17 julio 2016

MENSAJE DE JESÚS, EL SEÑOR (17 Jul 16), y explicación

MENSAJE DE JESÚS, EL SEÑOR (17 Jul 16), y explicación


“Mi Paso estará listo pronto, quiero que os consagréis enteramente a mí”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


 Considerar que cada uno se halla consagrado-entregado a sí mismo, hundido en el abismo de su ego practicando satanismo, esa abominable egolatría narcisista infernal.

Cada cual se preocupa por sí mismo y se dedica a adorarse y a hacerse adorar, satisfacerse y hacerse conformar en sus vicios, caprichos, ambiciones, deseos, etc.

 Esto sucede aun en quienes dicen-fingen-creen amar a Dios, porque no lo obedecen, siguen haciendo lo que se les viene en ganas satisfaciendo su ego y construyendo una falsa imagen de sí, puras apariencias, una máscara, una piedad que el mundo aprecia y que es totalmente inútil porque no es amor-obediencia-entrega a Dios.


El Paso del Señor es Libertador-Purificador-Santificador.

 Viene a liberar a las almas del abismo de infernal egolatría narcisista, a salvarlas verdaderamente.

 Una vez que las almas vuelvan a Él por medio de una entrega-consagración purificadora, serán liberadas de lo que exteriormente las oprime, esclaviza y somete haciéndolas padecer.

 Siempre primero es el oren interior, espiritual, la relación con Dios.

 La relación con Dios debe ser personal, real, solo en el trato directo con Él es que se forma la verdadera confianza y es donde se realiza la verdadera entrega.

 Considerar que amor es entrega, o mas bien, el amor se manifiesta en la entrega, en la puesta a disposición de quien se ama.

 Ahí es donde se entiende la consagración. Consagración es entregarse, ponerse a disposición de Dios, en definitiva, consagrarse a Dios es ponerse a su disposición, amarlo verdaderamente.

 Esta consagración-entrega-amor es gradual, constante, diaria, hasta que se consuma y vuelve perfecta para perpetuarse y llegar a ser eterna.

 Se hace en lo cotidiano, gradualmente, de a poco todo es consagrado, entregado, puesto a disposición de Dios.

 Lógicamente que se hace bajo su guía y supervisión, se le va entregando todo aspecto de la vida, toda voluntad, todo, absolutamente todo hasta que no quede nada, y cuando no queda nada, estamos listos para entregarnos completamente a nosotros mismos.

 Ahí se consuma la entrega-amor-consagración, cuando la persona se encuentra desprendida de sí misma y a total disposición de Dios, de su Voluntad.

 Finalmente se le consagra-entrega-pone a su disposición lo que en el alma ha surgido, se ha gestado o formado al amar-entregarse a Dios, ese espíritu de hijo de Dios que surgió en el amor mutuo.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario