21 octubre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (11 ra Parte)



REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (11 ra Parte)


 Cuando la vida personal de cada uno se caiga-venga abajo, comprenderán que ha llegado la hora, que es el tiempo oportuno para abandonar el delirio orgulloso, que es el momento para dejar de engañarse-mentirse y de comenzar a buscar a Dios y de colaborar en su Revelación-Paso-Venida para tener una nueva Vida, la Verdadera, la Sobrenatural-Espiritual.

 Forzosamente no podrán continuar siendo ególatras, se verán impedidas las almas de continuar dedicándose a sí mismas, no podrán hacer prevalecer su voluntad caprichosa, serán derrotadas en su propia vida-casa-corazón.

 Así verán la miseria de su ser, su debilidad, el abismo, el vacío, la ausencia de Dios que han provocado al olvidarse y renegar de su Voluntad, comprenderán la necesidad de volver a Él y tendrán la oportunidad reencaminarse.

 Acá es donde podrán ofrecer como Santo Sacrificio Espiritual de sí, de su voluntad, lo que no pueden cambiar, lo que les toca padecer, lo irremediable e intocable, lo que las humilla y derrota.

 Soportando lo injusto purifican el alma, pagan sus deudas, la fortalecen liberándose de orgullo, vicios, mentiras, egolatría y buscando la unión-comunión con Dios.

 Cada uno tendrá en su propia vida algo humillante, irremediable, doloroso, algo que vence el orgullo e impide la egolatría, que no permite que se siga por el camino de dedicación-consagración-entrega miserable a sí y a la imagen-personalidad-ego-máscara-fachada.

 Ante esa humillación forzosa, las almas podrán vencerse, negarse, aceptar lo irremediable, soportar el dolor olvidándose de sí, combatiendo rebeldías, aceptando lo que Dios permitió no queriendo.

 Así se purificarán en el dolor, fortalecerán la buena voluntad y gestarán un espíritu de hijas de Dios.

 Pueden negarse, renegar y obsesionarse, desesperarse y convertirse en histéricas descontroladas tratando de reinar, prevalecer e imponerse, buscando librarse de esa humillación-cruz personal.

 Ahí se alza el adversario ofreciendo una liberación furiosa contra la humillación misma que él ha querido, preparado y provocado. Se presenta como falso salvador, anticristo, porque libera del remedio, amargo remedio, pero remedio que evita la perdición eterna.

 Si las almas se dejan seducir-engañar y se entregan a esa voluntad caprichosa, obsesiva, desesperada e histérica furiosa, horriblemente vengativa y asquerosamente odiosa, acabarán de confirmar que eligen el mal camino, que prefieren prescindir de Dios y que desean el infierno como destino eterno.

Ver:

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE ANTICRISTO:

DIRECCIÓN DE LAS PUBLICACIONES SOBRE EL AVISO, MILAGRO Y CASTIGO:

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL:



No hay comentarios.:

Publicar un comentario