21 febrero 2017

CAMINO-PUENTE-ENLACE-BENDICIÓN-VIDA



CAMINO-PUENTE-ENLACE-BENDICIÓN-VIDA


1.-

 Dios no tiene dos caras, Es Uno.

 Como lo veamos no depende mas que de lo que somos.

 Esto significa que lo que somos, lo que hay en nosotros, determina lo que de Dios vemos-recibimos-tenemos.

 Es sumamente justo, no miente, es como el espejo, no engaña, vemos lo que es y no lo que queremos ver.


2.-


 Dios mismo ha abierto una puerta, establecido un enlace, tendido un puente, realizado un camino.

 Es María Virgen, obra maestra de la Santísima Trinidad, Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espíritu Santo, el Principio de las Obras e Intervención de Dios, la Madre de la Revelación, de la Verdad Revelada, Fuente de Dios.

 Quien acepta el Don de Dios, quien cree y obedece, accede a su Bien-Bendición, recibe su Vida-Espíritu.


3.-


 Quien prescinde del Don de Dios, manifiesta ser soberbio-orgulloso-presuntuoso.

 Aun teniendo buena intención, haciendo el mejor esfuerzo y el mayor sacrificio, quien no acepta el camino-puerta-puente dado por Dios, es difícil que llegue verdaderamente a la comunión con Dios y que acceda a su Espíritu-Vida-Bendición.

 Con mucho esfuerzo puede aprender sobre Dios y no siempre es doctrina buena. Saber no alcanza, la Vida-Bendición-Espíritu de Dios se recibe al aceptarlo-obedecerlo y la aceptación-obediencia esta en la puerta-camino-puente que Él dio-hizo-donó-envió.


4.-


 Quien va por cuenta propia, puede tomar cualquier camino, y consecuentemente, no llegar.

 Peor aun, puede engañarse a sí mismo y/o ser engañado por los enemigos espirituales queriendo creer que se en cuenta ante Dios cuando solo se ha hundido en el abismo de egolatría narcisista quedando nimbado por tinieblas-orgullo-olvido de Dios.

 El camino es simple, discernir la Voluntad de Dios, obedecerlo puntual y específicamente, ajustar el rumbo constantemente, sacrificar la propia voluntad, confiar realmente en Él.


5.-


 La bondad, ternura, paciencia, etc., de Dios, vamos a encontrarla si aceptamos-recibimos su Don, si vamos por el camino que nos señala.

 Por cuenta propia, aun teniendo buena intención, solo vamos a ver desolación, infierno, ausencia, vamos a quedar postrados todavía en tinieblas padeciendo la ausencia de Dios que seguimos provocando al no aceptarlo-recibirlo-obedecerlo.

 Considerar que estamos en el mundo y el tiempo pasa, corre, todo es provisorio, si no aprovechamos el momento que Dios abre la puerta, el camino, tiende el puente, establece el enlace, no podremos encontrarlo después.

 El tiempo se cumple, las etapas precluyen y luego llega lo que cada uno merece por justicia, así es como la abominable desolación cae para quienes prescindieron del Don de Dios.

 Y no pueden decir que es castigo, es consecuencia, Él llamó hasta el cansancio y son pocos los que respondieron.



6.-


 Sabe El Señor lo que es la humanidad, conoce la miseria humana, ve sus delirios de orgullo, la abominable soberbia con la que las almas se drogan diario.

 Considerar que no se dan perlas a los cerdos ni margaritas a los chanchos, por ello es que la devoción a María Virgen y la adecuada comprensión de sus misterios, solo se encuentra reservada a los pocos que han sabido responder.

 Los demás, afuera, al llanto y rechinar de dientes, al abismo de tinieblas-vacío-desolación-ausencia de Dios.

 Si las almas quieren, Él sigue abriéndoles las puertas, continúa adentrándolas en los misterios, dándoles comprensión y la consecuente vida.

 El problema es el mismo de siempre, muchos son llamados pocos son los que responden, y consecuentemente, sn pocos los elegidos.


7.-


 Ahora el mundo queda sumido en tinieblas como corresponde por no haber renunciado a su orgullo y egolatría narcisista infernal.

 Esto es justicia, tienen lo que han elegido, padecen la abominable desolación que han provocado.

 Pese a esto y viendo la experiencia de la miseria humana, como Dios Sigue Siendo Dios, va a obrar-intervenir de otra manera.

 Envía su mensajero, como esta anunciado, un nuevo San Juan Bautista, un nuevo profeta para abrirle el camino.

 Este enviado de Dios guiará a las almas a la salvación en el período mas oscuro de la historia durante el reinado infernal de satanás y su anticristo.

 Como las perlas no son para los cerdos, y como las almas no han querido aprender la verdadera devoción, El Señor envía a su mensajero, es aviso y milagro, es principio de la intervención de Dios.

 Quien reciba al mensajero, a Jesús recibe y quien recibe al Señor, recibe al Padre, por lo tanto tendrá el Espíritu, la Vida-Bendición de Dios, su Divina Presencia, Vida Sobrenatural, verdaderamente espiritual.

 Quien no lo reciba, habrá confirmado que desea permanecer en tinieblas, que prefiere la abominable desolación y los innumerables caminos de perdición-mentira-engaño-tinieblas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario