20 junio 2016

MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (20 Jun16), y explicación



MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (20 Jun16), y explicación


“Vosotros que creéis en El Señor y confiáis en mi amor permanecéis bajo mi manto”.

“El mundo yace envuelto en tinieblas bajo el poder del enemigo padeciendo el castigo”.

“No bajéis la mirada al mundo, elevadla ya viene El Señor”.

(Mientras decía estas cosas veía el mundo envuelto por un manto oscuro de tinieblas que es la muerte terna, el castigo, la justicia, la abominable desolación y mas arriba veía a la Virgen como en la luna brillante, blanca, resplandeciente y luego al Señor mas alto, mas brillante y resplandeciente, no solo con luz blanca sino también dorada.)

---------------------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


1.- “Vosotros que creéis en El Señor y confiáis en mi amor permanecéis bajo mi manto”:


 Las almas que han elegido a Dios y han creído en la Virgen consagrándose a su Inmaculado Corazón y perseverando en la oración, permanecen bajo su protección.

 Mientras decía esto la Virgen me dejaba ver el mundo abajo envuelto en tinieblas y Ella permanecía mas alta como fuera del mundo, en una esfera blanca y luminosa, como si estuviese en la luna junto a aquellos que confían en Ella y se han consagrado a su Inmaculado Corazón.

 El manto representa la protección, el amparo, y aunque los demonios persigan y quieran hacer creer a las almas que se encuentran bajo su imperio, la Verdad es que solo tienen imperio o autoridad sobre almas impuras, ególatras, viciosas, corruptas y que no aman a Dios ni a la Virgen.


2.- “El mundo yace envuelto en tinieblas bajo el poder del enemigo padeciendo el castigo”:


 Imperan las tinieblas-muerte eterna, el olvido y la negación de Dios.

 El mundo esta envuelto en el manto oscuro de tinieblas del infierno.

 Es la justicia, es la abominable desolación, la ausencia de Dios en la que los enemigos quedan liberados y pueden hacer impunemente lo que quieran.

 La misma muerte eterna se alza con boca como de dragón desafiante queriendo llegar hasta la parte alta donde permanecía la Virgen junto a sus fieles, pero no llegaba y ahí caía con mas furia oprimiendo mas aun a las almas que permanecían en el mundo.


3.- “No bajéis la mirada al mundo, elevadla ya viene El Señor”.


 Bajar la mirada al mundo es hundirla en el abismo del ego, es perderse en sí mismo, preocuparse por sí.

 Elevar la mirada significa orar, buscar a Dios, salir de sí mismo, buscar la Voluntad Divina y obedecer al Señor.

 Mientras esto decía mas arriba brillaba un sol blanco y sumamente radiante, resplandeciente, dorado y blando a la vez donde permanecía El Señor y lo veía en actitud de acercarse, venir, estarse dirigiendo hacia quienes permanecían unidos a María Virgen.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario