11 junio 2016

NO DEBEMOS SATISFACERLOS-CONFORMARLOS



NO DEBEMOS SATISFACERLOS-CONFORMARLOS


 Otros nos imponen, exigen y demandan que les prestemos atención, hagamos caso y tomemos en cuenta.

 Sienten la necesidad de ser amados, adorados, no quieren ser ignorados o despreciados, temen ser olvidados.

 Se apegan a nosotros buscando satisfacer su necesidad, queriendo llenar su vacío, buscando liberarse de su abominable desolación.

 Esa necesidad de ser amados y esa sed de ser adorados la padecen porque no aman, no adoran y no obedecen a Dios, son ególatras que padecen la sed de adoración infernal como satanás.

 La verdad es que no tenemos que amarlos, mucho menos debemos adorarlos.

 El amor es libre, por eso es amor, es voluntario y la adoración se le debe solo a Dios.

 Considerar que quienes menos aman y mas se preocupan por ser amados son quienes mas buscan, desean, exigen, imponen, exigen, demandan ser amados.

 Considerar también que aquellos que no adoran a Dios como es debido son quienes mas buscan, demandan, exigen, imponen o mendigan ser adorados, tomados en cuenta y no despreciados.

 No es caridad ni somos buenos al satisfacerlos, no tenemos porqué darles el gusto, no es nuestra obligación adorarlos o amarlos como lo exigen, piden, esperan, demandan, quieren.

 Ellos deben solucionar su problema, deben poner en orden sus cuentas con Dios adorarlo a Él, satisfacerlo, conformarlo, buscar su Voluntad y obedecerlo.

 No es bueno satisfacer, conformar, saciar, obedecer y entregarse a cerdos ególatras que solo quieren adoración, satisfacción personal, a quienes no aman a Dios ni les interesa hacerlo.

 Mientras creamos que obramos bien al satisfacer a tales abismo de egolatría narcisista infernal, amos  seguir atados, ligados, sometidos, entregados a estas oscuridades y a actividades inútiles que solo generan orgullo y nos mantienen encerrados en una fantasía, evadidos de la realidad, perdidos en el orgullo-tinieblas que provocamos.

 Considerar que no tenemos que ocuparnos ni hacernos cargo de otros, mucho meno de cerdos ególatras narcisistas infernales que solo y siempre piensan en sí mismos, solo debemos ocuparnos de Dios y de su Reino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario