10 junio 2016

MENSAJE DE MENSAJERO DE LA VERDAD, ÁNGEL QUE PRESIDE LA ARGENTINA (09 Jun 16), y explicación



MENSAJE DE MENSAJERO DE LA VERDAD, ÁNGEL QUE PRESIDE LA ARGENTINA (09 Jun 16), y explicación


“Él ya dijo “¡Basta!”, y ahora cada uno recibirá lo suyo, cada cual se enfrentará a la Justicia Divina”.

“Dejad de oponeros a Dios y de resistiros a Su Divina Voluntad”.


---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “Él ya dijo “¡Basta!”, y ahora cada uno recibirá lo suyo, cada cual se enfrentará a la Justicia Divina”:


 No es poco agotar la paciencia de Dios, nosotros tenemos poca, pero Él Siendo Dios, su paciencia es divina.

 Claramente la humanidad logró lo imposible, agotar a Dios, debería haber agotado a Dios probando su Amor y no tentando su paciencia.

 Se ha excedido todo límite, se ha roto todo, la humanidad corrompió hasta lo mas sagrado, aquello donde no debería ni haberse atrevido a colocar su mano.

 Dios ha extendido el tiempo de su paciencia, pero todo tiene un límite, un termino, nada es para siempre en este mundo donde rige el tiempo.

 Concedió tiempo, mucho tiempo por demás, ahora ya es definitivo e inalterable, no hay vuelta que darle, se terminó.

 De ahora en adelante cada uno se hallará frente a frente con lo que ha buscado, querido, elegido, engendrado y merecido sin atenuantes ni consideraciones, el tiempo de la paciencia y misericordia se ha acabado.

 Las almas conocerán la abominable desolación que merecen, padecerán el vacío que han engendrado, provocado, buscado, generado y merecido.

 Entrarán en la etapa adulta, dejarán la adolescencia, no podrán evitar sus responsabilidades y tendrán que dar cuentas a Dios de lo que hicieron, dejaron de hacer, pensaron, quisieron, etc.

 Lo que las almas no comprenden que acá es donde también esta manifestándose el Amor de Dios, nada mas justo y conveniente.

 No es castigo, es consecuencia y así Dios llama a las almas a la realidad, las llama a volver, les advierte de manera rigurosa y por última vez lo que están haciendo y merecen.

 No podrán moverse, solo podrán padecer la consecuencias de sus rebeldías. No podrán hablar, solo escuchar-ver-entender-comprender lo que realmente son, no tendrán posibilidad de mentir ni de engañar, la Verdad se impondrá y cada uno recibirá lo suyo, le que le corresponde, lo que ha elegido, buscado, querido y merecido.


2.- “Dejad de oponeros a Dios y de resistiros a Su Divina Voluntad”:


 Dominados por el miedo, vencidos por la debilidad socavados por la inútiles e infernal preocupación por nosotros mismos, nos oponemos a Dios, renegamos contra Su Voluntad.

 Queremos imponer la voluntad propia, no hacemos mas que la guerra para vencerlo, buscamos prevalecer, imponernos, triunfar por sobre Él.

 Así nos volvemos rebeldes, nos hacemos semejantes a demonios, y no nos liberamos del miedo que nos atormenta, castiga y hace padecer determinando la voluntad caprichosa, obsesiva, desesperada e histérica que buscamos hacer prevalecer.

 No tenemos que vencer a Dios ni a otros, tenemos que vencer el miedo que es lo que esta destruyéndonos por dentro y nos empuja a arruinarnos también en la vida.
  Confundidos, encerrados en nosotros mismos, preocupados, queremos vencer a Dios, buscamos hacer la propia voluntad y así es como estamos autodestruyéndonos, arruinándonos, encaminándonos a la perdición.

 Tenemos que detenernos, buscar la Verdad-Revelación-Voluntad de Dios con total desprendimiento de nosotros mismos, con la intención de seguirlo-obedecerlo colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

 Dios no va a torcer ni deformar el Camino, no va a adaptarlo a la comodidad, miedo, interés o vicio de las almas, son las almas las que deben vencer a sus enemigos espirituales, vencer el miedo y a la muerte eterna-tinieblas.

 Si las almas quieren creer que pueden prevalecer sobre Dios, solo están engañándose y no van a poder salir de ese delirio orgulloso infernal, solo se encerrarán ahí para perderse para siempre, será su cárcel, mazmorra, abismo, sepulcro actual y eterno.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario