16 junio 2016

NO BASTA CON DECIR QUE ÉL ES REY



NO BASTA CON DECIR QUE ÉL ES REY


 Dios Es la Verdad y en Él Está la Vida.

 Si realmente queremos vivir debemos buscar la Verdad, aceptarla, dejar que se haga carne, se vuelva esencia, se constituya en realidad.

 Debemos dejar a la Verdad que viva, que reine, que prevalezca, no solo que entre, pase y se establezca.

 Debemos colaborar en la conquista de Dios.

 Comprender que no se trata de conquistar, vencer o domina a otros, el combate es espiritual, interior.

 En la propia vida-casa-corazón somos esclavos. Es nuestro interior lo que esta corrupto, degradado, en avanzado estado de descomposición.

 No somos dueños de nosotros mismos, estamos pudriéndonos, corrompiéndonos y deteriorándonos en vida, nos vamos al abismo eterno por el abismo doméstico y personal del ego.

 Hemos elegido la muerte al rechazar a Dios, al no aceptar la Verdad, al no dejarlo Vivir-Ser en nuestra vida, al impedirle Hacer en nosotros.

 Él Es Dios y Sabe lo que hace, así como y cuando lo hace.

 Él como la Verdad misma entra en nuestra vida limpiándonos, purificándonos, liberándonos, corrigiéndonos, encaminándonos, etc.

 En eso requiere colaboración de nuestra parte, debemos permitirle hacer y dejarlo Ser.

 Él va avanzando realizando sus obras en el interior modificando nuestra vida y dándonos su Vida, estableciendo su morada en nosotros, bendiciéndonos así con su Divina Presencia.

 Va venciendo, desterrando, expulsando todos los espíritus impuros, viciosos, corruptos y va ordenando todo en su justa medida, mientras que va estableciendo su Reinado-Vida-Presencia.

 Por ello es que resulta esencial buscar su Voluntad, aceptarla y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 Él debe llegar a reinar en nosotros, y lo hace cuando su Voluntad reina, se hace. Ahí es donde todo el interior se halla en orden y ahí es donde Vive-Permanece, ahí es donde nos da Vida, Verdadera Vida, Vida Espiritual, Sobrenatural, Eterna.

 No basa con que digamos que Él Es Rey, debe conquistar el interior, establecer su Reinado, su Presencia, hacer su Voluntad en nuestra vida para que eso sea realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario