29 octubre 2016

ESPÍRITU DE FALSA HUMILDAD



ESPÍRITU DE FALSA HUMILDAD


 Lo último de lo que debemos prevenirnos en estos tiempos de hipocresía infernal, de reinado de la mentira, de imperio de satanás y la muerte eterna, es la falsa humildad.

 La falsa humildad es orgullo enmascarado, es el ángel de las tinieblas transfigurado en ángel de luz.

 Es como un cerdo mezclado con babosa, un ególatra narcisista infernal desesperado por ser adorado que dice constantemente ‘te daré cualquier cosa si me adoras’.

 Las almas falsas humildes fingen amor, ternura, aceptación, etc., pero son abismos infernales de egolatría narcisista abominable.

 No aman ni les interesa, solo es su máscara-apariencia-fachada, el ocultamiento de su abominable putrefacción.

 Son miedosas, débiles, pusilánimes, temen por sí, temen el desprecio y con tal de ser amadas y no despreciadas hacen cualquier cosa.

 Son vanidosas, no les importa nada mas que sí mismas, no son capaces de apartar el pensamiento de sí, se encuentran encerradas, enredadas, perdidas en su miseria abominable, repugnante, detestable.

 Se hunden-pierden-naufragan-ahogan en su debilidad, en su ser pusilánime, en su inconsistencia. Son así porque no aman ni les interesa, se forma un círculo vicioso, ahí engendran su debilidad porque la fortaleza es el Amor.

 Tienen miedo, piensan en sí, se eligen a sí y terminan hundiéndose en su nada inconsistente volviéndose ególatras narcisistas infernales.

 Se justifican para no amar y solo buscan aceptación, reconocimiento, adoración para esa mentira. Se suicidan espiritualmente al elegirse, adorarse, al amarse vanidosa y miserablemente, al considerar que es justo olvidar a Dios, desecharlo despreciarlo.

 Fingen ser pobres, desvalidas, desgraciadas, andan dando lástima, pena, poniendo de manifiesto su enfermiza e infernal autocompasión. Este comportamiento miserable, rastrero, propio de gusanos infernales, lo pretenden hacer pasar o ver como humildad.

 Esa es la falsa humildad, una humildad que el mundo celebra avala y ve, una falsificación satánica una mentira que justifica, adora y defiende toda mentira, abominación, hipocresía.

 La verdadera humildad es aborrecida por el mundo.

 Esto es así porque la verdadera humildad consiste en aceptar a Dios, seguir al Señor, obedecerlo, sacrificarse a sí mismo, negarse a sí, despreciar la vida en este mundo abominable de tinieblas infernales, mentira e hipocresía.

 La verdadera humildad no se hace por sí mismo sino que deja ser-hacer a Dios y es fruto de que Dios Sea y Haga en la vida-casa-corazón.

 En definitiva, la verdadera humildad es obediencia, la falsa es rebeldía-orgullo-amor propio-vanidad-deseo de aceptación que se olvida de Dios, que no lo acepta, que no lo deja ser y hacer, que no lo deja ser Dios por mas que hable sobre Él todo el tiempo.

 La manera de combatir este espíritu inmundo es la misma de siempre, renunciar a si, al obrar por cuenta propia, a la voluntad propia buscando la voluntad de Dios y obedeciéndolo-siguiéndolo.


SOBRE LA VERDADERA HUMILDAD:

PACIENCIA Y HUMILDAD:

AL FINAL EL ORGULLO SIMULA SER HUMILDAD:



Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:

GRUPOS DE REFLEXIÓN ESPIRITUAL, Una nueva forma de librar el combate espiritual:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario