26 julio 2016

ESPÍRITU DE FOBIAS



ESPÍRITU DE FOBIAS


 Son miedos, miedos profundos, se siente pavor. Detrás hay un gran padecimiento y el consecuente miedo de volver a padecer lo mismo.

 Se genera desesperación en el tratar de evitar el sufrimiento, que se repita el mismo infierno ya padecido.

 Las almas que han padecido algo que les hizo sufrir mucho temen volver a padecerlo y generan la voluntad angustiante, desesperante de no querer padecerlo de nuevo.

 Esa voluntad, resistencia, rebeldía furiosa también contiene pánico, espanto, el recuerdo vivo del dolor pasado que provoca crisis, histeria, estrés.

 La realidad es que no se puede evitar, hay que rendirse, dejar de renegar, aceptar lo que no se puede cambiar.

 Comprender que el peor sufrimiento lo provoca esa rebeldía, capricho, reniego, obsesión, desesperación e histeria.

 Hay cosas que no se pueden evitar, modificar, remediar, cambiar, solo hay que aceptarlas, comerlas, digerirlas, tragarlas y aguantarse.

 Cuanto mas nos desesperamos por evitar lo que nos hace padecer, mas padecemos, mas infierno provocamos, la única salida es la mas horrenda, aceptar lo inevitable, soportar lo que no queremos, padecer el infierno que nos toca.

 Considerar siempre que, cuanto mas nos resistimos y oponemos, mas doloroso e insoportable se vuelve, mas abominable e infernal se vuelve.

 Hay cosas que no se pueden evitar y la ayuda de Dios no es para evitarlas o esquivarlas, no es para evadirse en fantasías, es para soportar y seguir adelante.

 Esto sirve como purificación, reparación, como medio para fortalecerse, para negarse a sí mismo y dejar de ser ególatra narcisista infernal.

 Ahí esta la manera de purgar fobias, de vencer estos espíritus infernales, aceptando el miedo, enfrentándolo, soportándolo, dejando de rengar, pasando lo que o queremos pasar y dejando de huir de lo que no queremos padecer.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario