27 octubre 2016

ESTO ES EL NUEVO ORDEN MUNDIAL



ESTO ES EL NUEVO ORDEN MUNDIAL


 Cuando una persona pierde el contacto con la realidad se la llama ‘psicótica’.

 Lo que sucede hoy en día es que la gran mayoría ha perdido el contacto con la realidad, entonces, tenemos una psicosis colectiva.

 Cada uno se encuentra encerrado en sí mismo, disociado, alejado, perdido de la realidad, cada cual esta encerrado en su mundo y obtusamente cerrado en su manera de ver-entender queriendo creer que eso es la realidad.

 Se produce un individualismo colectivo porque cada uno esta encerrado en sí mismo, perdido en su mundo y totalmente dedicado a sus fantasías.

 Si vemos las características de un psicópata, todos tenemos muchas sino todas. La vida común en el mundo nos ha arrastrado a convertirnos psicópatas.

 Si vemos las características de un sociópata, todos tenemos muchas sino todas. La vida común en el mundo nos ha arrastrado a convertirnos en sociópatas.


 Esto es el nuevo orden mundial, una alienación colectiva. Es la degradación, ruina, destrucción de la humanidad.


Psicópata

http://www.decision-making-confidence.com/caracteristicas-del-sociopata.html
En 1941 Hervey Cleckley describió 16 características del sociópata en su libro "The Mask of Sanity". Hervey había estado estudiando psicópatas varones adultos que habían estado hospitalizados en una institución cerrada. Durante la siguiente década tuvo la oportunidad de estudiar una gama más amplia de psicópatas (él usa el término sociópata, psicópata y personalidad antisocial indistintamente) y realizó algunos cambios significativos en la segunda edición del libro.
Comienza el libro con muchas historias de diferentes casos mostrando los características del sociópata en situaciones reales. A continuación hace una comparación con otros trastornos como la psicosis, el criminal ordinario, el comportamiento sexual desviados y abuso de alcohol antes de hablar sobre la historia del psicópata.

Rasgos del sociópata

Consolida la información en las siguientes 16 características del sociópata:
1.         Encanto superficial y buena "inteligencia"
2.        Ausencia de delirios y otros signos de pensamiento irracional.
3.        Ausencia de "nerviosismo" o manifestaciones psiconeuróticas.
4.        Falta de fiabilidad.
5.        Falta de veracidad y sinceridad.
6.        Falta de remordimientos y vergüenza.
7.        Comportamientos antisocial inadecuadamente motivado.
8.        Falta de juicio y fracaso para aprender de la experiencia.
9.        Egocentrismo patológico e incapacidad para amar.
10.      Pobreza general en las principales reacciones afectivas.
11.       Pérdida de entendimiento (conciencia de las situaciones).
12.      Interacción anormal en las relaciones interpersonales.
13.      Comportamiento fantástico e indeseable debido al alcohol, y a veces sin él.
14.      El suicidio raramente se lleva a cabo.
15.      Vida sexual impersonal, trivial y mal integrada.
16.      Incapacidad para seguir un plan en la vida.
Vamos a echar un vistazo a cada uno de las características del sociópata.

1. Encanto Superficial y buena "inteligencia"

Los sociópatas parecen normales y suelen hablan mucho. Puede parecer que tienen intereses genuinos y parecen muy inteligentes. Una observación cuidadosa revela que tiene menos impedimentos emocionales y sociales que la persona promedio. Es decir, que normalmente no se muestran avergonzados, incómodos o tímidos en ninguna situación. Dan la impresión que tienen cualidades superiores o deseables.

2. Ausencia de delirios y otros signos de pensamiento irracional

No hay evidencia de enfermedad mental o delirios. Parece ser capaz de razonar de forma lógica, comprender los errores del pasado, y tenerlos en cuenta cuando organiza su futuro. También parece responder con emociones normales y es convincente respecto a sus creencias.

3. Ausencia de "nerviosismo" o manifestaciones psiconeuróticas

Parecen inmunes a la ansiedad y la preocupación que tendrían las personas normales ante situaciones inquietantes o perturbadoras. Mantienen fácilmente su aplomo y confianza. En situaciones en las que las personas normales se sentirían avergonzadas, confusas e inseguras, llama la atención la forma en que son capaces de mantener la calma.
En la cárcel o en hospitales psiquiátricos a menudo es diferente. Pueden mostrarse molestos o inquietos (probablemente porque han perdido su libertad y control, lo que es sumamente importante para ellos). Hervey Cleckley señala que esta inquietud parece estar totalmente provocada por circunstancias externas y nunca por culpa o remordimiento.

4. Falta de fiabilidad

Mientras dan la impresión de ser fiables, muy pronto se hace evidente que no tienen ningún sentido de la responsabilidad. No importa cuántas veces lo hayan prometido, o lo importante que sea, no toman la responsabilidad. Y tampoco cambian al ser confrontados por su actitud o por las decisiones que han tomado.
Sin embargo, señala que efectivamente pueden hacer lo que sea necesario para parecer fiables. Vuelven a estudiar o trabajar durante semanas o meses. Son elegidos presidentes de un club. Ganan una beca. Lo que están haciendo con todo esto es crear una impresión. Y, precisamente esto hace que sea más difícil tratar con ellos, porque si ellos no fueran fiables desde el primer momento, la gente sabría qué esperar de ellos.
El sociópata no será responsable tanto en situaciones serias como triviales. Es imposible determinar cuándo será confiable y cuándo no. ¡Hervey Cleckley dice que no hay ni siquiera una consistencia en su inconsistencia, sino una inconsistencia en su inconsistencia!

5. Falta de veracidad y sinceridad

Esta es una de las características del sociópata más importante porque demuestra un desprecio tan notable por la verdad que no puedes confiar en que ocurrió lo que dicen, o que pasará lo que prometen, o cuáles son sus intenciones ahora.
Mienten de forma muy convincente. Tanto si creen que no serán atrapados en la mentira como si hay una alta probabilidad de ser descubiertos, hacen el mismo trabajo impresionante. Pueden mirar a los ojos de cualquiera con confianza y decir las mentiras más atroces.
"Mentirá sobre cualquier cosa, bajo cualquier circunstancia, y a menudo sin ninguna buena razón…"
Cleckley dice que es difícil explicar cómo algunos sociópatas pueden parecer tan sinceros. Pueden desarmar no solo a extraños sino también a personas que saben que son unos mentirosos.
Y a pesar de ser descubiertos en mentiras e importantes promesas incumplidas, el sociópata continuará dando su palabra de honor y parecerá sorprendido y molesto si alguien le cuestiona.
Parece que miente para evitar lo desagradable o para obtener algo, incluso si ese algo es pequeño e insignificante.

6. Falta de remordimientos y vergüenza

Una de las características del sociópata más común es que no acepta la culpa por sus problemas o por los problemas que causa a los demás. La respuesta típica es culpar a cualquier otro y ponerse en el papel de la víctima.
Si acepta la responsabilidad lo hace con la misma convicción que una persona que termina una carta con "tu humilde y obediente sirviente". ¡Sin embargo sus comportamientos pueden indicar que realmente es honesto, y de esa manera engañar lo suficientemente bien a la otra persona como para restablecer la confianza perdida!
Pero al preguntarle de forma más detallada acerca de la responsabilidad que está tomando nos mostrará que no solo no es honesto y serio respecto a ellos, sino que además la idea de tomar la responsabilidad es algo inconcebible para él.

Mask Of Sanity

Tampoco hay vergüenza, humillación o remordimiento. Ni siquiera por las cosas más horribles que han hecho. Cleckley dice: "si Santayana tiene razón al decir que, tal vez la verdadera dignidad de un hombre es su habilidad para despreciarse a sí mismo, el psicópata sin lugar a dudas no tiene medios para alcanzar la verdadera dignidad".

7. Comportamiento antisocial inadecuadamente motivado

El sociópata hace trampa, estafa, fracasa, pelea, abandona, roba, falsifica y comete fraude por intereses de muy poco valor, incluso si hay alto riesgo de ser descubierto. Y, a veces hará tales cosas en ausencia de cualquier meta.
El comportamiento antisocial no se reduce a un comportamiento típico, por ejemplo, solo la cleptomanía o solo la tendencia a pelear. Pueden participar en toda una amplia gama de actividades antisociales.

8. Falta de juicio y fracaso para aprender de la experiencia

A pesar de los poderes aparentemente racionales, una de las características del sociópata más común es que a menudo "tiran por la ventana" grandes oportunidades para, por ejemplo, ganar dinero o mejorar las relaciones sociales.
Y, al mismo tiempo, a pesar de los castigos por sus malas acciones, el sociópata con frecuencia seguirá con el mismo comportamiento, sabiendo que si son cogidos se les castigará de nuevo. El ejemplo clásico es el violador que sale de la cárcel y viola de nuevo.
Cleckley cree que ningún castigo es probable que cambie las costumbres del sociópata.
También señala que en situaciones teóricas puede ofrecer consejos sensatos para situaciones cotidianas tanto para los demás como para él. Sin embargo cuando hay que llevarlas a la acción se observan muchas evidencias de su deficiencia en su proceso para tomar decisiones.
Lee el resto de las características del sociópata descritos por Hervey Cleckley aquí...
Robert Hare, más recientemente, ha escrito sobre las características del sociópata y sobre su estilo de vida antisocial y Martha Stout ha escrito The Sociopath Next Door.


En el libro de Hervey Cleckley esboza 16 rasgos sociópata después de una extensa investigación sobre la vida de los sociópatas. Puede leer el primer grupo de rasgos sociópata aquí

9. egocentrismo patológico e incapacidad para el amor

El grado de egocentrismo puede ser sorprendente. A veces pueden ocultarlo, pero la observación cuidadosa muestra que es inmodificable y completa. Hervey Cleckley dice mejor puede expresarse diciendo que es la incapacidad de amar, y en la experiencia de Checkley con psicópatas bien marcados, esta incapacidad es absoluta.

Con cuidado, explica que los sociópatas son capaces de afición casual y reacciones que causan a otros a que les importan. Pero éstas se limitan en grado y no duran mucho tiempo en comparación con las personas normales.

La palabra "absoluto" es apropiada, dice, si estamos hablando de cualquier actitud afectiva que es lo suficientemente fuerte como para que nosotros llamamos amor, lo que quiere decir cualquier cosa que sea lo suficientemente fuerte y dura el tiempo suficiente para ejercer una influencia importante en comportamiento.

Ciertamente, sociópatas puede ser suficiente para pretender amar a una mujer o para dedicarse a sus hijos hábil Y hay un grupo de personas que parecen estar preocupados por los demás sólo en la medida en que mejora a sí mismos (por ejemplo, el padre que da dinero y atención a un niño con el fin de tomar el sol en los éxitos del niño), pero los psicópatas parecen no incluso hacer esto.

Incluso cuando dicen que aman a alguien, sus actuaciones en relación con los problemas financieros, emocionales y físicos que causan para esta persona, expone su verdadera actitud.

10. La pobreza general en las principales reacciones afectivas

Otro de los rasgos sociópata es una falta general de emociones. Cualquier descripciones verbales son más propensos a haber aprendido a continuación, proceder de una fuerza de los sentimientos.

Ellos pueden mostrar rabia, o estados de ánimo poco profundas de la autocompasión y posturas poco profundas de la indignación, pero la ira de todo corazón, la alegría profunda y desesperación genuina no están disponibles. Humor se puede fingir, pero nunca tienen.

11. pérdida específicos de la perspectiva

Por esta Hervey Cleckley significa que el psicópata no tiene capacidad de verse a sí mismo como lo ven los demás. O mejor dicho, no tiene capacidad de saber cómo se sienten los demás cuando lo ven. Una vez más, esto es algo que se puede pretender, porque ha leído sobre él. Se puede utilizar todas las palabras, y definir todas las palabras, sino que permanece ciego a lo que significan.

Se manifiesta en su creencia, por ejemplo, que no ha cometido el crimen o que el castigo no debe aplicarse a él. O le pide el informe de un psicólogo sobre sí mismo cuando él debería saber que un informe tan negativo sería perjudicial para sus planes.

12. La falta de respuesta en las relaciones interpersonales generales

Sociópatas no responden normalmente a la bondad o la confianza. No importa lo bien que se trata nunca hay ninguna respuesta coherente de apreciación. "Una buena acción merece otra" no es algo que el sociópata siente ninguna obligación más.

Sin embargo, a menudo se harán pequeñas atenciones y favores a los demás, por lo general para crear un sentido de obligación en la persona que recibe el favor, o para crear una impresión favorable en los que la presencian. Por ejemplo, el "buen vecino" que corta el césped para la viuda en la esquina, pero golpea a su esposa cuando él llega a casa.

13. comportamiento fantástico y poco atractivo con la bebida y, a veces sin

Mientras que algunos sociópatas no beben, otros overindulge frecuencia. A veces hay ", fantástico, poco atractivos, o comportamiento relativamente inexplicables impactante que surge cuando bebe".

No es vulgaridad, una grosería dominante, disputas mezquinas o bufones cuasi-maulings de esposa, amante o hijos y los cambios rápidos entre los estados de ánimo y sensibleras vanagloriosas que según él son uno de los rasgos específicos de la sociópata psicópata. Rara vez hay alegría real o convivencia o cualquier evidencia de reacción placentera. El alcohol, sin embargo, puede adormecer ningún tipo de inhibiciones y dar lugar a comportamientos extravagantes.

Es posible que necesiten poco de alcohol para este para empezar, y antes de que la bebida que saber lo que han hecho en el pasado y que beber de todos modos. Pueden hacer cosas que no tienen ningún atractivo para la gente normal y puede hacer cosas que la gente normal nunca sueño de!

Máscara de la cordura

Descargar una copia pdf gratisdel libro aquí

14. El suicidio rara vez se lleva a cabo

Pueden amenazar a controlar y manipular otros. los intentos fraudulentos de vez en cuando se hacen pero una vez más a menudo son premeditados y diseñados para controlar.

15. El sexo vida impersonal, trivial y poco integrado

Invariablemente, existen peculiaridades en la vida sexual de la sociópata. Al igual que en otras zonas, sólo se necesita el menor impulso que se involucren en el comportamiento sexual desviado. Hay poca repugnancia u otras inhibiciones para que dejen de probar cosas diferentes.

Recuerde que no pueden amar, por lo que no parecen objetivos sexuales para incluir las relaciones de personalidad importantes o cualquier gran deseo de compartir una experiencia íntima. El sexo se limita al contacto físico literal con ninguno de los aspectos emocionales que hacen que las relaciones adultas del amor tan emocionante e indescriptible.

Uno de los rasgos sociópata en el grupo de Hervey Cleckley estudiados fue que nunca parecían encontrar sensaciones nada emocionalmente significativa o personal en las relaciones, no simplemente fueron localizados y temporales.

Él cree que su promiscuidad sexual es probablemente debido a la falta de dominio de sí mismo más que a cualquier pasiones o unidades fuertes.

Es muy probable que hoy en día muchos psicópatas han dado cuenta de contacto sexual íntimo es una gran manera de controlar a otros. Una vez que una persona ha renunciado a su intimidad, se han entregado todo.

16. El incumplimiento de cualquier plan de vida

El último de sus rasgos sociópata es acerca de la incapacidad de seguir cualquier tipo de plan como forma consistente. Ellos pueden tener un montón de grandes ideas, pero tienen dificultades graves en el desempeño a través de cualquiera de ellos. A menudo, los impulsos triviales son suficientes para distraer su atención.

En el primero de los rasgos sociópata no había la impresión de que alguien con una inteligencia superior a la media y los atributos deseables humanos. Al examinar la totalidad de la vida de un psicópata, vemos que la capacidad mental brilla por su ausencia. Harvey Checkley escribe que es como un espectáculo que sugiere la locura in excelsis, a pesar de la ausencia de todos esos síntomas que nos permiten, en cierta medida, para dar cuenta de la conducta irracional en el psicótico.


Más información

Robert Hare, en su libro "sin conciencia", también escribe sobre los rasgos de psicópata y las características del estilo de vida antisocial.

Lea acerca de las pruebas sociópata y más acerca de los psicópatas aquí

-------------------------------------------------------------------------------

Las 17 Principales Diferencias entre Sociópatas y Psicópatas

A veces a la gente normal les cuesta entender las diferencias entre sociopatía y psicopatía.
Algo que es normal, porque incluso psicólogos, psiquiatras o criminólogos no concuerdan a veces qué caracteriza a uno u otro. De hecho, he leído bastantes artículos que utilizan ambos términos como si fueran lo mismo.
Voy a referirme al DSM-5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), el cual salió en 2013, aunque cada vez dudo más de su validez y fiabilidad, debido a los claros intereses de las compañías farmacéuticas.
Se trata del manual que usan psiquiatras y psicólogos para diagnosticar enfermedades y trastornos mentales. Según este manual, sociopatía y psicopatía se sitúan en los trastornos de “Personalidad Antisocial”. Estos trastornos están formados por muchos comportamientos comunes, por lo que puede ser difícil diferenciarlos. 
En primer lugar, me referiré a las estadísticas, luego te explicaré las diferencias y finalmente te pondré ejemplos de psicópatas conocidos de la vida real y de la ficción.
¿Tú conoces algún psicópata o sociopata? Puedes comentar al final del artículo. Me interesa tu opinión. ¡Gracias!
Si quieres conocer algunos de los psicópatas más famosos de la historia puedes visitar este artículo.

Estadísticas

Antes de comenzar con los rasgos compartidos y diferentes, me gustaría comentarte las estadísticas reales de estos “trastornos”.
Según la wikipedia, “un trastorno es un patrón comportamental o psicológico de significación clínica que, cualquiera que sea su causa, es una manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica.”
Puede que pienses que estos trastornos son extremadamente raros, sin embargo mira algunas estadísticas señalan que del 1-3% de los varones y 1% de las mujeres son psicópatas.
Entonces, es muy probable que nos encontremos con personas que tienen estos rasgos del comportamiento a diario. Al menos 400.000 personas en toda España son psicópatas, muchas más en países con más población como México o Argentina.
De hecho, se cree que grandes líderes políticos y empresariales son psicópatas, lo cual puedes ser peligroso cuando tienen mucho poder, ya que sus decisiones influyen a millones de personas.
¿Quién será psicópata entre las personas que conoces? 

Comportamientos compartidos

Los comportamientos y rasgos clave que comparten sociopatía y psicopatía son:
  • No sentir remordimiento o culpa.
  • Desprecio por los derechos de los demás.
  • Desprecio por las leyes y normas sociales.
  • Tendencia a comportarse violentamente.

17 Diferencias entre sociópatas y psicópatas

Características de los sociópatas

Una definición de sociópata puede ser: persona con dificultades para adaptarse a la sociedad y para establecer relaciones personales, con desprecio hacia leyes y normas sociales e inestables emocionalmente.
1.        Los sociópatas suelen ser nerviosos y se agitan de manera sencilla. 
2.        Tienen arrebatos de rabia y son algo inestables emocionalmente.
3.        Les es difícil mantener un trabajo estable y pueden vivir al margen de la sociedad.
4.        Para ellos es complicado establecer vínculos personales con los demás.
5.        Aunque puedan establecer un vínculo con alguien o un grupo, no respetan las normas sociales.
6.        Para los demás, son “raros” y si cometen crímenes serán violentos, fortuitos, impulsivos y sin planificarse.

Características de los psicópatas

Una definición de psicópata puede ser: persona con carencia de empatía, con desprecio hacia leyes y normas sociales, manipulativa y normalmente bien adaptadas socialmente.
1.        No sienten empatía por las personas, y en general, por los seres vivos.
2.        Aunque a menudo son “encantadores”, son incapaces de establecer vínculos emocionales con otras personas.
3.        Suelen ser manipulativos y se saben ganar la confianza de los demás.
4.        A pesar de que les cuesta sentir las emociones, aprenden a mostrarlas.
5.        Por tanto, parecen normales, no resultan “raros”.
6.        Normalmente llevan una vida normal, tienen buenos trabajos y están bien educados.
7.        Es difícil saber si alguien es psicópata o no porque son muy buenos manipulando y fingiendo. 
8.        Cuando cometen crímenes (solo una muy pequeña minoría de psicópatas los cometen), lo hacen planificadamente.
9.        Son calmados, meticulosos y algunos muy carismáticos. 
10.     Suelen ser líderes.
11.     Según el especialista Robert Hare: “Parecen inteligentes, pero en realidad no son especialmente brillantes. Algunos sí, claro. Y cuando son inteligentes son más peligrosos”.
En una entrevista, Robert Hare responde a la pregunta ¿se puede ser amigo de los psicópatas?
“Sí, pero no mucho. Hay personas a quienes les encantan los psicópatas. Porque son divertidos. Te van a engañar y a chupar la esencia, pero resultan atractivos, aún a costa de ese precio tan alto. Al final, cuando ya no les sirves, te dejan. Los psicópatas son esponjas emocionales y absorben todo lo que tengamos. Pero si exprimes una esponja, suelta todo lo que cogió. Ellos no. Si los aprietas, sólo saldrá polvo”.

Causas de las diferencias

Se cree que la psicopatía esta influída en mayor parte por la genética, mientras que la sociopatía sería causa del medio.
La psicopatía esta relacionada con un defecto fisiológico que resulta en una falta de desarrollo de una región cerebral encargada de controlar las emociones e impulsos.  La sociopatía puede ser causa de un trauma de la infancia, abusos físicos o emocionales. 
A la hora de cometer crímenes, sin duda los psicópatas son mucho más temibles y peligrosos, debido a cómo separan sus acciones y sus repercusiones emocionales. Es decir, a pesar de la gravedad de los crímenes, no sentirán culpa o pena. 

Desechando mitos

En mi opinión, no se tratan de trastornos de “todo o nada”. Es decir, o eres psicópata o no. Por tanto, creo que es mucho más complicado ver a psicópatas puros.
Habrá personas que tienen algunos rasgos y otros no, y algunos rasgos más acentuados que otros. También habrá otras que son 100% psicópatas.
Por otra parte, solo la minoría de psicópatas o sociópatas cometen crímenes.
Es posible que los que cometen crímenes violentos (del tipo de las películas como Hannibal) sean psicópatas, pero no todos los psicópatas cometen crímenes. 
Y en realidad, se piensa que muchos líderes empresariales y políticos son psicópatas (se calcula que el 4% de ellos lo son). Esto no quiere decir que hagan las cosas mal, aunque en caso de hacerlas podrían tener consecuencias desastrosas.
Robert Hare responde a la pregunta ¿cómo influye en la sociedad el 1% de psicópatas?:
“Ese 1% puede tener impacto sobre millones de personas. Fíjese, por ejemplo, en los grandes escándalos financieros, con pérdidas para miles de personas. Detrás hay una mente psicópata. En los grandes negocios la psicopatía no es una excepción. ¿Qué tipo de persona cree usted que es capaz de robar a miles de inversores, de arruinarles aunque después se suiciden? Dirán que lo sienten, pero nunca devolverán el dinero. Es incluso peor que lo que hacen muchos asesinos.”
 En este artículo puedes informarte de más mitos sobre la Psicología.

Psicópatas conocidos reales y ficticios

Estoy convencido de que te ayudará a entender mejor las diferencias con ejemplos de personas que posiblemente ya conozcas.
Como podrás observar, ninguno de ellos era precisamente un “cortito de mente”. Todos son inteligentes y planifican bastante bien sus crímenes.

Reales

  • Adolf Hitler: sin duda una de las personas más crueles de toda la historia. 
  • Josef Mengele: era conocido como “el ángel de la muerte”, participó en la muertes de miles de personas y en algunos de los experimentos más crueles de toda la historia.
  • Charles Manson: fue el planificador del macabro asesinato de Sharon Tate(esposa de Roman Polanski) y sus invitados en su residencia de Beverly Hills el 9 de agosto de 1969.

Ficticios

  • Hannibal Lecter: sin duda, uno de los exponentes más claros del cine de un psicópata inteligente, calmado y que comete sus crímenes de forma planificada y dejando pistas. Una escena muy buena es cuando, en la segunda parte, esta tranquilamente cenando con unos amigos en Italia, se muestra amable y carismático. Sin embargo, poco después comete varios asesinatos.
La primera película en la que aparece este personaje es “El silencio de los corderos” y la segunda se titula “Hannibal”.

-------------------------------------------------------------------------------

Cómo determinar si alguien es un sociópata

http://es.wikihow.com/determinar-si-alguien-es-un-soci%C3%B3pata
En el campo de la salud mental, a la sociopatía también se le denomina trastorno de personalidad antisocial, una condición que impide a la persona adaptarse a las normas éticas y de conducta de su comunidad.[1] Las personas sociópatas pueden ser peligrosas, presentan un comportamiento delictivo, organizan cultos peligrosos y dañan tanto a los demás como a sí mismos. Existen varios signos de que alguien puede ser un sociópata, incluyendo mostrar una falta de remordimiento, sentir desprecio por la ley y decir mentiras con frecuencia.

Parte 1

Identifica los rasgos de un sociópata

1
Considera los gestos y la personalidad de la persona. Por lo general, los sociópatas son muy agradables y carismáticos. Sus personalidades se describen como magnéticas y, como tales, llaman mucho la atención y generan muchos elogios por parte de los demás. También, ellos suelen tener una energía sexual fuerte y pueden tener fetiches sexuales o ser adictos al sexo.[2]
o        Con frecuencia, los sociópatas sienten que tienen todo el derecho sobre ciertas posiciones, personas o cosas. Ellos creen que sus creencias y opiniones son la autoridad absoluta, y menosprecian las opiniones de los demás.[3]
o        En raras ocasiones, los sociópatas son tímidos, inseguros o no encuentran palabras con las cuales expresarse. Ellos tienen problemas para reprimir respuestas emocionales como la ira, la impaciencia o la molestia, y constantemente atacan a los demás y responden a la ligera a estas emociones.[4]
2
Ten en cuenta la conducta presente y pasada de la persona. Los sociópatas muestran una conducta espontánea y audaz de forma anormal.[5] Ellos parecen actuar fuera del ámbito de las normas sociales y pueden hacer cosas extravagantes, arriesgadas y raras sin evaluar las posibles repercusiones.
o        Los sociópatas pueden ser criminales. Debido a su tendencia a menospreciar la ley y las convenciones sociales, los sociópatas pueden tener antecedentes penales. Ellos pueden ser estafadores, cleptómanos o incluso asesinos.[6]
o        Los sociópatas son mentirosos profesionales. Ellos crean historias y elaboran frases extravagantes y falsas, pero son capaces de hacer que estas mentiras suenen convincentes con su confianza y asertividad.[7]
o        Los sociópatas tienen poca tolerancia al aburrimiento. Ellos se aburren con facilidad y requieren una estimulación constante.[8]
3
Considera las relaciones de la persona con los demás. La forma en la que una persona interactúa con los demás también puede indicar que esa persona es una sociópata. Los sociópatas son muy buenos para convencer a los demás de hacer lo que ellos quieren, ya sea a través de su encanto u otros medios más agresivos. Como resultado, los amigos y los compañeros de trabajo de un sociópata pueden encontrarse haciendo lo que la persona quiere que hagan.[9]
o        Los sociópatas son incapaces de experimentar culpa o vergüenza por sus acciones. Es común para los sociópatas carecer de remordimiento cuando hacen algo que daña a los demás. Ellos pueden parecer indiferentes o racionalizar sus acciones.[10]
o        Los sociópatas son manipuladores. Ellos pueden tratar de influenciar y dominar a las personas a su alrededor y suelen buscar posiciones de liderazgo.[11]
o        Los sociópatas carecen de empatía y pueden ser incapaces de amar. Si bien algunos sociópatas tendrán a una persona o a un grupo pequeño de personas por las que parezcan preocuparse, les resulta difícil sentir emociones y es probable que no hayan tenido relaciones románticas sanas en el pasado.[12][13]
o        A los sociópatas les resulta difícil lidiar con la crítica. A menudo, ellos desean la aprobación de los demás e incluso pueden sentirse con el derecho a tenerla. [14]

Parte 2

Lidia con un sociópata

1
Habla con alguien sobre lo que estás pasando. Si tienes una relación con alguien que es abusivo contigo o tienes un compañero de trabajo que te trata con desdén, habla con alguien sobre eso. Si la relación se ha vuelto violenta o temes por tu seguridad, pide ayuda para alejarte de esa persona. No trates de lidiar solo con esa persona. Pide a un amigo o a un familiar que te ayude.
o        Si eres víctima de abuso doméstico, también puedes llamar a la “Línea Nacional de Ayuda para la Violencia Doméstica” al 1-800-799-7233, en caso te encuentres en Estados Unidos.[15]
2
Mantén una distancia prudente de la persona. Si el sociópata con el que lidias no es un familiar ni otro ser querido, abandónalo. Continuar pasando el tiempo con esa persona puede tener un impacto negativo en tu vida.
o        Deja de comunicarte con esa persona y evita las situaciones o los lugares donde puedas encontrártela, si es posible.
o        Deja que la persona sepa que necesitas algo de espacio y pídele que se abstenga de comunicarse contigo.
o        Si la persona no coopera y se niega a dejarte en paz, entonces quizás debas considerar el cambio de tu número telefónico y otra información de contacto. Si continúa acosándote, entonces considera solicitar una orden de restricción.[16]
3
Confronta a la persona con precaución. Si la persona con la que lidias es alguien que no puedes o no quieres sacar de tu vida, sé cauto sobre la forma en la que la confrontarás sobre su conducta. Antes de confrontar a un sociópata sobre su conducta, recuerda que ellos son defensivos, irritables y potencialmente violentos por naturaleza. Pide ayuda a tus amigos o familiares, y organiza una intervención para prevenir la posibilidad de una reacción hostil.
o        Evita hacer frases acusatorias o señalar cosas específicas que la persona haya hecho mal. Más bien, céntrate en lo importante y deja que la persona sepa que realmente te preocupas por su salud. Empieza por decir algo como: "Estoy preocupado por ti y te quiero ayudar".
o        Evita hablar sobre tus sentimientos o cómo la persona te ha dañado. Es probable que los sociópatas sean insensibles a estos tipos de frases.[17]

Parte 3

Comprende la sociopatía

1
Comprende que la sociopatía y la psicopatía no son lo mismo. La sociopatía y la psicopatía no se comprenden en su totalidad; sin embargo, son diferentes según ciertos investigadores y teóricos. El “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales V” (DSM-5, por sus siglas en inglés), o el manual usado por los profesionales de la salud mental, ofrece una descripción del trastorno de personalidad antisocial que comparte muchas de las mismas características de la sociopatía y la psicopatía.[18] La sociopatía y la psicopatía no son trastornos diagnosticables como el trastorno de personalidad antisocial; sin embargo, algunas investigaciones sugieren que estos dos términos son tipos específicos del trastorno de personalidad antisocial y que comparten varios rasgos. Estos rasgos compartidos incluyen los siguientes:
o        Menospreciar las leyes o las convenciones sociales
o        No reconocer los derechos de los demás
o        Ser incapaz de sentir remordimiento o culpa
o        Mostrar una tendencia hacia la conducta violenta[19]
2
Considera los principales indicadores de la sociopatía. Además de mostrar signos de trastorno de personalidad antisocial, alguien que es un sociópata podría mostrar otros rasgos. Estos rasgos se relacionan principalmente a un defecto con la conciencia de la persona, mientras que podría decirse que un psicópata carece de conciencia.[20] Los rasgos que un sociópata podría tener incluyen los siguientes:
o        Nerviosismo
o        Carácter explosivo
o        Inculto
o        Solitario
o        Incapaz de mantener un trabajo o quedarse en un solo lugar por mucho tiempo
o        Cualquier crimen que cometa será desorganizado y espontáneo, no planeado.[21]
3
Ten en cuenta que la causa de la sociopatía es desconocida. Algunas investigaciones sugieren que la sociopatía puede heredarse, mientras que otras investigaciones sugieren que puede ser el resultado de la negligencia o abuso en la infancia. Un estudio mostró que alrededor del 50 % de los sociópatas parece haber heredado el trastorno a través de su composición genética. Sin embargo, se pensaba que los factores medioambientales u otras condiciones eran la causa del 50 % restante de los sociópatas en el estudio. Como resultado de estos hallazgos discordantes, la causa exacta de la sociopatía es desconocida.[22]

Consejos

  • Ten en cuenta que ser un sociópata no hace a alguien un criminal ni una mala persona.

-------------------------------------------------------------------------------

Trastorno antisocial de la personalidad

https://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_antisocial_de_la_personalidad
El trastorno de personalidad antisocial (TPA), a veces llamado sociopatía, es una patología psiquiátrica. Las personas que la padecen pierden la noción de la importancia de las normas sociales, como son las leyes y los derechos individuales. Si bien puede ser detectada a partir de los 18 años de edad, se estima que los síntomas y características vienen desarrollándose desde la adolescencia. Antes de los 15 años debe detectarse una sintomatología similar pero no tan acentuada, se trata del trastorno disocial de la personalidad.
Las personas que padecen este trastorno sufren un mal de índole psiquiátrico, un grave cuadro de personalidad antisocial que les hace rehuir las normas preestablecidas; no saben o no pueden adaptarse a ellas. A pesar de que saben que están haciendo un mal, actúan por impulso para alcanzar lo que desean, cometiendo incluso delitos graves. Es común que se confunda este trastorno con otras patologías parecidas, como podrían ser la conducta criminal, la antisocial o la psicopatía. Pero son trastornos, aunque relacionados, de diferentes características, con otros tratamientos y consecuencias.

Definición e identificación de la conducta

De acuerdo con estudios de la conducta antisocial, se ha estipulado la dificultad de identificar este trastorno. Reconsiderando así la falta de atención por medio de agentes externos (ya sea educadores, familiares, etc.) en estas conductas se han dejado pasar por alto muchas de sus características para lograr una identificación de este trastorno en el individuo. Para poder lograr la identificación de este trastorno existen factores con los que se tendrá que trabajar. Comenzando con la comparación de la conducta normal, ya que estas conductas antisociales suelen surgir eventualmente en el desarrollo normal (incluyendo la variación de sexo), matizando los altos índices de conducta antisocial en niños y adolescentes que conllevan un desarrollo o patrón de cambio normal en su vida. Un ejemplo de este argumento está presente en los estudios que hicieron Achenbach y Edelbrock (1981) quienes observaron altos índices (desde un 20-50 por 100) de conductas antisociales específicas en niños de 4 a 16 años, tales como: destrucción y desobediencia en el hogar. Por otro lado estos indicios son relativamente variantes, ya que por su significado histórico-cultural y geográfico no pueden ser un eje de generalización, no obstante la comparecencia de estos rasgos de conductas sí es común en las etapas de desarrollo normal. La diversidad de sexo es también un factor que influye en las conductas antisociales como etapa del desarrollo (Kazdin, Alan E. & Buela-Casal, Gualberto, 1994). En conjunto, para la identificación de las conductas antisociales hay que tener presente las normas de conducta en el desarrollo normal, rechazando la certeza en que por peleas y/o distracciones se destine un cuadro clínico en ese individuo, sin antes tomar en cuenta su edad y sexo.2

Características de la conducta antisocial

Por medio del marco de evidencias de las conductas patentizadas en el individuo, se puede catalogar la magnitud en la persona. Según Kazdin & Buela-Casal en su estudio, se encuentran evidencias primordiales que sirven de guía para poder identificar algún trastorno clínico en la personalidad del individuo, una de estas es la frecuencia e intensidad de conductas. También, en las acciones antisociales hay conductas de “baja frecuencia y alta intensidad” (Kazdin, Alan E. & Buela-Casal, Gualberto, 1994), determinadas por el alto alcance del producto de tal conducta que la frecuencia de la conducta durante el desarrollo normal en el individuo (ej.: niño). Otra de las características que se observa es la repetición, la longanimidad y magnitud de la conducta en el individuo, siendo (según los estudios realizados por los autores mencionados) una guía para poder definir niveles de la conducta antisocial. Como ejemplo tenemos la conducta de aislamiento, esta conducta puede que no llame la atención a externos, pero su tiempo, es decir, su extensión junto con el comportamiento antes indicado, sí conlleva un alto valor. Por tanto, en estos estudios, las características presentes son combinadas con el proceso de determinación en índices clínicos de la conducta antisocial. Quiere decir (según estudios), que los niños que presenten todos estos manifiestos como: gravedad en la conducta, frecuencia y variantes, no son justificados como para algún tratamiento clínico, ya que por su desarrollo de identificación de la conducta está en combinación con su desarrollo normal.2

Causas

Se estima que este trastorno es causado por una variedad de factores. Muchos son de índole genético, pero también tiene mucha importancia el entorno de la persona, especialmente el de los familiares directos, en su posterior desarrollo. Los investigadores también consideran que existen factores biológicos que pueden contribuir en su progreso. La manifestación de procesos químicos anormales en el sistema nervioso y posibles daños en las partes del cerebro que atañen a la toma de decisiones pueden llegar a despertar un comportamiento impulsivo y agresivo. Otra de las causas de TPA puede ser el abuso de estupefacientes.

Síntomas y Síndrome antisocial

Si bien la sociopatía es más común entre los hombres que en las mujeres, no existen barreras de ninguna clase para padecerlo. Pero para ser diagnosticado, la persona debe tener al menos 18 años de edad, aunque por lo menos desde los 15 años ya puede presentar algunos síntomas para que el trastorno sea dictaminado con precisión.
Entre las características más comunes del TPA se encuentran la ausencia de empatía y remordimiento, también una visión de la autoestima distorsionada, una constante búsqueda de nuevas sensaciones (que pueden llegar a extremos insólitos), la deshumanización de la víctima o la falta de preocupación a las consecuencias. El egocentrismo, la megalomanía, la falta de responsabilidad, la extroversión, el exceso de hedonismo, altos niveles de impulsividad, o la motivación por experimentar sensaciones de control y poder también son muy comunes. Este tipo de trastorno no se relaciona con ataques de pánico o con esquizofrenia.3
Dentro de los síntomas comunes que pueden prevalecer en la conducta antisocial, se encuentra el síndrome de aislamiento. Este síndrome es también nombrado como huida o evitación, este síndrome es caracterizado por su peculiaridad de aislamiento, pero se manifiesta como una tendencia a evadir o evitar relaciones y/o contacto con las exigencias sociales; esta conducta consta de lo reservado y lo introvertido que puede ser un individuo dentro de la misma sociedad y quienes les rodean. Según los estudios realizados, estos individuos sufren la crítica, el rechazo, o desprecio de la sociedad, por tanto por medio de esa incomodidad utilizan un método de defensa para evitar esas dificultades, precisamente enfrentan problemas para las relaciones interpersonales. Como es descrito en estos estudios de la conducta, estos individuos enfrentan una lucha constante para salir de sí mismos y expandirse a las relaciones sociales. Esta conducta no solamente se caracteriza de una negación total a las relaciones interpersonales de los individuos, sino que por su constante lucha de salir de sí mismos, ellos realmente tienen un deseo de poder lograr dichas relaciones, estas relaciones solo se dan con personas con las que ellos sientan empatía. Esta lucha entre el deseo y el temor ocasionan en estos individuos una frustración hasta sentirse fracasados. Por tanto, esta frustración puede traer consigo el refugio en la fantasía como la introversión. Según Quintana, Guillermo (1996) utiliza a Millon como recurso a la identificación de los diferentes tipos de evitación en la conducta. Asimismo, Quintana (1996) parte con la premisa que de acuerdo a Millon hay dos clases principales de evitación, ellas son: la evitación social activa y la evitación social pasiva. La activa se define por el temor de ser rechazado y será alto el índice de evitación, esto es por la desconfianza en sí mismo, o sea un aislamiento forzado por inseguridad; la pasiva es descrita por incapacidades emocionales; por tanto, el mecanismo de defensa de estos individuos es aferrarse a un mundo de fantasías y a su propia fantasía interpersonal.4

Factores influyentes a la conducta antisocial en niños y adolescentes

Durante la etapa de desarrollo las tendencias que pueden reflejarse tienden ser de evitación o aislamiento, y no extensas. Cuando estas etapas de conductas dejan de ser parte del desarrollo, la situación se agrava cuando estas conductas afectan al manejo y funcionamiento del niño, como resultados se muestran en otros (padres, maestros, etc.) en esta situación amerita la participación de evaluaciones clínicas. Por consiguiente, se encuentran ciertas y primarios factores de los trastornos de conducta que redundarán como influyentes a la conducta social en niños y adolescentes. Tales factores principales son: el contexto familiar, las condiciones ambientales y medios tecnológicos como factores que pueden ser de influencia a un alto índice en la conducta antisocial. Comenzando con el contexto familiar en los niños, según los estudios, la conducta antisocial está relacionada con el comportamiento de los padres de este niño o joven. Este comportamiento puede estar sujeto a alguna conducta delictiva y alcoholismo del padre como también la infidelidad y/o conflictos personales entre la relación. Como segundo argumento las condiciones ambientales o contexto en el hogar de ese niño son papel de riesgo para una conducta antisocial mayor en el trastorno, esto se le incluirá las relaciones que tienen ellos con sus padres. Como último factor se tiene a los medios tecnológicos como factores de riesgos en el niño.5

Tratamiento

Las personas con trastorno de personalidad antisocial no logran admitir que están frente a un problema que debe ser tratado (egosintonía). Es por ello que es fundamental que exista un estímulo externo que les permita aceptar dicha condición. Puede venir desde la propia familia como también desde la justicia, que le ordene un tratamiento en vistas de los problemas que le puede acarrear.
Este trastorno puede agravarse, en algunos casos, especialmente cuando la persona a tratar tiene como hábito el consumo de drogas. Muchos tipos de terapia pueden colaborar a sobrellevar de mejor modo la enfermedad. La terapia grupal puede ser clave para hacer entender a la persona que puede interactuar con los demás sin necesidad de violencia o desprecio. La terapia de comportamiento cognitivo y la terapia de modificación pueden contribuir a alterar los patrones problemáticos de pensamiento que el tratado posee y a estimular los comportamientos positivos en sociedad.
Dentro de la órbita psiquiátrica, los medicamentos se usan para combatir síntomas específicos, como la agresividad y la irritabilidad. Los fármacos conocidos como “antipsicóticos” han demostrado tener éxito en el tratamiento del trastorno. Si bien se presupone que el TPA es una enfermedad crónica, algunos síntomas -especialmente el comportamiento criminal- pueden ir disminuyendo con lentitud con el paso del tiempo y un tratamiento adecuado.
-------------------------------------------------------------------------------

Psicopatía

https://es.wikipedia.org/wiki/Psicopat%C3%ADa
La psicopatía o personalidad psicopática es un trastorno antisocial de la personalidad.

Características generales del psicópata

Es importante aclarar que, a diferencia de otros trastornos y características psicológicas, no existe un comportamiento único definido en una persona a partir del cual se pueda distinguir de forma inequívoca a un psicópata de una persona normal. Pese a que en sentido legal la existencia de una referencia exacta con la que decir si una persona es psicópata o no puede ser útil o necesaria, no hay evidencia científica para decir quién es psicópata y quién no. En otras palabras, un psicópata está mejor definido como una persona que es "más o menos psicopática".1 Contrario a la cultura popular e incluso contrario a una parte importante de profesionales del sector (ver Exageración y mitificación popular), un estudio científico reveló en el año 20042 y luego respaldado por los resultados de otro estudio en el año 2006,3 que es poco acertado pensar en las personas como "psicópata o no psicópata", así como pensar que dos psicópatas tienen el mismo tipo de psicopatía o características psicopáticas, el mismo comportamiento, etc. En este artículo se utiliza el término psicópata entendiendo el término según esta definición.
Hay varios comportamientos y características que son relativamente comunes entre los psicópatas. Las personas con trastorno psicopático, o psicópatas, suelen estar caracterizadas por tener un marcado comportamiento antisocial, una empatía y remordimientos reducidos, y un carácter desinhibido.1 Este carácter psicopático puede hallarse en diferentes dimensiones de la personalidad, en diferentes combinaciones en el conjunto de la población. La definición exacta de la psicopatía ha ido variando sustancialmente a lo largo de los años y sigue siendo una materia bajo investigación. Algunas definiciones que continúan siendo usadas en la actualidad son parcialmente complementarias y a veces son contradictorias.
Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos sociales comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen conocimiento de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas.4 5 Afín a todo lo antedicho es la personalidad sádico narcisista o de narcisismo maligno. 6
El Mahatma Gandhi expresa que un cobarde es incapaz de demostrar (o dar) amor ya que el afecto, la empatía con el otro le hace sentir riesgo por "su" ego.

Exageración y mitificación popular

Debido a que se trata actualmente de una materia bajo investigación y que no se ha empezado a conocer mejor hasta que no se han realizado estudios serios (aproximadamente a partir del año 2000 en adelante), es un tipo de personalidad habitualmente mitificada y mal entendida en la sociedad. De este modo, a través de películas y prensa popular (en algunos casos incluso prensa especializada en psicología) se ha transmitido una imagen exagerada o directamente errónea.1 Por los mismos motivos, es probable encontrar profesionales de la psicología que, al no estar especializados en esta materia (y/o no estar actualizados), puedan desconocer los últimos descubrimientos en esta materia y por lo tanto tener un conocimiento erróneo sobre la psicopatía.
Un mito muy extendido es que los psicópatas no pueden o no sienten emociones. Tal como se ha explicado en la definición científica de la psicopatía, no podemos considerar a todos los psicópatas por igual. Hay psicópatas que pueden sentir perfectamente el espectro normal de emociones humanas y hay otros que no. Gracias a la nueva tecnología fMRI, se han realizado recientemente estudios que revelan que los psicópatas que tienen déficits emocionales, los tienen en todas las emociones.7 8
Cuando el público general oye el término "psicópata" inmediatamente piensa en violencia. Sin embargo, la psicopatía existe tanto en el mundo criminal como en el mundo civilizado y muchos psicópatas no tienen ninguna historia de violencia en su pasado.9 Esto no significa que no haya psicópatas con tendencia a la violencia, pero lo contrario (que todos tengan esa tendencia) es igual de falso.

Características clínicas de la psicopatía

Para Hellman y Blackman (1966) uno de los signos característicos a edades tempranas de rasgos psicopáticos y/o antisociales se podrían reducir a una tríada caracterizada por enuresis, maltrato animal y piromanía.10 Sin embargo, en los manuales del DSM-IV se ha hecho énfasis en que los rasgos antisociales pueden desvanecerse con la edad, en especial en aquellos sujetos con psicopatía.10 Con el tiempo han aparecido sistemas de clasificación más complejos basados en descripciones, estudios o test de Robert Hare o Hervey Cleckley. Independientemente de las características que cada uno de los dos anteriores mencione en sus estudios, hay un consenso general acerca de ciertas características evidentes y comunes en los psicópatas, como por ejemplo: Su falta total (o muy elevada) de empatía, culpa o remordimiento. Su tendencia a "cosificar" a las personas u otros seres vivos que le rodean, y su continua violación de los derechos y normas sociales ya sea de un individuo o la sociedad. Algunas de las características que suelen poseer las personalidades psicópatas son el victimismo y la manipulación.

Características según Cleckley

El trastorno psicopático produce una conducta anormalmente agresiva y gravemente irresponsable, que según el doctor Hervey Cleckley determinan una serie de características clínicas, descritas en su libro The Mask of Sanity: An Attempt to Clarify Some Issues About the So-Called Psychopathic Personality, que incluyen:
  • Encanto superficial e inteligencia.
  • Ausencia de delirios u otros signos de pensamiento no racional.
  • Ausencia de nerviosismo o manifestaciones psiconeuróticas.
  • Escasa fiabilidad.
  • Falsedad o falta de sinceridad.
  • Falta de remordimiento y vergüenza.
  • Conducta antisocial sin un motivo que la justifique.
  • Juicio deficiente y dificultad para aprender de la experiencia.
  • Egocentrismo patológico y carencia de empatía.
  • Pobreza generalizada en las principales relaciones afectivas.
  • Pérdida específica de intuición.
  • Insensibilidad en las relaciones interpersonales generales.
  • Conducta extravagante y desagradable bajo los efectos del alcohol y, a veces, sin él.
  • Amenazas de suicidio raramente consumadas.
  • Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.

Características según Hare

Para el doctor Robert Hare, investigador sobre psicología criminal, los criterios que definen a la personalidad psicopática pueden evaluarse mediante una lista de veinte características denominadas Psychopathy Checklist (PCL). Estas descripciones tuvieron como base el trabajo de Cleckley para definir la psicopatía a través de una serie de síntomas interpersonales, afectivos y conductuales. Los síntomas que exhiben los psicópatas son, según Hare:
  • Gran capacidad verbal y un encanto superficial.
  • Autoestima exagerada.
  • Constante necesidad de obtener estímulos y tendencia al aburrimiento.
  • Tendencia a mentir de forma patológica.
  • Comportamiento malicioso y manipulador.
  • Carencia de culpa o de cualquier tipo de remordimiento.
  • Afectividad frívola, con una respuesta emocional superficial.
  • Carencia de empatía. Crueldad e insensibilidad.
  • Estilo de vida parasitario.
  • Falta de control sobre la conducta.
  • Vida sexual promiscua.
  • Historial de problemas de conducta desde la niñez.
  • Falta de metas realistas a largo plazo.
  • Actitud impulsiva.
  • Comportamiento irresponsable.
  • Incapacidad patológica para aceptar responsabilidad sobre sus propios actos.
  • Historial de muchos matrimonios de corta duración.
  • Tendencia hacia la delincuencia juvenil.
  • Revocación de la libertad condicional.
  • Versatilidad para la acción criminal.
Robert Hare estima que el 1 % de la población es psicópata.11 Otras estimaciones incluso llegarían al 6 %.[cita requerida]
Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), su prevalencia está entre el 0.2% y el 3.3%.

Posibles causas que dan origen a las personalidades psicópatas

No existe evidencia real sobre las posibles causas del trastorno de personalidad antisocial, sin embargo, se cree que factores genéticos y ambientales, como el maltrato infantil o el abuso infantil contribuyen a su desarrollo. Las personas de padres antisociales o alcohólicos corren mayor riesgo. Las prisiones contribuyen en mucho a desarrollar esta afección en las personas.
Las personas que tienen por costumbre maltratar a los animales durante la infancia suelen estar ligadas al desarrollo de la personalidad antisocial.

Tipos de relaciones que establecen los psicópatas

A pesar de que los psicópatas no conciben al resto como personas sí establecen relaciones y vínculos, que suelen ser de tres tipos:
  • Asociativos, que se producen cuando un psicópata entra en contacto con otro para obtener un objetivo común (también se suele denominar alianza). Dado que ambos integrantes del vínculo son narcisistas y ególatras el apego sólo está justificado por el utilitarismo de tener un propósito común.
  • Tangenciales, que ocurre cuando el psicópata encuentra una víctima ocasional en un encuentro puntual, donde utiliza sus tácticas coercitivas de forma temporal.
  • Complementarios, que determinan una relación de doble vía, que habitualmente ocurre con un neurótico (el neurótico o la neurótica suele ser manipulado/a por el psicópata en una, mal denominada, "simbiosis"), en este caso la persona psicópata suele aprovecharse de la situación en los neuróticos culpógenos, neuróticos víctimas los cuales tienen un duelo casi perenne ya que no pueden substituir al objeto perdido es decir que se sienten culpables de algo con deseos (siempre inconscientes) de autodestrucción sintomatizados muchas veces en una depresión con sentimientos de culpa que es aprovechada por cualquier psicópata.12 13

Psicopatía y la seducción

La seducción es la base que permite el acto psicopático y se produce mediante una transferencia bidireccional donde la propuesta del psicópata encuentra eco en las apetencias del otro, dado que una característica fundamental de la personalidad psicopática es la habilidad para captar las necesidades del otro. Este mecanismo se articula cuando el psicópata convence al otro de que él le es infinitamente necesario para suplir necesidades irracionales que éste no puede detallar.
En la seducción el psicópata necesita que el otro esté de acuerdo, para lo cual usa la persuasión y el encanto, por lo que es bidireccional; hay un consentimiento por parte de la otra persona, a diferencia de lo que ocurre en las relaciones tangenciales donde el psicópata actúa unidireccionalmente mediante la violencia, que constituye una agresión desde una posición de poder. Aquella bidireccionalidad podría ser debida a que la mayoría de psicópatas son conscientes de las consecuencias judiciales de sus actos.

Psicopatía en la historia

El tema de la psicopatía estuvo presente en la historia desde la Antigüedad, aunque la conceptualización es más reciente, pero ya en Babilonia aparece la preocupación por las personalidades anormales, que se separan conductualmente del resto pero que no cabían en las categorías de cuerdo o loco.
Al principio, sonríe y saluda a todo el que encuentra a su paso, niega ser tirano, promete muchas cosas en público y en privado, libra de deudas y reparte tierras al pueblo y a los que le rodean y se finge benévolo y manso para con todos [...] Suscita algunas guerras para que el pueblo tenga necesidad de conductor [...] Y para que, pagando impuestos, se hagan pobres y, por verse forzados a dedicarse a sus necesidades cotidianas, conspiren menos contra él [...] Y también para que, si sospecha de algunos que tienen temple de libertad y no han de dejarle mandar, tenga un pretexto para acabar con ellos entregándoles a los enemigos [...] ¿Y no sucede que algunos de los que han ayudado a encumbrarle y cuentan con influencia se atreven a enfrentarse ya con él, ya entre sí [...] censurando las cosas que ocurren, por lo menos aquellos que son más valerosos? [...] Y así el tirano, si es que ha de gobernar, tiene que quitar de en medio a todos éstos hasta que no deje persona alguna de provecho ni entre los amigos ni entre los enemigos.
Platón, Politeia, 562a-570c.
Pinel (1745-1826) precisó en 1801 que se trataría de una forma de manía sin déficit en las facultades cognitivas, pero con un grave daño en la capacidad afectiva, lo que constituye una de las características descriptivas del psicópata.
En 1835 James Cowles Prichard definió la "locura moral", una forma de perturbación mental en que no parece haber una lesión en funcionamiento intelectual y cuya patología se manifiesta en el ámbito de los sentimientos, el temperamento o los hábitos.
Este psiquiatra inglés explica que en casos de esta naturaleza los principios morales o activos de la mente están extrañamente pervertidos o dañados, no hay un poder de autogobierno y el individuo es incapaz de conducirse con decencia y propiedad en los diferentes aspectos de la vida.
El psiquiatra polaco Andrzej M. Łobaczewski ha estudiado cómo los psicópatas influyen en el avance de la injusticia social y sobre cómo se abren paso hacia el poder, cuya culminación política es lo que ha venido a denominar patocracia. Lobaczewski es el inventor de la ponerología, el estudio interdisciplinario de las causas de períodos de injusticia social, donde el psicópata es un factor clave.
"La patocracia es una enfermedad de grandes movimientos sociales seguidos por sociedades enteras, así como naciones e imperios. Durante el transcurso de la historia de la humanidad, ha afectado a movimientos sociales, políticos y religiosos, al igual que a las ideologías que la acompañan… Y los ha convertido en caricaturas de ellos mismos… Esto ocurrió como resultado de… la participación de agentes patológicos en un proceso patodinámico similar. Esto explica por qué todas las patocracias del mundo son, o han sido, tan similares en sus propiedades esenciales."
Andrew M. Lobaczewski en su libro Ponerología Política: Una Ciencia de La Naturaleza del Mal ajustada a Propósitos Políticos

Psicopatía y psicoanálisis

Según los principales exponentes de la teoría psicoanalítica la persona psicópata lo es porque carece de superyó o, en todo caso, si poseyera un superyó, el superyó que habría internalizado en su más temprana infancia es también psicopático o directamente sociópata. El psiconálisis de cuño lacaniano parece llegar a sugerir que (si no siempre muchas veces) una personalidad psicópata es un tipo de trastorno límite de la personalidad en la cual el sujeto psicópata puede estar fuera del clivaje de La Ley aunque sus conductas actuadoras y manipuladoras pudieran ser parte de un sinthome.

Neurología y psicopatía

Actualmente se ha desarrollado un escáner que lee la zona del cerebro que contiene nuestras intenciones, antes de realizarlas, y se baraja la posibilidad de usarla en un futuro para descubrir nuevos casos de psicopatías. Este escáner o tomografía por emisión de positrones (PET en sus siglas en inglés) permite leer la actividad del cerebro ante determinados estímulos.
Los niños con rasgos psicópatas mostraron respuestas anormales dentro de la corteza prefrontal ventromedial (área de Brodmann 10) durante errores de retracción castigados, en comparación con niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad y con los niños sanos (P<.05 corregido para comparaciones múltiples). De acuerdo a nuestro conocimiento, este estudio proporciona la primera evidencia de la sensibilidad de la corteza prefrontal ventromedial anormal en niños con rasgos psicópatas y demuestra que esta disfunción no es atribuible al trastorno de déficit de atención comorbido/hiperactividad. Estos resultados sugieren que los daños en el aprendizaje de retractación en pacientes con rasgos psicopáticos de desarrollo están relacionados con el procesamiento anormal de la información de refuerzo14
Los psicópatas muestran menos actividad en áreas del cerebro relacionadas con la evaluación de las emociones vinculadas a las expresiones faciales, según señala el estudio publicado en el British Journal of Psychiatry. En particular, son menos receptivos a los rostros que expresaban temor, que las personas sanas. Según los expertos, esto puede explicar -al menos parcialmente- la conducta psicópata.15
Murphy, Michael Craig y Marco Catani, del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres, encontraron en agosto de 2009 que los psicópatas tienen conexiones defectuosas entre la parte del cerebro que lidia con las emociones y la que maneja los impulsos y la toma de decisiones.16
Según el experto Hugo Marietán,17 un psicópata no debe considerarse un enfermo, sino un ser anormal con una estructura mental diferente a la norma del resto de la sociedad, e incapaz de adaptar su conducta.
-------------------------------------------------------------------------------

Psicosis

https://es.wikipedia.org/wiki/Psicosis
La psicosis es un término genérico utilizado en psiquiatría y psicología para referirse a un estado mental descrito como una escisión o pérdida de contacto con la realidad. 1 A las personas que lo padecen se las denomina psicóticas. El término «psicótico» es a menudo confundido por el término psicópata (o su sinónimo "sociópata"), un trastorno de la personalidad sin relación alguna a la psicósis. Las personas que experimentan psicosis pueden presentar alucinaciones o delirios y pueden exhibir cambios en su personalidad y pensamiento desorganizado.1 Estos síntomas pueden ser acompañados por un comportamiento inusual o extraño, así como por dificultad para interactuar socialmente e incapacidad para llevar a cabo actividades de la vida diaria.
Una amplia variedad de elementos del sistema nervioso, tanto orgánicos como funcionales, pueden causar una reacción psicótica. Esto ha llevado a la creencia que la psicosis es como la «fiebre» de las enfermedades mentales, un indicador serio pero no específico.2 3 Sin embargo, muchas personas tienen experiencias inusuales y de distorsión de la realidad en algún momento de sus vidas, sin volverse discapacitadas o ni siquiera angustiadas por estas experiencias.
Como resultado, cierta corriente de investigadores argumentan que la psicosis no está fundamentalmente separada de una conciencia normal, sino más bien es un continuum con conciencia normal.4 1 Desde esta perspectiva, las personas que son diagnosticadas clínicamente como psicóticas pueden estar teniendo simplemente experiencias particularmente intensas o angustiantes (véase esquizotipia).

Definición

Se ha definido la psicosis como «un desorden mental grave, con o sin un daño orgánico, caracterizado por un trastorno de la personalidad, la pérdida del contacto con la realidad y causando el empeoramiento del funcionamiento social normal».5
Una correcta apreciación del término implica circunscribir la psicosis como una situación de enfermedad mental que presenta un desvío en el juicio de realidad. Este desvío es propio de la psicosis, a diferencia de la insuficiencia de juicio propia de la oligofrenia, del debilitamiento propio de las demencias, y de la suspensión del juicio propio de los estados confusionales (o delírium).
Los sujetos psicóticos suelen experimentar (o no) alucinaciones, pensamientos delirantes (ver delirio), y trastornos formales del pensamiento (cambios de las relaciones semánticas y sintácticas).1
Psicosis para el psicoanálisis
Esta corriente que también estudia los estados mentales, tal vez usando una mejor denominación como ser estructuras psíquicas o subjetivas en lugar de locura (la locura es una definición social de aquello que se aleja de la normalidad y no una clasificación nosológica, como así también la normalidad, ya que si repasamos la historia se verán distintas definiciones de normalidad en el mundo y una misma comunidad). Actualmente se utiliza el término psicosis, si bien es muy polémico su uso debido a diversos sostenes teóricos puestos en duda. Lo fundamental de estas estructuras no son las alucinaciones, pensamientos confusionales, sensaciones de persecución por otras personas reales como fantaseados, etc., (la sintomatología) sino una imposibilidad estructural del sujeto. Es decir, que los síntomas pueden estar presentes o no, y solamente se desarrollarán en aquellas personas que estructuralmente están predispuestas a ello, aunque pueden no hacerlo y vivir una vida sin presentar síntomas (si bien una lesión presentaría síntomas similares estos están dados por un factor accidental y no constitutivo de la persona). Las psicosis, para esta corriente, son una estructura entre otras (neurosis, perversión, etc.) que se puede desencadenar o no (aparición de síntomas). Las personas que sufren psíquicamente tienen dificultades para conectarse con la realidad "normal".

Etiología

Se desconoce la causa de la psicosis, aunque existen varias teorías y suelen considerarse un síndrome más que una entidad nosológica diferenciada. Se ha planteado que los fenómenos psicóticos más característicos, como las alucinaciones y los delirios, son más frecuentes en la población general que lo que se pensaba, y que, en realidad, podrían ser parte de un continuo sintomático (este último concepto no es aceptado mayoritariamente).
Hacia fines de siglo XX, con el auge del avance en genética se ha pretendido buscar una etiología biologista a las psicosis. En efecto, las investigaciones han encontrado una mayor actividad de la dopamina y de la serotonina, siendo que la mayoría de los antipsicóticos disponibles tienden a inhibir la actividad de dichos neurotransmisores.1
El psicoanálisis, en cambio, considera que las psicosis se deben a factores exógenos al afectado, factores estructurales.1 Lacan explica la génesis de la psicosis (tras estudiar muchos casos) en un proceso llamado forclusión. 1
La terapia cognitiva, por su parte, concibe a los trastornos psicóticos desde un modelo bio- psico- social de vulnerabilidad- estrés- habilidades de afrontamiento. Se plantea que las tres variables funcionan como factores interactivos, que inciden en el origen, la gravedad y el curso. 1
¿Cuál de las teorías sería la correcta? Estadísticamente parecen existir psicosis "congénitas", pero a día de hoy dista de estar verificado; en cambio situaciones de distrés (estrés negativo), irritación y mortificación, decepciones sentimentales, pueden ocasionar psicosis.[cita requerida]

Clasificación

Existen históricamente muchas clasificaciones, algunas de las cuales se establecían en función de ser cuadros delirante-alucinatorios (por ejemplo, las esquizofrenias) o no alucinatorios (por ejemplo la paranoia), en psicosis delirantes verosímiles o inverosímiles, bien o mal sistematizadas, en relación a su irrupción como proceso o desarrollo, etc.
En la actualidad, mundialmente se acepta como sistema de clasificación nosológica al DSM-IV, y como descripción clínico-psiquiátrica sigue teniendo peso la escuela alemana de Bleuler, Kraepelin y Kleist, y en cuanto a la descripción de delirios, la reseñada por la escuela francesa (con Gaetán de Clerembault como mayor exponente).
Por lo general el sujeto carece de introspección acerca de la naturaleza extraña o extravagante que puede adoptar su conducta o sus pensamientos, los que terminan por provocar una grave disfunción social.
El DSM (Manual estadístico y diagnóstico de los trastornos mentales, de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense) reconoce varios tipos de psicosis:

Cuadro clínico

Los síntomas que orientan hacia la presencia de un trastorno de tipo psicótico:
  • Cambios bruscos y profundos de la conducta.
  • Replegarse sobre sí mismo, sin hablar con nadie.
  • Creer sin motivos que la gente le observa, habla de él o trama algo contra él.
  • Hablar a solas (soliloquio) creyendo tener un interlocutor, oír voces, tener visiones (alucinaciones visuales, auditivas) sin que existan estímulos.
  • Tener períodos de confusión mental o pérdida de la memoria.
  • Experimentar sentimientos de culpabilidad, fracaso, depresión.
  • Dificultad para expresar emociones y sentimientos o incluso falta de los mismos.
Advertencia: Algunos de estos síntomas también pueden experimentarse en condiciones no psicóticas: abuso de sustancias, trastornos de personalidad, eventos estresantes (distresantes), lo que Jaspers ha denominado «situaciones límite», momentos graves de neurosis (por ejemplo ciertas neurosis del tipo histeria), momentos de conversión. De modo que los síntomas mencionados no constituyen ninguna evidencia concluyente. Por lo tanto, siempre debe hacerse un examen físico y descartar la posibilidad de intoxicación por sustancias antes de concluir un diagnóstico de psicosis.

Tratamiento

En el tratamiento de la psicosis se suelen utilizar medicamentos antipsicóticos, además de diversos apoyos psicosociales y el tratamiento de la enfermedad de base.

Psicosis y locura

En español la palabra «locura» se utiliza coloquialmente como un término peyorativo, y no se usa como diagnóstico médico en la actualidad. Vulgarmente se adjetiva como "loco" a personas que sufren trastornos mentales, como por ejemplo psicosis,6 pero también se utiliza para las neurosis graves y los pacientes borderline.
-------------------------------------------------------------------------------



No hay comentarios.:

Publicar un comentario