19 enero 2017

LO QUE NO SE DA POR AMOR, SE PIERDE CON DOLOR



LO QUE NO SE DA POR AMOR, SE PIERDE CON DOLOR


1.- Lo que no se hace por amor, se paga con dolor

 Lo que no damos con amor o por amor, terminamos perdiéndolo con sumo dolor.

 Si no le damos la vida a Dios como es debido, terminamos perdiéndola entre amargos, infernales, abominables padecimientos.

 No es castigo sino consecuencia.

 Al no confiar en Dios ni creer en su Amor, terminamos queriendo creer que podemos conducirnos en la vida y es así como nos entregamos a los enemigos que aprovechan a destrozarnos y nos arrastran a la perdición eterna.


2.- Es inevitable padecer las consecuencias de lo que hacemos


 Si no hacemos lo que debemos, si no respondemos a Dios como es debido, llegan las consecuencias, o algunos dirían ‘castigos’.

 Padecer las consecuencias de la rebeldía contra Dios es irremediable, Él Es Dios y Es Justo.

 Por mas que nos quejemos, lamentemos, escandalicemos, nos toca sufrir lo que merecimos, engendramos, provocamos.

 Estamos a merced de los enemigos infernales que han sido liberados porque no hemos obedecido a Dios, no hemos dejado libre al Señor.

 Dios quiso evitarnos desgracias-consecuencias-castigos, pero nos los hemos provocado, hemos buscado lo que hoy sufrimos al desobedecerlo, no prestarle atención, no hacer el trabajo espiritual debido.


3.- En un aspecto mas terrenal


 En un aspecto mas terrenal, tomemos el ejemplo del presidente actual.

 No cumplió ninguna de las promesas que hizo, por ejemplo la de liberar a los prisioneros que el régimen kirchnerista-camporista mantenía injusta e inconstitucionalmente cautivos.

 Ahora, a un año de su asunción al poder, ha comenzado a padecer las consecuencias.

 Las desgracias que se han manifestado en crisis económica, social, política y por sobre todo, climatológicas como los incendios, inundaciones y aludes.

 Este cerdo, como los anteriores, solo se preocupa por aumentar y conservar su poder, y ahí es donde será golpeado, las consecuencias de un año de incumplimiento de sus promesas las padecerá en las próximas elecciones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario