31 octubre 2016

ESPÍRITU DE FALSO SEÑORÍO-baal



ESPÍRITU DE FALSO SEÑORÍO-baal


 Es un maldito espíritu inmundo como todos.

 Lo que este cerdo hace es ponerse celoso cuando elegimos a Dios y ahí se vuelve insidioso, maldito, despiadado.

 Hierve furioso y quiere escupir su veneno, el veneno de su orgullo humillado, frustrado, despreciado, ignorado, pospuesto y olvidado.

 Nos ataca constantemente haciéndonos padecer y vomitando su odio-furia-maldad criticando a Dios en lo que quiere y hace.

 Nos tienta constantemente con el odio a Dios y la rebeldía.

 Es una prostituta histeria insoportable que critica cuando Dios hace y a la vez nos escupe su veneno y nos maltrata tentándoos para que nos rebelemos, lo odiemos, rechacemos y prescindimos de Él.

 Es un cerdo ególatra narcisista infernal celoso de sí, preocupado por si que sabe que es nada, puede nada y tiene nada, se odia a sí mismo, se desprecia y aborrece porque se conoce.

 Del abismo de su autodestrucción se alza furioso queriendo ver-creer que todos son despreciables, inferiores, menos que él.

 Ahí es donde nos tienta para que solo veamos defectos en Dios y en todos mientras que añade a esos pensamientos sentimientos de odio, desprecio, maldad, furia, cosas que también brotan naturalmente ante los tormentos constantes que generosamente nos prodiga.


 No soporta ver que otros se destacan, llaman la atención o son elegidos, celoso por sí mismo y preocupado, con furia se laza queriendo humillar, despreciar, aplastar, y a la vez, hacer que otros desprecien, humillen, ignoren, etc., a Dios y a todos.

 Peor todavía es su furia cuando comprueba que Dios prefiere a otros. De la misma manera nos tienta con este sentimiento suyo cuando vemos que Dios permite a los cerdos en el mundo hacer impunemente lo que se les antoja mientras que a nosotros nos toca padecer como condenados.


 Nuestro yo-ego no se comporta de manera diferente, se siente humillado, pospuesto, olvidado, relegado, por ello es que se alza furioso demandando adoración y exigiendo que odiemos a Dios, lo despreciemos, traicionemos, etc.

 Es como el maldito espíritu inmundo infernal, nos maltrata cuando elegimos a Dios, cuando lo seguimos y obedecemos.


 Peor es le tormento, la queja y los castigos cuando ve que Dios permite a los cerdos hacer en el mundo lo que quieren mientras que a nosotros no nos toca mas que padecer como condenaos y pasar todo el día y todos los días por aquello que es lo peor de lo peor para cada uno, lo que Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.


 Entonces, como sucede siempre, el espíritu inmundo desde afuera y el yo-ego-traidor desde adentro se reúnen, conjuran, para imponernos que reneguemos de Dios por seducción o fuerza, o en su defecto, nos castigan a mas no poder.

 Dios lo provoca, permite que salte, se rebele, manifieste, deja que vea que Él permite que cada uno siga su camino. Lo hace apropósito roque de lo contrario permanecería oculto, agazapado y manejando todo desde las sombras.

 Al enloquecer, descontrolarse, saltar, se esta rebelando y ahí comprendemos lo que es y vale y la necesidad de corregirnos y liberarnos, de purificarnos y santificarnos.


 El modo de combatirlo es el mismo de siempre, renuncia a sí mismo, soportar el infierno en la tierra dando gracias a Dios porque así podemos purificarnos y seguir adelante.




 El falso señorío es hacerse adorar, servir, obedecer, aceptar. El verdadero señorío surge naturalmente cuando el alma obedece, adora, sirve y acepta al Señor.

 Cuando el alma obedece, sirve, acepta y sigue al Señor, Él Vive-Permanece en ella comunicándole su autoridad-poder-señorío, y de ahí procede el verdadero señorío, es El Señor, Jesús, El Hijo de Dios Vivo que impone su autoridad por su presencia.

 El falso señorío es ponerse encima de otros por fuerza, es obligarlos a aceptar, servir, obedecer, adorar. El falso señorío es propio de los demonios y los suyos porque son esclavos de su propia inmundicia, corrupción, mentira. El que no reina sobre sí siempre quiere reinar sobre otros.

 El alma fiel no es esclava de su ego-orgullo, reina sobre sí porque deja reinar al Señor y Él Es Su Rey y ahí le comparte su autoridad.

Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:



No hay comentarios.:

Publicar un comentario