24 agosto 2016

ESPÍRITU DE INANICIÓN



ESPÍRITU DE INANICIÓN


 Así como los cuerpos mueren por falta de alimento consumiéndose  así mismos, autodestruyéndose, las almas mueren por falta de alimento espiritual, perecen consumiéndose, se autodestruyen.

 Que mueran no significa que dejen de existir. Sufren una transformación y una transubstanciación, pasan a existir de otra manera.

 Se trata de una manera sufriente, infernal, condenada, como demonios, existen pero no son, carecen totalmente de vida.

 Dios Es la Vida, al no permanecer unidas a Dios, fenecen, mueren, se pudren y deforman en vida, retransforman y transubstancian, se convierten en muertas deformes a imagen y semejanza de demonios.

 Niegan esta realidad dedicándose a una vida terrenal, mundana, material, corporal.

 No ven ni quieren ver la realidad, enmascaran la Verdad, la ocultan, disimulan, niegan.

 De esta manera la agravan y así es como se autodestruyen ahora y para siempre, se confinan a la muerte, al infierno, a la ausencia de Dios.

 Dios Es la Vida, las almas deben permanecer unidas a Él para tener vida, por sí mismas no tienen vida, solo existen y se consumen agotando la miserable existencia inicial que han recibido, usando el tiempo en autodestruirse, arruinarse, encaminarse a la perdición eterna.

 Este espíritu produce parálisis, inercia, inacción, postración, mutismo, inmutabilidad, inoperancia.

 Esto ocurre aun cuando las personas se mueven, obran y actúan en el mundo, pues se trata de una postración o parálisis espiritual, el alma se encuentra inmóvil, impávida, inútil, inerte, indolente, indiferente, muerta en vida.

 Esa parálisis-postración puede ser total o parcial, puede ser en una parte de la persona o puede ser en algún aspecto de su vida.

 Se purga-vence este espíritu soportando con paciencia y resignación las situaciones que nos mutilan, limitan y hacen padecer sin remedio, salida o solución, aceptando lo que Dios ha permitido y que nos provoca gran dolor y sufrimiento, que no haya rebeldía, solo una aceptación silenciosa y confiada.

 Es horrible, es como una posesión consciente, pero como todo, se pasa con perseverancia, oración, aceptación de la Cruz.


Espíritus combatidos últimamente y dirección donde fueron publicados:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario