25 julio 2016

ALMAS Y NACIONES POR EL MISMO CAMINO (CÓMO LAS TOMA EL ANTICRISTO)



ALMAS Y NACIONES POR EL MISMO CAMINO (CÓMO LAS TOMA EL ANTICRISTO)


1.- ALMAS


1.1.- Una persona generalmente vive sin Dios, al margen de Él, como si no existiera.

 Por un hecho cualquiera, generalmente doloroso, se acerca a Dios y considera la Fe.

 Su vida cambia, sin embargo, continúa inmersa en el mundo sin acabar de entregarse verdaderamente a Dios, sin darle a Dios su debido lugar, el de Dios y Señor.

 La persona continúa viviendo por y para sí misma, aunque tiene algo de fe y sabe algo sobre Dios.

 En la vida cotidiana, normal, común, la persona elige si persevera en la fe o si se dedica a sí misma, vuelve a la comodidad, egolatría, vicios, etc.


1.2.- Ahí es donde se va manifestando el anticristo, el enemigo va recuperando el control sobre esa alma que no se esfuerza y no persevera, que no profundiza ni vive su fe, que gradualmente vuelve  solidarse de Dios.

 Aunque diga y crea tener fe, en la práctica no la tiene ni le sirve la que dice tener, es un alma manipulada sutilmente por el adversario que vuelve a lo de antes, la egolatría narcisista convirtiéndose en desamorada.

 Acá es donde puede sufrir un tropiezo, dificultad o desgracia, algo que la despierte, avive, le recuerde la Verdad para evitar que se pierda.

 Ahí es donde en principio se va a considerar desgraciada, pero si se vuelve a la fe, entenderá que ha evitado perderse aunque haya perdido algo en el camino.

 Si hubiese continuado con su normal andar, se hubiera perdido aun diciendo que tenía fe y que sabía algo sobre Dios por haber estudiado.


2.- NACIONES


2.1.- Considerar que, con la Primera Venida del Señor el adversario fue derrotado.

 Hasta que El Señor hizo su Primer Paso por el mundo, el adversario reinaba, imperaba, prevalecía, hacía lo que quería en la creación donde era adorado, servido, obedecido.

 Cuando El Señor realizó su Santo Sacrifico en la Santa Cruz, terminó de vencer a los enemigos espirituales y acabó de echarlos del mundo.

 Desde entonces trabajaron para recuperar el poder, dominio, control, imperio que tenían.

 Muchas almas siguieron adorando y sirviendo a satanás y a la muerte eterna colaborando en su vuelta o regreso, en la recuperación del poder que injustamente tenían sobre el mundo y las almas.

 La febril e incansable labor de las almas entregadas a satanás y a la muerte eterna sumada a la estulticia, vicio, corrupción, comodidad y egolatría generalizada de las almas logró lo que no debía suceder, librar a satanás y sus demonios del infierno dándoles poder, autoridad y capacidad para establecerse en el mundo a sus anchas.


2.2.- Lo que se vive en estos tiempos es la victoria del anticristo.

 El anticristo es antes que nada  un espíritu inmundo infernal anticristiano.

 Es la furia odiosa, resentida y vengativa con la cual satanás y sus demonios recuperan el poder que tenían antes de la Primera Venida del Señor.

 Reestablecen el orden anterior, borran los efectos de la Primera Venida del Señor, logran hacer como si nunca hubiese venido o pasado Jesús, El Salvador, El Mesías, Nuestro Señor.

 Se habla de Dios y de fe, pero no es verdadera religión, no es fe Verdadera ni es a Dios a quien se adora ahí sino a satanás transfigurado en ángel de luz.

 Así el adversario consiguió lo que quería, ser adorado en el lugar de Dios engañando a las almas y echar a Dios de la creación reestableciendo el orden anterior a la Primera Venida del Señor.


LINAJES DE DIOS Y satanás EN EL MUNDO

UN TORPEDO BAJO LA LÍNEA DE FLOTACIÓN DE LA BARCA DE PEDRO:

VOLVER A LO ESENCIAL PARA REFORMAR LA IGLESIA:



Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario