29 junio 2016

MUERTE ETERNA-CONSCIENCIA REBELDE EGÓLATRA



MUERTE ETERNA-CONSCIENCIA REBELDE EGÓLATRA


 Es un espíritu raro. Es odioso, resentido, histérico, maniático, sumamente perverso, desgraciado, celoso.

 Es lo peor de lo peor y es todo junto a la vez.

 Tiene aspecto femenino, y es como una mujer celosa, odiosa, perversa, vengativa, resentida, maldita, desgraciada, etc., todos los aspectos malos a la vez.

 Se retuerce, vocifera, escupe, maldice y solo desea provocar dolor, realizar maldades, comportarse perversamente.

 Se ve rodeada de otros espíritus inmundos, es como si danzaran en derredor en torno a su cabeza presionándola, oprimiéndola y atormentándola.

 Es extraño, espíritus inmundos atormentando a otros espíritus inmundos.

 Esos que danzan en derredor suyo la pinchan, hostigan y atormentan, a la vez le cantan una canción insoportable que repiten sin cesar ‘sola, perdida, tirada y abandonada’, lo hacen lentamente y de a poco aumentan la velocidad como enloqueciéndose mientras que hacen lo mismo girando en derredor de ella.

 Luego la insultan y maldicen de manera imposible de reproducir.

 Ahí se vuelve histérica, furiosa, mas odiosa y resentida, explota, se alza enloquecida y comienza a vomitar veneno, maldad, quiere destruir, arruinar, aniquilar.

 Jadea, gime, se arrastra, se retuerce y vocifera, a la vez que repta se retuerce y todo vuele a repetirse.

 Cada vez que eso se repite su aspecto es mas miserable, ruinoso, abandonado, también se oscurece mas.

 Grita y gruñe a la vez, es como poseída y ahí dice ‘¿Por qué no me elegiste a mí?’, y vuelve a gritar, retorcerse y gruñir. Sus gritos son como cuando un gato frita furioso.


 La manera de vencerla es ignorándola, no entrando en pelea con ella porque si la enfrentamos directamente no se da por vencida, absorbe nuestra vida y a la vez que nos debilita se va imponiendo, usa la fuerza-vida que nos roba para atacarnos.

 Hay que soportar la injusticia, sufrir la humillación, padecer el dolor y no rebelarse.

 Hay que abrazarla Cruz, soportar, aceptar y seguir ofreciendo un sacrificio de sí mismo.

 Aceptar es soportar, sobrellevar y perseverar pese al dolor, no significa querer lo que sucede.

 Lo que debemos hacer es no rebelarnos ante lo que sucede, orar, silencio, esperar, perseverar, a su debido tiempo El Señor nos va a liberar.


 Si nos rebelamos, renegamos y nos dejamos llevar por la furia ante lo que padecemos, estamos cayendo en su trampa.

 Ella misma entre tantas cosas es rebeldía contra la Voluntad de Dios y por eso nos persigue, atormenta, castiga y hace padecer, para ofrecernos la rebeldía como salida o solución.

 Nos ofrece elegirnos y dedicarnos a nosotros mismos como salvación cuando en realidad estamos aceptando, recibiendo y le estamos otorgando el control.

 Ahí prevalece le miedo, nos volvemos miserables, egoístas, desconfiados, etc.

 No hay mas remedio que aceptar, soportar, perseverar, vencerse a sí mismo, ofrecer un sacrificio y seguir adelante.


 Cuanto mas reneguemos, nos quejemos, lamentemos, mas poder adquiere, mas control consigue sobre nosotros.

 Debemos reñirnos ante lo inevitable, morir a nosotros mismos, sufrir con paciencia las abominables injusticias.


 Celosa, preocupada por sí va a atormentarnos, castigarnos y hacernos padecer todo lo que pueda y mas aun.

 No estando conforme, satisfecha, busca lo peor de lo peor, aquello que es lo peor para cada uno, lo que G. Orwell llama ‘habitación 1-0-1’, y con eso nos castiga, ahí nos golpea y hace padecer noche y día y sin cesar.

 En principio pretende imponer ser elegida, aceptada, pero después prevalece su odio, furia, maldad, rencor y lo que hace es dedicarse o empeñarse en hacernos padecer, disfruta la perversidad, le gusta vernos y hacernos sufrir.

 Ahí delira que es poderosa, que tiene el control, que impera, reina, manda y prevalece.


 En ella se expresa todo lo que satanás forjó en su interior, es su voz, palabra, esencia, sentimiento, delirio, maldad, deseo de venganza.

 Por ello es que histérica furiosa y vengativa pregunta sin cesar ‘¿Por qué?’.

 Con ese grito golpea, azota, castiga, desafía y luego recrimina, ¿Por qué a él y no a mí?’ gritando como gato furioso y retorciéndose.


 Surge en las almas cuando obran por y para sí, eligiéndose  así, hundiéndose en sí separándose, apartándose de Dios.

 Es la voz de la consciencia rebelde y orgullosa que quiere ser elegida, proclamada reina, que desea ser adorada como diosa.

 En vez de transmitir la Palabra de Dios y de Revelar su Voluntad quiere ser ella adorada, elegida, servida, obedecida, proclamada, tomada en cuenta.

 La persona que se encierra en sí y se escucha a sí misma libera esta rebelde histérica celosa y orgullosa que piensa en sí que desea ser adorada, tomada en cuenta, servida, obedecida.

 Queda a merced de esta histérica maniática odiosa y resentida que es sumamente perversa y absolutamente celosa.

 La persona que no busca la Voz de Dios, su Palabra, que quiere ser por sí misma, acaba a merced de esta loca descontrolada que prevalece, reina, impera, se impone, que solo quiere ser saciada y que nunca se da por conforme.


 Se desespera por el poder, se excita con el poder.

 Le hace creer a la persona que es libre cuando la esta esclavizando, dominando, controlando, sometiendo, cuando la usa y manipula para satisfacerse ella.

 Como la persona no busca la Vedad y desea ver-creer la mentira, quiere creer que ella misma es diosa, reina y que debe ser adorada mientras que hace lo que se le antoja, viene en ganas, siente, quiere, termina totalmente a merced de esta histérica celosa maniática y desgraciada.

 Es totalmente esclava, es manipulada, engañada y permanece fuera de la realidad, esta en tinieblas y ve lo que esa consciencia sucia, rebelde, orgullosa y colocada en el lugar de Dios le dice.

 No conoce la Verdad, solo ve lo que quiere ver, o mas bien lo que su consciencia le hace ver-creer, por ello es que delira que es libre pero solo esta transmitiendo lo que su sucia consciencia rebelde, orgullosa y sin Dios dice mientra que delira que es mas que Dios.


 Esta consciencia sucia, rebelde, orgullosa, centrada en sí y satisfecha de ser sin Dios conduce a la persona a hacer cualquier cosa en el mundo.

 Puede otorgarle grandes cosas, y es ella siempre quien lo considera como victoria, propiedad, es como una reina despiadada que manipula a un rey idiota que se cree amado, protegido y no es mas que el esclavo servil de esa desgraciada.

 La voluntad que el rey considera propia en realidad es la voluntad de la reina que lo domina, somete, manipula y usa para lograr ella reinar, imperar, prevalecer y saciar su sed de poder, riquezas, fama, etc.

 Le puede dar grandeza, poder, riqueza, fama, satisfacción a caprichos y ambiciones, etc., a la persona en el mundo, pero es algo efímero que convierte a la persona en esclava de esa ambición y la encierra en sí misma aislándola, separándola de Dios.


 Pelear es inútil, aun derrotada, vencida, humillada, doblegada, abatida, etc., no se da por vencida y junta fuerza para alzase furiosa y reintentar retomar el poder, asumir el control.

 Si no lo obtiene se dedica a romper, destrozar, arruinar comportándose furiosa y despechada, demostrando que es una maldita desgraciada a la que le importa nada de nada ni de nadie.

 Exorcismos son buenos en principio para calmarla, doblegarla y limitarla, pero eso la atemoriza y consecuentemente la vuelve mas furiosa, histérica, despiadada porque temiendo perder el control recurre a mas violencia para recuperarlo y firmarlo.

 Acá solo vale el sacrificio, negarse a sí mismo, aceptar lo que nos toca, perseverar en la fe, soportar, aguantar, confiar en el Amor de Dios y seguir adelante.

 Es horrible, pero no hay otro camino, es un vía crucis sumamente doloroso y el final tampoco es bueno, la crucifixión dolorosa, humillante, abominable, y aun ahí no termina, luego viene el lanzazo a traición en el extremo de la agonía cuando suponemos que ya mas nada malo puede pasar.

 Lo peor es el tiempo, parece que no pasara o que fuera mas lento, no hay mas remedio que padecer y si el alma se rebela o intenta algo solo redunda en mayores tormentos. Pronto desaparece la esperanza y pasa a ser mas oscuro, no hay mas que tormentos noche y día con la sola esperanza de que al instante va a ser peor sabiendo que no hay ni habrá salida, alivio, consuelo o solución.


 Si pasamos por todo esto y a pesar de caídas o tropiezos conservamos la Fe en Dios y la confianza en su Amor, terminamos el proceso purificador y alcanzamos en el mundo la victoria sobre nosotros mismos y los enemigos espirituales.

 Considerar que el esfuerzo es constante, a veces hay respiros para fortalecerse, otras no y siempre sucede lo peor una y otra vez.

 Pese a todo debemos buscar la Voluntad de Dios y como si para el mundo fuésemos locos, tontos, idiotas, esforzarnos inobedecerlo aun mas cuando menos lo haríamos, cuando mas maldecidos, odiados y abandonados de su mano pareciera que estamos.

 Ahí celosa, desconcertada, no tiene mas remedio que retroceder y huir aun odiándonos, maldiciéndonos y haciéndonos padecer.

 Considerar que esa es su trampa, hacernos padecer y culpar a Dios, acusarlo y forzarnos a que lo acusemos de hacer nada y de contemplar expectante e indiferente lo que padecemos, para que lo acusemos de permanecer inerte ante lo que nos hace sufrir mas que ninguna otra cosa.

 Si cedemos ahí la aceptamos a ella, somos como ella, admitimos sus sentimientos y quedamos fundidos a ella.

 Considerar también que un tropiezo o una caída en este durísimo combate es normal, El Señor cayó tres veces camino al calvario.


 Si elegimos a Dios se vuelve mas loca, histérica, celosa, maldita, desgraciada y hasta conspira con nuestros enemigos para hacernos padecer, destruir, arruinar.

 Histérica-furiosa nos dice ‘¡¿Por qué lo elegís a Él y no a mí?!’, a la vez que se dedica a hacernos padecer cuando hemos elegido la Voluntad de Dios.

 Mientras nos castiga nos quiere convencer de que padecemos por Dios, por su culpa, cuando la realidad es que ella padece porque se ve limitada por la Presencia de Dios que hemos admitido.

 Sufre al perder poder, control, dominio, se siente despreciada y al verse parcialmente reemplazada busca con furia recuperar el control, quiere imponernos que rechacemos a Dios a la vez que quiere convencernos que lo que padecemos es por culpa de Él cuando la realidad es que ella padece al ser desplazada y no adorada.

 ‘No te conviene, ¿No ves que desde que lo admitiste empezaron los problemas?, solo tenés dolor y sufrimiento desde que Él está’, nos dice queriéndonos convencer de que es culpa de Dios cuando en realidad es que ella nos azota, castiga y hace padecer porque teme perder el control.


 Una vez mas, directamente no la vamos a derrotar, pero sí es necesario ponerle límites, aplicar un exorcismo y enfrentarla de vez en cuando para que se calme y limite.

 La manera de vencerla es con el sacrificio espiritual de sí, negándose, perseverando en la fe, siguiendo adelante siempre pese a todo.


 Considerar que esta dicho mas arriba que es la misma consciencia que se vuelve independiente, rebelde, sin Dios y quiere ocupar su lugar. Considerar que es rodeada de demonios que la enloquecen, seducen, maltratan y provocan su rebeldía. También es rodeada de sus propios demonios-espectros.

 Sin buscar a Dios, la Verdad, se oscurece, deforma y transforma, también transubstancia convirtiéndose en muerte, muerte, demoníaca.

 En sí es miedo y miedosa, preocupada por sí, es el mismo instinto de conservación, la autodefensa.

 Constantemente quiere convencernos de que no podemos, no debemos, que es inútil confía en Dios y creer en su Amor, por ello es que nos castiga y se reúne con nuestros enemigos para provocar la situación en la que imponernos esa creencia.

 Ella es colocada como reina cuando nos elegimos, pero es fácilmente manipulada por los demonios desde afuera y eso es el reinado de la muerte, el anticristo, un súper-yo delirante de orgullo que arde desesperado queriendo reinar, prevalecer y es donde nos consumimos, deformamos, transformamos, transubstanciamos a imagen y semejanza de satanás, el primero que eligió la mentira, adorarse a sí y no a Dios.



Dr. Jorge Benjamín Lojo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario