15 enero 2017

EN LA MISMA DESOBEDIENCIA A DIOS ESTA EL CASTIGO



EN LA MISMA DESOBEDIENCIA A DIOS ESTA EL CASTIGO


 Solo haciendo lo que Dios quiere entramos en comunión con Él porque es ahí donde lo aceptamos verdaderamente, es donde lo reconocemos como nuestro Dios.

 Si no hacemos lo que Dios nos pide, quiere y espera, por mas que hablemos sobre Él todo el tiempo, no es realmente nuestro Dios, somos hipócritas, chantas, farsantes, nos engañamos a nosotros mismos y engañamos a otros fingiendo ser piadosos.

 Lo que Dios quiere, pide y espera, es en general igual para todos y lo sabemos desde hace siglos, lo tenemos en los mandamientos, en el Padre Nuestro, las Bienaventuranzas, el mandamiento nuevo, etc.

 Puntual y específicamente pide algo a cada uno, algo personal, y es la manera de aplicar eso que es general y común para todos.

 A todos nos pide la debida atención, el esfuerzo-sacrificio de buscarlo, de la oración, de discernir su Voluntad.

 Ahí es donde ajustamos el rumbo y es donde verdaderamente llegamos a cumplir lo que decimos y creemos practicar.

 Es en ese camino simple en el que verdaderamente Dios llega a ser Nuestro Dios.

 Si falta el discernimiento de su Voluntad, si falta la oración, si falta ese ajustar el rumbo diaria y constantemente, falta el verdadero amor a Dios, no es piedad real, no es religión, no es nada, es un cúmulo de apariencias que convierten a una persona en hereje hipócrita militante.

 Realmente, quien no hace lo que debe, termina haciendo lo que no debe.

 Quien no obedece puntualmente a Dios, termina perdiendo el tiempo estropeándose la vida, arruinándose, autodestruyéndose.

 Si no hacemos lo que Dios nos pide, quiere y espera, empleamos el tiempo en hacer cualquier cosa un con buena intención, y eso nos perjudica aun no queriéndolo.

 Él Es Dios y eso debemos aceptar, por eso es que lo debemos obedecer, si no lo hacemos, somos chantas, hipócritas, nos engañamos y pretendemos engañar a otros la pedirles adoración para ese delirio de orgullo que es nuestra falsa y pretendidamente perfecta piedad.


En la misma desobediencia a Dios encontramos nuestro castigo.


 Al no hacer lo que nos pide nos desviamos y nos toma el adversario, manipula nuestro yo-ego y nos arrastra al culto a sí mismo. Ahí caemos en el vacío de la ausencia de Dios que provocamos y terminamos padeciendo el infierno en vida como antesala de la condenación eterna.

 Dios no nos pide nada extraordinario, nos pide un esfuerzo, sacrificio, algo que limita el orgullo e impide que nos convirtamos en ególatras narcisistas infernales que le rinden culto a su falsa imagen-personalidad.

 Al no hacer eso puntual y específico que Dios pide el alma queda expuesta al vacío, la abominable desolación, a la ausencia de Dios, o sea, el infierno, y ahí a merced de ataques infernales de los que no puede ni sabe defenderse.


PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas:

PASOS HASTA LA ACEPTACIÓN DE LA VERDAD:

EFECTOS DE ACEPTAR LA VOLUNTAD:

ACEPTACIÓN DE LA VERDAD (=DIOS):


1 comentario:


  1. LLEGÓ LA HORA DE LA OSCURIDAD Y TINIEBLAS

    http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2017/01/llego-la-hora-de-la-oscuridad-y.html

    http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2017/01/llego-la-hora-de-la-oscuridad-y.html

    ResponderEliminar