16 julio 2016

MENSAJE DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL (16 Jul 16), y explicación



MENSAJE DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL (16 Jul 16), y explicación


“Colaborad en las obras interiores que Dios desea hacer en vuestra vida”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


 Hoy en día las religiones se dedican al mundo y a las cosas mundanas, cuando no infernales. Prefieren lo material y terreno, prefieren el infierno y claramente eligen lo repugnante, abominable, perverso y despreciable.

 Un ejemplo claro y evidente de cómo se ha abandonado la oración es lo que ha quedado desenmascarado en nuestro país, el hecho de que un lugar de retiro, un supuesto convento atendido por supuestas monjas donde vivió su retiro un obispo, en realidad era una pantalla, máscara y lugar de prestamistas usureros y lavadores de dinero.

 Otro ejemplo claro es la religión que profesa el supuesto papa asquerosamente tercermundista, religión mundial dedicada a la naturaleza, su adoración, cuidado y servicio, lo material y terrenal, aparentemente a los pobres, sin tierras, etc., todas cosas subversivas y tercermundistas que encubren y disimulan la mayor organización criminal que hay en el mundo y al servicio de satanás, por supuesto.

 Es imposible encontrar a Dios en estas religiones dedicadas a otra cosa.

 A Dios debemos buscarlo donde esta y no esta en las religiones que se han consagrado-dedicado-entregado a otra cosa.

 Hay que arrodillarse, postrarse, volver a la oración, empezar a buscarlo en espíritu y verdad, abrirse a Él, pedirle entender, ver, comprender su Voluntad y colaborar con lo que Él hace y quiere hacer en nuestra vida.

 Debemos colaborar con la purificación, reordenamiento, reencause que hace en nuestra casa-vida-corazón.

 La caridad bien entendida comienza con Dios, y esto significa que debemos obedecerlo, aceptar su Voluntad, dejarnos guiar por Él, conducir, permitirle que reordene nuestra vida, colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

 Debemos dejar de resistirnos y de oponernos a lo que Él hace y quiere hacer, debemos dejar de atarle las manos, dejar de querer dominarlo y controlarlo, hay que escucharlo, porque solo así podemos seguirlo-obedecerlo.

 Es inútil hablar sobre Dios y hacer cualquier cosa para luego aparentar que se lo sirve, ama, sigue, para que sea realidad lo que decimos, primero tenemos que escucharlo, discernir su Voluntad y obedecerlo, colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario