29 junio 2016

PROGRESO INDIVIDUAL CONTRIBUYE AL PROVECHO DE MUCHOS



PROGRESO INDIVIDUAL CONTRIBUYE AL PROVECHO DE MUCHOS


 Considerando lo expuesto en: MUERTE ETERNA-CONSCIENCIA REBELDE EGÓLATRA:

 Es la esencia de la persona, lo que es ella en sí misma.

 Debe admitir que es nada y menos que nada, rendirse ante la Verdad, entregarse completamente.

 Si la persona niega que es nada y menos que nada está mintiendo, fantasea, fabrica la mentira o provoca el delirio en el que termina enredada.

 Se aísla, encierra, queda en el abismo de su nada diciéndose las cosas que desea, viendo lo que quiere ver.

 En el silencio de Dios habla sin cesar desesperada por ser escuchada, clamando atención, exigiendo adoración, queriendo ser elegida, tomada en cuenta, no ignorada.

 Considerar que el excesivo y exclusivo ‘yo’, deja a las personas como meramente humanas desconectadas de Dios, sin acceso a Él, privadas de su Divinidad.

 Ahí se hunden mas en su miseria, se consumen y terminan autodestruyéndose.

 Llevando esto a grupos de personas, organizaciones, instituciones, sociedades, naciones, etc., es la esencia de éstas formada por lo que las personas son y hacen en su conjunto.

 Sucede con grupos de personas lo mismo que con cada una en particular.

 La solución es la misma también.

 Si bien muchas prefieren la rebeldía, egolatría, vicios y corrupciones, una o algunas pueden buscar el bien y lo bueno, a Dios y su Voluntad.

 Si hay personas que buscan a Dios y desean tenerlo, que no quieren ser parte de la inmundicia generalizada, del reinado de muerte, no son olvidadas por Dios.

 Para ello es que envía a su Hijo nuevamente, para asistir, fortalecer y guiar a esas almas que desean ser fieles y pertenecerle a Dios en medio de este reinado de tinieblas.

 Cada uno en lo personal deberá buscar la Verdad, la Revelación de Dios, su Palabra, cada uno en su propia vida-casa-corazón tendrá que pasar una purificación profunda, estala médula renunciando a sí, a la rebeldía, a la voluntad propia, el orgullo, la muerte eterna.

 Cada uno deberá librar un combate espiritual y del progreso individual resultará el progreso general y provecho para muchos.

 Dios mismo guiará, sostendrá, inspirará a cada uno para lograr el progreso espiritual personal que haga retroceder las tinieblas.

 Ahí esta el trabajo personal de cada uno, la maduración, el asumir la responsabilidad, tenemos que buscar a Dios, discernir su Voluntad y seguirlo-obedecerlo.

 La maduración de las almas, su adelanto en el ámbito espiritual es lo que hará retroceder a las tinieblas. Cada uno es responsable de sí mismo delante de Dios y también cada uno puede colaborar en el bien verdadero para la humanidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario