18 julio 2016

ILUMINACIÓN DE CONSCIENCIAS, TOMAR CONSCIENCIA DE LA NECESIDAD REAL DE DIOS



ILUMINACIÓN DE CONSCIENCIAS, TOMAR CONSCIENCIA DE LA NECESIDAD REAL DE DIOS


 Aunque obtengamos lo que queremos, no lo llegaremos a disfrutar o aprovechar, no nos provocará satisfacción aluna.

 Esto se debe al estado real del alma que se encuentra totalmente vacía, desolada y sin Dios.

 Nos desesperamos por obtener lo que deseamos y no miramos que el infierno que sentimos-padecemos se debe al vacío interior, a la ausencia de Dios que tenemos en nuestra casa-vida-corazón.

 No nos va a producir satisfacción alguna conseguir, obtener o lograr lo que queremos, porque la insatisfacción y el malestar surgen del vacío-ausencia de Dios que tenemos en el alma.

 Cuando nos desesperamos por obtener lo que queremos provocamos aun mas vacío y desolación, mas ausencia de Dios porque mas nos olvidamos y apartamos de Él, mas nos hundimos en el propio abismo sumergiéndonos en tinieblas y exponiéndonos a los enemigos que nos atormentan.

 Las almas vagan sin rumbo sobre la faz de la tierra, desorientadas, olvidadas de Dios y en estado de habitual rebeldía contra su Voluntad mientras que se dedican a satisfacer su ego como esclavas suponiendo que así obtendrán saciedad o conformidad alguna, o siquiera alivio a sus tormentos.

 Cuando consiguen-obtienen-hacen lo que quieren, quedan ligadas, atadas, fundidas, adheridas, etc., a los demonios, son selladas con el espíritu infernal de orgullo-tinieblas. Creen que obtienen lo que quieren pero solo se han provocado un gran vacío, un abominable abismo.

 Considerar como ejemplo las personas que comen hasta reventar tratando de encontrar satisfacción, no llegan nunca a saciarse-conformarse y cuanto mas comen, mas vacías se sienten, mas necesidad de seguir comiendo.

 Lo mismos sucede con todo vicio, y especialmente con el orgullo y la abominable egolatría narcisista infernal, cuanto mas se satisfacen en su ego, mas vacías quedan, mas delirantes de orgullo, mas perdidas en tinieblas y con mas necesidad de lograr adoración, atención, etc., y solo para acabar reventando como cerdos sin saciarse jamás.

 La sensación de vacío-desolación sigue estando y aumentando cuando se van conformando, las personas creen que se liberan o alivian satisfaciéndose, pero así solo aumentan el vacío, la desolación, la necesidad de saciarse. Así es como se autodestruyen.

 La sensación de vacío-desolación es la manera en la que Dios nos llama. Nos permite tomar consciencia del estado real de nuestra alma, la necesidad que de Dios tenemos, ese infierno o estado infernal al que nos hemos reducido.

 Ahí nos permite ver que necesitamos de Él y que debemos buscarlo.

 Ahí esta diciéndonos que Él Es Dios, nos revela la Verdad, nos deja ver o tomar consciencia de la realidad.

 Es el momento de postrarse o arrodillarse y volver a Dios, de comenzar a orar como no lo hicimos hasta ahora para reordenar la vida, purificar el alma y generar un espíritu de hijos de Dios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario