15 julio 2016

ESPÍRITU DESVERGONZADO



ESPÍRITU DESVERGONZADO


 Es desfachatado, irrespetuoso, insolente, atrevido, arrogante, pendenciero y desafiante.

 Se cree grande, importante, superior y quiere construir su fantasía viendo a todos como inferiores, por ello los acusa, desprecia, critica.

 Quieren ver a todos como inferiores porque así considera que es superior.

 En el fondo se sabe mínimo, despreciable, barato, insignificante, aborrecible, repugnante.

 Lo mismo que sabe de sí es lo que ve y quiere ver en otros, así como lo que desea hacer er y por ello los acusa, critica, etc.

 No quiere respetar ni aceptar a nadie ni nada, solo quiere escupir veneno, despreciar, humillar, rebajar, ningunear, menospreciar.

 Disfruta avergonzando a otros, humillándolos, haciendo que sientan miedo y culpa.

 Se muestra grosero, irrespetuoso, provocador, desafiante, insidioso y perverso.

 La verdad es que le importa nada de nada ni de nadie y se esfuerza en demostrarlo, ponerlo de manifiesto.

 Es un ególatra repugnante desamorado que se siente orgulloso de su ser despreciable.

 Es como un adolescente que desafía y provoca sabiendo que será condenado porque tiende trampas, si es condenado se dice habilitado para odiar, acusar y escupir su veneno y resentimiento.

 Quiere creer en su ego que todo le es debido, que todos deben satisfacerlo-conformarlo, quiere creer que no debe nada y a la vez que todo se le debe a él.

 Quiere creerse una especie de dios en la tierra y aun mas que Dios mismo.

 Comprender que la almas ególatras, miedos, resentidas y desamoradas de estos tiempos se dejan influenciar y gestan un espíritu similar alegrándose en destruir, corromper, estropear y arruinar el mundo en el que tienen, o en el que deberían tener los pies.

 Comprender que son como adolescentes que no quieren límites y que e alegran demostrando que no los aceptan, que los transgreden, rompen, de ahí que siempre desafíen, provoquen y lo hagan insidiosa y despiadadamente, desfachatada y exageradamente.

 Como ególatras narcisistas que son, les interesa desesperadamente la adoración, la atención, el reconocimiento, aunque dicen y fingen que no porque no soportarían ver que o lo logran, se dicen a sí mismos que no, que están mas allá de eso, pero todo lo hacen por reconocimiento, adoración, atención.

 Como sucede con otros espíritus impuros, es difícil que las almas los combatan y rechacen porque quienes los engendran y cultivan se sienten a gusto con ellos, creen que son buenos, necesarios, justos, o peor, no les interesa que sean malos y hasta les agrada la idea de que sí lo sean.

 También es difícil de combatir cuando las personas no notan que tienen algo de este espíritu impuro.

 Lo conveniente es lo mismo de siempre, renunciar a sí mismo, deponer la propia voluntad, buscar la Voluntad de Dios, aceptarla y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en la propia vida-casa-corazón.

 No hay que hacer vida propia, Dios debe tener libertad de hacer su vida en nuestra vida porque la supuesta vida propia en esencia es olvido y negación de Dios, rebeldía y egolatría, narcisismo infernal, orgullo y desamor, un camino de autodestrucción infernal.

 La supuesta vida propia es vida del enemigo en nosotros, y es también, la muerte que vamos adquiriendo a diario y constantemente al dejar que la serpiente nos consuma y transforme a su imagen y semejanza abstrayéndonos de la realidad y hundiéndonos en el abismo-sepulcro del ego.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario