demoledor-trasformador-transubstanciador-corruptor.

 En aras de la pretendida unidad, va a terminar de demoler lo que a su entender tercermundista revolucionario impide la unidad, los dos Sacramentos aun no ha atacado directamente.


 El trabajo corruptor en torno a estos Sacramentos viene desde hace muchos años, pronto solo tendrá que consumar y sincerar la situación real.

 Así es como el Orden Sagrado va a ser totalmente reformado y la Eucaristía dejará de ser el Misterio, no habrá transubstanciación, no habrá milagro, solo será un encuentro social, cultural, fraterno, de amigos, fratres, una fiesta, algo divertido, etc., o sea, sin trascendencia espiritual.


 Y después ¿Qué?, será sumamente evidente que eso que está ahí y se hace llamar iglesia, religión, culto, etc., no es mas que una empresa transnacional dedicada a vender un producto llamado ‘religión’ mientras que habla sobre Dios sin Dios.

 Pese a todo, es asquerosamente repugnante ver como aun no entienden, se resisten a abrir los ojos, y como en cualquier secta, adoran a su líder, el camarada bergoglio, sin querer entrar en la realidad.

 No entienden, no recapacitan, no escuchan, no quieren ver que hay un problema real. No reaccionan, están encallecidos, duros, petrificados, endurecidos por la indiferencia. Les cuesta entender que hay un problema sumamente grave, no quieren ver-entender-recapacitar.



¿POR QUÉ NO DICEN LA VERDAD?:

BERGOGLIO, EL DEMOLEDOR FINAL Y LA HORA DE LOS LAICOS:

BERGOGLIO, UN PAPA “POLÍTICAMENTE CORRECTO”, PERO ESPIRITUALMENTE INFERNAL:

LA MUJER VESTIDA DE SOL Y EL DRAGÓN ROJO, SIGNIFICADO:

LAS RELIGIONES Y “1984” DE G. ORWELL:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario