19 octubre 2016

REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (1 ra Parte)



REFLEXIONES SOBRE EL YO-EGO-VOLUNTAD PROPIA Y EL SANTO SACRIFICIO ESPIRITUAL (1 ra Parte)


 Un padre es responsable por su hijo haya querido o no tenerlo, pues hizo lo necesario para engendrarlo.

 Es responsable, tiene obligaciones, y también es responsable por lo que éste es y hace.

 Así como una planta que crece sin el debido cuidado como silvestre, salvaje, un hijo que lo hace sin el debido cuidado-guía-educación, crece silvestre, salvaje y desviado sin desarrollarse debidamente en sus capacidades.
 De la misma manera sucede con el yo-voluntad-ser-esencia-espíritu de cada uno, si no hay formación, educación, guía, crece silvestre, salvaje, deforme, desviado y sin desarrollar sus capacidades.

 Ahí es donde la persona se bestializa, se vuelve animal, deforme, instintiva, viciosa, corrupta, ambiciosa, porque su alma es así, su alma sin formación, educación, guía y esto se traduce en una voluntad autodestructiva, corrupta, viciosa, deforme, instintiva, sin desarrollo.

 Somos responsables por lo que nuestro orgullo-voluntad-ego hace porque lo dejamos libre, silvestre, sin guía, le permitimos que se vuelva bestial, infernal, deforme, ambicioso, caprichoso y sin Dios.

 Somos responsables por lo que ese orgullo-ego-yo-voluntad propia hace cuando es manipulado, instigado y usado por los demonios.

 Podemos ver-creer que es bueno ser ególatras narcisistas infernales porque eso es moda en el mundo, pero la realidad es que eso es un camino de autodestrucción, de transformación a imagen y semejanza de demonios, un camino de des-creación y de transubstanciación infernal.

 El alma que busca a Dios y lo elige obedeciéndolo-siguiéndolo, genera un yo-espíritu-voluntad que es hijo de Dios a imagen y semejanza de su Hijo, Jesús, El Señor.

 El alma que no busca a Dios y consecuentemente no lo elige ni lo obedece, genera un yo-voluntad-espíritu semejante a demonios, un hijo de perdición, de la unión con satanás y la muerte eterna, un judas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario