27 junio 2016

VICIOS Y DEMONIOS, ALMAS ESCLAVAS



VICIOS Y DEMONIOS, ALMAS ESCLAVAS


 Los vicios, la egolatría, las rebeldías, etc., generan deformaciones en el alma que son como hernias y funcionan como tumores.

 Crecen y viven el alma misma.

 Al final pueden independizarse, tienen peso propio, tienen personalidad, voluntad y solo pugnan por seguir creciendo.

 Esas deformaciones en esencia son espíritus impuros, rebeldes, sin Dios y en contra de Él que piensan solo en sí mismos, en satisfacerse, saciarse y que nunca se dan por satisfechos.

 Dominan al alma arrastrándola a que sea mas y mas viciosa a cada instante para procurarles satisfacción.

 El alma es esclava de esos vicios, caprichos, rebeldías, cosas que dice que le gustan o agradan, los mismos gusanos que la devoran.

 Esas deformaciones, protuberancias, tumores, hernias espirituales, son puntos de unión, ligadura, sujeción, nexo, enlace para los demonios.

 Ahí es por donde toman a las almas y donde las pueden manipular, dominar, controlar.

 Llegan a usarlas como a títeres o marionetas inútiles.

 Fomentan los demonios la corrupción, el crecimiento de los vicios porque al controlarlos, ellos mismos pueden controlar a las almas, manipularlas, adquieren mas poder sobre ellas.

 Las almas creen que se satisfacen a sí pero en realidad satisfacen a los vicios-espíritus inmundos-gusanos, pequeños abismos que forjan en sí y que de ellas se alimentan.

 Al conformar sus vicios están satisfaciendo a los demonios que quieren esta corrupción para manipularlas, esclavizarlas, disponer de ellas y arrastrarlas a la condenación definitiva.

 Comprender acá la necesidad de buscar la pureza, pasar por la purificación, de volver a Dios y de buscar su Espíritu para alcanzar una perfecta comunión con Él ya desde este mundo.

 El peor vicio es la rebeldía, es el origen y la esencia de todos los vicios, es ese elegirse a sí mismo prescindiendo de Dios.

 Esto ocurre al no discernir su Voluntad y no sacrificar la propia para seguirlo-obedecerlo y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en la propia vida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario