26 julio 2016

ESPÍRITU MORDAZ



ESPÍRITU MORDAZ


 Es un espíritu ininteligente, agudo, con ciencia, pero igualmente perdido, sumido en tinieblas que padece la fatalidad de saber que esta perdido sin remedio.

 Se echa encima de las almas volviéndolas similares, ácidas, resentidas, odiosas, perversas, cínicas al hacerles ver que tienen una vida miserable, desgraciada y sufriente sin remedio.

 Es horrible comprobar que no podemos hacer nada, genera rabia, impotencia, bronca, un asqueroso deseo de venganza, pero si no se puede hacer otra cosa mas que perder y padecer, el alma se derrumba volviéndose furiosa, despechada, resentida y otras se convierten en depresivas y otras en histéricas insoportables.

 Es espíritu es irónico, capcioso, malintencionado, perverso, cínico, un resentido maldito que sabe que puede nada y eso lo envenena, le hace sufrir mas.

 Es horrendo padecer y mas viendo-sabiendo que se puede hacer nada, solo padecer. Se envenena el alma viendo que no se puede hacer nada, eso genera mas bronca, rabia, furia, maldad, deseo de venganza.

 El resentimiento se expresa en palabras ácidas, odiosas, sínicas. Expresa su frustración, reencanto con su veneno mordaz, astuto, perverso y resentido.

 Es una venganza constante que este maldito espíritu expresa por medio de las personas que lo reciben y quieren sentir y pensar como él.

 La venganza constante consiste en decir, exponer y demostrar que padece injustamente y que su sufrimiento es por culpa de otros.

 La verdad es en parte así, sin dudas padecemos por la acción y/u omisión de otros, pero también padecemos al admitir espíritus impuros en nuestra vida-casa-corazón, al no rechazarlos, no vencerlos, no derrotarlos y o expulsarlos, al hacernos cómplices como si eso sirviera de algo.

 La verdad es que no sirve de nada, no conseguimos nada, solo volvernos mas desgraciados, mas sufrientes, mas miserables, ¿De qué sirve expresar mordazmente el dolor que sufrimos?, ¿De qué sirve saber que es por culpa de otros?, tenemos que solucionar el problema que es la ausencia de Dios, buscar la comunión con El.

 Comprender que la comunión con Dios debe lograrse en ese lugar y momento en el que es imposible, injusto, lo peor, o sea, cuando dudamos de Él, no queremos y mas deseamos renegar, obrar despechadamente, quejarnos, escandalizarnos porque no nos ayuda como queremos.

 Debemos rendirnos, aceptar su Voluntad, soportar lo que nos toca, dejar de renegar.

 Ahí esta la cuestión, si los demonios ven que somos renegaos, nos gusta escupir veneno y rebelarnos como resentidos en contra de lo que nos toca, aprovechan para castigarnos mas porque así pueden entrar en nuestra vida, devorarnos-consumirnos y manipularnos-usarnos-instrumentalizarnos.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario