15 junio 2016

SE TEME A SÍ Y NO A DIOS, POR ESO LO TRAICIONA



SE TEME A SÍ Y NO A DIOS, POR ESO LO TRAICIONA


 Preocupados por nosotros mismos queremos aparentar ser buenos o tememos ser malos, por ello no nos corregimos ni corregimos a otros.

 Miedosos, cobardes, pusilánimes, conformamos a otros.

 Conformamos a otros por debilidad, porque en el fondo nos conformamos a nosotros mismos, somos unos ególatras narcisistas abominables infernales.

 Aun diciendo que amamos a Dios lo traicionamos porque nos elegimos a nosotros mismos, buscamos ser amados y no amamos a Dios ni hacemos que otros lo amen.

 Cuidamos la imagen, las apariencias, con miedo queremos ser amados, elegidos, preferidos y no despreciados.

 Somos orgullosos que mienten, engañan, embusteros, lobos disfrazados de cordero porque somos ególatras buscando aceptación, temiendo ser depreciados, odiados, etc.

 Embusteros abominables, es hora de definirse, si vamos a elegir a Dios, debemos hacerlo ahora, tenemos que renunciar a nosotros mismos.

 Debemos sacrificar el orgullo, traicionarnos a nosotros mismos y no ser fieles a la propia imagen.

 Debemos vivir en la Verdad y enseñar la Verdad, no ser hipócritas, no conformar egos ajenos, no justificar inmundicias, vicios y abominaciones ajenas.

 Quien conforma y justifica egos ajenos llamando ‘bueno’ a lo que es malo, es porque en el fondo solo se preocupa por sí mismo y no hace mas que satisfacer el propio ego.

 Así es el falso profeta, rastrero, gusano, hipócrita, embustero abominable, un ególatra narcisista infernal que cuida su imagen, la adora, expone, sirve y busca adoración, aceptación.

 Por ello es que miente, engaña y solo se preocupa por ser aceptado traicionando a Dios, mintiendo, engañando, difundiendo la mentira.

 Se preocupa por sí mismo y no teme a Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario