27 octubre 2016

LAS ÚLTIMAS BATALLAS ESPIRITUALES



LAS ÚLTIMAS BATALLAS ESPIRITUALES


 Bajo presión brota, se alza y rebela el ‘yo’, se levanta furioso quejándose, reclamando, oponiéndose y queriendo defenderse o exigiendo defensa y protección.

 La humillación, el desprecio, los maltratos, los castigos, provocan que el ‘yo’ se alce o levante furioso deseando venganza, exigiendo ser tomado en cuenta, no olvidado, no odiado, no despreciado, no pospuesto.

 En estos tiempos de tinieblas todos padecemos injusticias abominables y castigos insufribles, sumamente infernales. Esto sucede por la ausencia de Dios provocada por la apostasía-rebeldía generalizada.

 En esta situación los demonios quieren enloquecer a las almas, castigarlas, hacerlas padecer como en el infierno acá en la tierra.

 Por fuerza quieren imponerles que abandonen la fe, la rechacen, abjuren, renieguen, etc., haciéndoles creer que así se salvan de tan abominables y constantes tormentos.
 Dios permite esto como castigo por haber abandonado la fe antes, para que sirva de purificación y como medio de crecimiento espiritual.

 Después de haber elegido a Dios durante años esto se repite noche y día sin cesar y acá es donde podemos perder la fe, la buena voluntad se acaba y los tormentos empeoran, la noche se vuelve mas oscura y no hay nada mas que sufrimientos en el camino que nos toca.

 La cuestión es la misma de siempre, hay que seguir adelante como si fuésemos idiotas o fanáticos, demostrando que despreciamos nuestra vida en el mundo y se la entregamos a Dios y no a demonios.


 Lo que sucede es que se trata de los últimos brotes o rebrotes de ‘yo’ que surgen. Son como burbujas que duran un instante hasta que revientan, se consumen o desaparecen. También, son como hernias espirituales surgidas bajo la presión abominable del castigo constante y las injusticias infernales que nos toca padecer en cuerpo, alma y espíritu.

 Lo que debemos hacer es lo de siempre, soportar, negarnos, pedir a Dios que nos libere, aceptar la cruz de su Voluntad y seguir adelante ofreciendo todo.


 Debemos prestar atención a estas maniobras infernales, los demonios nos castigan, humillan y hacen padecer como en el infierno.

 Noche y día nos imponen castigos abominables convirtiéndonos en mártires espirituales.
 Lo hacen por gusto, disfrutan en cierta manera esta saña infernal.

 También porque por este lado pretenden hacernos abandonar la fe, inducirnos a la apostasía generalizada, hundirnos en la psicosis colectiva, perdernos en la fantasía de estos tiempos.

 Hay que prestar atención que nos hacen caer donde saben que lo consiguen, donde caemos siempre, nos pegan donde mas nos duele, ahí donde nos resulta un dolor infernal y visceral, lo que G. Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.

 Comprender que es una trampa, es una distracción. Nos hacen caer ahí donde saben que vamos a caer irremediablemente para distraernos.

 Lo que quieren es ese obrar vengativo y despechado, resentido, odioso y furioso que se alza como respuesta, que surge como reacción.

 Lo que quieren es ese sentimiento infernal porque nos ofrecen a la vez que nos castigan como salida un obrar despechado, algo que sabemos que es malo pero que queremos hacerlo y lo hacemos igual como adolescentes resentidos que desafían y provocan a sus padres.

 Quieren presentarnos lo malo como bueno, lo justo como injusto, y lo logran a fuerza de subvertir la realidad. Ofrecen la venganza contra Dios y contra otros como algo justo, debido, necesario, irrefrenable.


 Y acá hay otra cosa, advertir que sabemos que eso es malo y lo padecemos, a veces lo resistimos otras veces no podemos, sin embargo, no es el fin que buscan los cerdos infernales.

 Lo que quieren hacer es colarnos otra tentación mas sutil y seductora, algo que no vemos como malo y que, consecuentemente, lo queremos, accedemos y nos dejamos llevar.

 Una vez mas, lo verdaderamente peligroso es eso que no advertimos que es malo o que suponemos que es bueno, porque no lo rechazamos, lo aceptamos y en eso estamos recibiendo al adversario en casa-vida-corazón, le damos poder sobre nosotros, y consecuentemente, capacidad para que disponga, decida, use, manipule, nos esclavice.



2 comentarios:

  1. Vivir es difícil en un clima terrorífico terrestre...tener comprensión, sabiduría, voluntad, participación, ser consciente y responsable de nuestra existencia...mientras explotan "bombas" mentales que enloquecen y dañan nuestro Espíritu.Es difícil...sin un conocimiento esotérico que nos eleve mas allá de ésta dimensión física y material.

    ResponderEliminar
  2. Considero...como ya dijo Macri: " Tengamos Fe y Esperanza"...creo que con eso no alcanza...sólo con el CONOCIMIENTO podemos comprobar que es Verdad y que no lo es. Un humano que es un robot, un zombi, un títere...un esclavo de su pasiones...no puede elegir, porque no es libre.Es posible que la solución sea un NUEVO conocimiento y una nueva EDUCACIÓN a nivel popular...un "despertar" de la mente humana hacia nuevas dimensiones.

    ResponderEliminar