20 octubre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (9 na Parte)



REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (9 na Parte)


 Presenta el adversario numerosas situaciones en las que elegirnos, distraernos, desviarnos para imponernos que rechacemos a Dios y volvamos a la egolatría narcisista.

 Cuando no puede lograr retomar el control por seducción, usa la fuerza. Nos castiga infernal e indefinidamente para forzarnos a elegirnos, imponernos que reneguemos de Dios, para que obremos por cuenta propia con furia por la frustración y como reacción a la descarga infernal que padecemos.

 Otras veces alterna ambas formas, castiga y cede al castigo ofreciendo una solución como salida, alivio, consuelo para instigar al alma a elegirse a sí misma en revancha y despechada contra Dios o solo como solución y salida a los tormentos que padece.

 Lo que quiere hacer siempre es imponer el arrepentimiento, que las almas se arrepientan de elegir a Dios y se retracten.

 Lo que no consigue una vez, piensa obtenerlo en la constancia de la insistencia, por ello es que hay que rechazarlo muchas veces.

 Considerar también el hecho de que si bien elegimos a Dios, el enemigo no lo acepta y quiere retomar el control sobre nuestra vida por ello es que conspira para volver al poder, para volver a esclavizarnos, someternos, postrarnos en tinieblas.

 Si bien elegimos a Dios y vamos por buen camino, siempre llega la prueba y los enemigos que echamos, luego vuelven y no lo hacen solos sino con otros.

 Ahí hay que librar nuevos combates espirituales, mas duros, mas prolongados, mas infernales e insufribles, hay que desarrollar la perseverancia final.

 Ahí se confirma la elección de Dios y la renuncia a sí mismo.

(Ver: DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL COMBATE FINAL: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_8.html).

 La teoría es fácil, vivirlo es muy difícil, es una guerra real pero espiritual y es peor que cualquier guerra del mundo.

 Podemos empezar con entusiasmo, pero se prolonga y se agotan las fuerzas, los castigos son horrendos, no hay fuerza-voluntad-deseo de seguir, se acaba todo, y sin embargo, hay que seguir porque el que persevere hasta el fin se salvará.

(Ver: DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE COMBATE ESPIRITUAL: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_20.html).


No hay comentarios.:

Publicar un comentario