22 enero 2017

LLEGÓ LA HORA DE LA OSCURIDAD Y TINIEBLAS



LLEGÓ LA HORA DE LA OSCURIDAD Y TINIEBLAS


1.-

 Es la hora final de este período que temíamos y esperábamos.

 Es la hora abominable e irremediable que siempre tenemos que enfrentar.

 Para algunos será algo nuevo, pero para nosotros que estamos habituados a tener fe y andar por el camino del Señor, es lo mismo de todos los días, esa maldita copa de ajenjo que venimos probando hace años.

 Cada uno padecerá lo peor de lo peor, eso personal que mas le hace sufrir, y esto se prolongará en el tiempo volviéndose insufrible, convirtiendo el paso por el mundo en un maldito castigo, estar vivo será un tormento abominable e infernal, cada día una maldición.

 Es la hora en la que el cerdo infernal es liberado.

 Se alza desde lo mas profundo del abismo y se encumbra en lo mas alto del mundo. Ha logrado establecer su reinado-presencia, su nuevo orden mundial, imperio de oscuridad y tinieblas, de olvido y negación de Dios.
 Esto afecta a todas las almas, golpea a todos.

 Cada uno en su vida padece el asalto final infernal, la liberación de satanás.

 El ‘yo’ fortalecido por el orgullo se alza, se droga con soberbia, se impone, se cree omnipotente y con furia hace lo que se le antoja.

 Prevalece la rebeldía, cada uno ve descontrolada su vida.

 Parece vida, parece fortalece, pero es rebeldía, odio, capricho y venganza, es furia y maldad que se extralimitan.

 Muchos idiotas creerán que son libres, se sentirán fuertes, pero solo serán instrumentos de satanás para esparcir por el mundo su odio, furia, maldad, violencia, ruina, destrucción, corrupción.

 El mundo se teñirá de dos colores, negro y rojo. Negro por la oscuridad  tinieblas, rojo por la sangre miles de victimas inocentes de tantas injusticias que habrá.

 Todos hemos padecido humillaciones, todos conocemos el dolor y acá el adversario se presenta como salvador y liberador porque da la oportunidad de cobrarse venganza ofreciendo la fuerza y el desenfreno de la furia, el justificativo de decir que es justicia cuando solo es venganza.

 El ego prevalece, el ‘yo’ se exalta, los caprichos imperan, los vicios se inflaman y no se sacian mientras se satisfacen hasta reventar y así es como cada uno se convierte en un cerdo odioso, resentido, vengativo, despreciativo y maldito a imagen y semejanza de satanás.

 Pronto todos comprobarán que el mundo es un maldito infierno y pasar sobre la faz de la tierra es un asqueroso e irremediable castigo, un tormento abominable, insufrible imposible de evitar, menguar o remediar.

 Es la amarga desolación, días de oscuridad y tinieblas, ausencia de Dios, el infierno en vida.

 Solo quienes hicieron penitencia y oración, sacrificio, ayuno, mortificación, etc., están debidamente preparados para soportar y perseverar, para enfrentar esta hora nefasta e insufrible, irremediable y espantosa.

 Solo quienes obedecieron a Dios cuando lo pedía, tienen su yo-ego limitado, sacrificado, pulido, mortificado, y pueden ponerle límites en esta hora de desenfreno total, de locura, de delirio orgulloso.

 Lo que tenemos que hacer es lo mismo de siempre, sacrificarse, negarse, soportar, esperar cuando vemos claramente que el tiempo no pasa y es un abominable castigo mas.

2.-

 Viene El Señor pronto, pero como lo hemos repetido hasta el hartazgo, no viene a solucionar esos problemas que nos aquejan ni a liberarnos de lo que nos duele.

 Viene a fortalecernos para que aprendamos a soportar como condenados convirtiéndonos en mártires.

 Viene a enseñarnos a ofrecer el santo sacrificio espiritual que nos devuelve a la comunión con El Padre.

 Viene a encaminarnos, pero lo que nos hace padecer, lo vamos a tener que seguir sufriendo.

 Nos enseña y fortalece, nos guía y encamina, pero nada mas, que nadie se haga ilusiones, es la hora abominable, es como el tiempo de los primeros mártires, hay que dar testimonio de fe y soportar el castigo de estar vivos en este mundo de tinieblas.

 Acá tiene que caer el orgullo, esa presunción abominable por la que queremos engañarnos-convencernos de que no necesitamos de nada ni de nadie.

 Esto sucede reconociendo la necesidad  de Dios, pero por sobre todo, padeciendo como malditos condenados sin remedio. Cuando vemos la incapacidad para remediar lo que nos atormenta, no hay orgullo que prevalezca.

 Considerar simplemente que lo que nos toca padecer no escapa a los planes de Dios, no es injusto ni es por el capricho de demonios ni de sus siervos en el mundo. Es lo que Dios permite por y para nuestro bien y para colaborar en la salvación del alma propia y de muchos.

 Por mas que cueste, hay que seguir y pensar que nuestros enemigos no tendrían poder sobre nosotros si no se les hubiese concedido de lo alto como lo dijo El Señor en La Pasión.

Hay que aceptar la Voluntad de Dios ahí, soportar, perseverar y seguir, esperar.



DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE ANTICRISTO:

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE LOS TRES DÍAS DE TINIEBLAS-DESOLACIÓN-CASTIGO FINAL-PURIFICACIÓN FINAL:

TRES DÍAS DE TINIEBLAS-JUSTICIA DE DIOS-ÁNGEL EXTERMINADOR:

EMPODERAMIENTO SATÁNICO:

LA BATALLA ESPIRITUAL DE ESTOS TIEMPOS:

SOBRE satanás Y SUS OBRAS:

PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas:

LO QUE ESTÁ BUSCANDO EL ADVERSARIO:

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL COMBATE FINAL:



No hay comentarios.:

Publicar un comentario