20 octubre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (7 ma Parte)



REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (7 ma Parte)


 La voluntad propia es como una hernia o deformación del alma.

 Surge ante la presión y opresión, es respuesta, se alza como defensa y protección.

 Se alimenta como reacción ante desprecios y humillaciones cuando el alma es ignorada, descartada y pospuesta, odiada y perseguida, maltratada, etc.

 Es como reacción, autodefensa, protección. Se afirma el alma sobre sí misma y solo se dedica a sí.

 Lo que hace es dedicarse a evitar volver a padecer aquello que la hizo sufrir. Instintivamente huye de lo que la hizo padecer, aquello que le dolió grandemente.

 La voluntad propia construye una vida evitando eso, esquivando la situación, en un camino en el que supone que puede evitar volver a padecer y así termina obrando como falsa salvación, anticristo, impostor.

 Lo que hace es encerrar al alma, limitarla, asumir el control sobre ella. La esclaviza, la vuelve dependiente.

 La despersonaliza, ejerce un control mental total, la obliga a vivir para ella cuando le hace creer que es por y para su bien.

 La mete en un camino de evasión en el que perpetúa el recuerdo doloroso usándolo como medio para manipularla, como amenaza, ‘si no haces esto, te sucederá lo mismo’, y así la manipula, la priva de voluntad propia real obligándola a obrar instintivamente.

 En esencia es odio, furia, maldad, es protección y autodefensa, es el mismo instinto de conservación asumiendo el control.

 Mirando esto podemos ver que en esencia es miedo. De ahí parte la autoprotección, el obrar miserablemente pensando en sí, un obrar irracional, instintivo furioso y la razón por la que al alma le importe nada de nada ni de nadie mas que de sí misma.

 Jamás va a resolver el problema porque perdería su razón de ser, porque no tiene intención de ver o entender y porque no tiene capacidad para hacerlo tampoco, es obsesión por el poder, control buscando seguridad, siempre quiere prevalecer, ganar, triunfar e imperar.

 La manera de vencer el miedo es aceptando pasar por eso que no podemos soportar y ni siquiera pensar sin sentir odio, furia, deseo de venganza, miedo, preocupación, etc., una reacción instintiva y absolutamente irracional.

 La manera de vencer el miedo es aceptar lo que no queremos pero que Dios ha permitido como medio de sacrificio y negación de nosotros para que podamos vencer la voluntad propia que nos domina envuelve, esclaviza y controla.

 En definitiva, hay que dejar de arreglarse por sí mismo, debemos confiar en Dios, creer en su Amor, comprender que obra por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Tenemos que dejar de huir-escondernos, dejar de negarnos, deja de ser soberbios que obran por sí mismos queriendo creer que lo hacen por su bien porque en realidad lo que estamos haciendo es apartarnos e Dios, hundirnos en el abismo del ego, generando preocupación por nosotros y auto consumiéndonos a la vez que nos entregamos a los enemigos infernales que apocan par destruirnos ahora y para siempre.

Ver:

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE IMAGEN, IDENTIDAD, PERSONALIDAD, YO Y TPM: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_13.html

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL ‘YO’ TRAIDOR QUE ASCIENDE: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_48.html

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE VOLUNTAD PROPIA:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario