24 agosto 2016

AL FINAL TODO SALE A LA LUZ



AL FINAL TODO SALE A LA LUZ


 Todo lo que ha sido sembrado en las almas brota, sale a la luz, es parido.

 Las almas reciben como tierra fértil, absorben como esponjas, luego gestan y al final paren, dan a luz, vomitan, etc., aquello que han recibido.

 Las almas que han sido humilladas, odiadas, despreciadas, perseguidas, maltratadas, es lógico que caigan como dominó extendiendo el mismo odio que en ellas fue sembrado, lo adquieren, multiplican y vomitan a la vez.

 La presión recibida-padecida las transforma en lo mismo, las aniquila, destruye y transforma.

 Germina, brota y terminan pariendo el mismo odio que han recibido.

 Es algo incontenible, irrefrenable, humanamente imposible de detener.

 Solo un cambio interior, espiritual, puede evitar este camino de destrucción que incendia, corrompe, destruye y aniquila a las almas.

 El alma que se vence a sí misma, que acepta y perdona, olvida y libera, evita que siga corriendo el odio y continúe incendiando a otras almas.

 Es humanamente imposible, solo con oración, esfuerzo, sacrificio y perseverancia.

 La presión genera resistencia y produce un efecto repetitivo, por ello es un esfuerzo y sacrificio no hacer lo que se ha padecido, transformar el odio destructivo en vida y amor constructivo, creador.

 No significa que el que ha ofendido merezca el perdón. No y nunca merece el perdón, el perdón es absolutamente injusto, y es mas allá de lo debido y justo, por ello es per-don.

 El alma que perdona se libera de la tentación del odio, y esto es aunque el alma ofensora no acepte el perdón y aun cuado odie mas todavía al verse humillada por el amor.

 Considerar que la venganza de Dios es perdonar, es el amor, y es también resucitar a las almas muertas, liberarlas, fortalecerlas, ponerlas de pie, levantarlas.

 Esto no significa que le ofensor no reciba el debido castigo a su debido tiempo, y tampoco significa que salga impune por un errado concepto de misericordia, así como tampoco significa que no deba reparar el daño realizado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario