19 octubre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (5 ta Parte)



REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (5 ta Parte)


 Considerar que el peor pecado-vicio-defecto es no colaborar con Dios, privarse de Él y privarlo a Él de tener parte en nuestra vida, impedirle ocupar el lugar que le corresponde, el de Dios, porque Él Es Dios.

 Él Es la Vida Verdadera-Eterna-Sobrenatural-Espiritual, nos separamos-escindimos del Árbol de la Vida al declararos rebeldes, fingirnos autosuficientes y esforzarnos por ver-creer esa mentira-delirio-fantasía.

 No colaboramos en su Revelación-Venida-Vuelta-Presencia, ese es peor defecto-vicio-pecado y la raíz de todo mal.

 No nos dejamos guiar-conducir-amar por Dios, nos declaramos rebeldes caprichosos que dicen soberbiamente saber lo que hacen mientras que solo se autodestruyen ahora y para siempre.

 Aunque hablemos sobre Dios todo el tiempo, si no lo dejamos hablar a Él, no lo amamos, no lo obedecemos, no lo seguimos, no le pertenecemos, por lo tanto, somos rebeldes ególatras desamorados que deliran de orgullo mientras que se esfuerzan en no ver la realidad.

 Nos drogamos con soberbia evadiéndonos, disociándonos de la realidad y encerrándonos en esa fantasía delirante de orgullo que decimos que es nuestra vida supuestamente perfecta, ideal, controlada.

 En realidad somos esclavos de esa fantasía, nos consumimos sosteniéndola, perpetuándola y tratando de hacerla ver-creer. Nos autodestruimos y consumimos convirtiéndonos en demonios, apartándonos-separándonos totalmente de Dios-Vida-Verdad, privándonos de su Espíritu-Ser-Esencia-Vida.

 Privados de Él por voluntad-elección propia, nos sumimos en las tinieblas del olvido y la negación de Dios, en esa oscuridad infernal corrupta y corruptora dedicándonos a autodestruirnos, empeñándonos en no ver la realidad, esforzándonos por ver-creer la mentira y hacerla adorar-ver-creer en el mundo.

 Otra vez, la raíz de todos los males es no dejar a Dios Ser Dios en nuestra vida-casa-corazón, no aceptarlo, no seguirlo, no obedecerlo y dedicándose a ver como realidad lo que es ruina, corrupción, autodestrucción.

 Lo que debemos solucionar de raíz es eso, el problema esencial, la ausencia de Dios que provocamos al prescindir de Él e impedir su Revelación, al no escucharlo, al no obedecerlo.

 Si lo dejamos Ser y Hacer, si colaboramos en Que Se Revele, estamos recibiéndolo, tenemos su Ser-Espíritu-Presencia, recibimos Vida Eterna que nos limpia, purifica, transforma, transubstancia, espiritualiza, eleva, nos dota de una segunda naturaleza, la de hijos de Dios.

Ver:






No hay comentarios.:

Publicar un comentario