26 julio 2016

ESPÍRITU ANGUSTIANTE



ESPÍRITU ANGUSTIANTE


 Es un espíritu hundido y oscuro, estrecho y miserable.

 Se genera en las almas que no logran hacer su voluntad viéndose frustradas, decepcionadas y sumidas en miedo y entregadas irremediablemente al dolor.

 Considerar que nuestra voluntad fue siempre defensiva, protectora, buscamos la manera de protegernos o defendernos contra aquello que nos hace padecer, sufrir o contra aquello que en adelante nos hará sufrir y padecer irremediablemente.

 Ya el solo pensamiento de lo que padeceremos genera angustia, una frustración sufriente, dolorosa y repugnante.

 También se genera este espíritu impuro ante hechos sumamente dolorosos, previstos o no y que no pueden evitarse o atenuarse.

 Este espíritu es estrecho y exprime a las almas, las oprime y exprime a la vez como si fuesen un limón.

 Tanto mas se genera ante el dolor constante e irremediable, en situaciones de sufrimiento constante en las que las almas se ven sin mas remedio condenadas a padecer.

 Peor aun cuando intentando liberarse de situaciones sumamente dolorosas comprueban amarga y dolorosamente que es imposible a la vez que genera mas dolor, problema, castigos, dolores.

 Debemos considerar la raíz de la cuestión. La vida que tenemos es la vida que le damos a Dios, lo que sentimos-padecemos es lo que le hacemos sentir-padecer a Dios en nuestra casa-vida-corazón.

 Tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos, debemos mirar y ver que quien tiene los mismos sentimientos es Dios mismo atado, encadenado, postrado, aprisionado en nuestro corazón, limitado a existir como si no existiera, condenado a sufrir como si no tuviera que vivir.

 En vez de preocuparnos por lograr ser liberados nosotros debemos liberar al Señor, darle o procurarle bienestar a Él, no buscar nuestro bienestar.

 Si Él llega a estar bien en nosotros, nosotros estaremos bien.

 Ese es el sistema, esa es la razón por la que debemos buscar su Voluntad.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario