14 julio 2016

ESPÍRITU EXCLUSIVIDAD-SOLEDAD



ESPÍRITU EXCLUSIVIDAD-SOLEDAD


 Este espíritu impuro es celoso, posesivo, absorbente, es un abismo en sí mismo.

 Envuelve a las almas, las nimba, rodea de oscuridad, les hace sentir su vacío porque las consume-devora en vida volviéndolas semejantes a él, o sea, celoso, posesivo, absorbente, un abismo de egolatría.

 Se diferencia del espíritu celoso en sí porque el celoso quiere el amor de otros mientras que este exclusivo y de soledad solo quiere el amor propio, es narcisista.

 Se considera autosuficiente, perfecto y superior, es engreído, engrupido, insoportable, petulante, asqueroso, repugnantemente soberbio y arrogante.

 Cuando las personas temen a su entorno y desean creer que son adorables, se vuelven indigentes, frías, duras y se fingen autosuficientes.

 Temiendo ser despreciadas creen que superan tal temor demostrando que no necesitan de nada ni de nadie.

 La cuestión es que van construyendo un abismo infernal de egolatría, pronto terminan rodeadas de un cerco negro que es como un disco de vinilo en derredor.

 Viven por y para sí, con total exclusividad dedicadas a su ego, empeñadas en satisfacerse, conformarse, saciarse.

 Considerar siempre lo mismo, cuando desarrollan una conducta o comportamiento similar a un espíritu impuro, éste se les echa encima potenciándolo, aumentándolo y haciendo lo posible para extender su dominio, poder, aumentar su presencia fundiéndose con el alma.

 No ven las personas como malo estar dedicadas a sí, lo consideran bueno, justo, necesario y conveniente, dicen que no se puede hacer otra cosa, que es imposible confiar en alguien o esperar algo bueno del entorno maldito que las rodea, y tienen razón, pero nada impide que hagan el bien a alguien y eso no les interesa y es por eso que son desamoradas ególatras.

 Esa misma dedicación con exclusividad a sí mismas les impide a las almas prestarle atención a Dios simplemente porque ocupan su lugar, se consideran a sí diosas y reinas, creen que se bastan a sí mismas y no lo necesitan simplemente porque es muy difícil confiar en Dios en verdad, y mas aun en estos tiempos en los que los demonios reinan en el mundo.

 La manera de purgar este espíritu impuro y de sacar al que se viene encima a potenciar y aumentar tales vicios, es aceptando a Dios, aceptando su voluntad y pasando especialmente por eso abominable, repugnante y sumamente doloroso, lo que es lo peor de lo peor para cada uno, lo que G. Orwell llama “Habitación 1-0-1” en su novela distópica “1984”.

 Solo sufriendo lo peor de lo peor una y ora vez sin cesar, noche y día conservando la fe, obedeciendo a Dios, aceptando lo que Él ha permitido, se puede purga ese espíritu impuro.

 También se debe orar e interceder por otras personas ofreciendo los propios tormentos por su conversión, salvación, liberación y encaminamiento generando caridad de esta manera.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario