28 junio 2016

LA VERDAD PERMANECE INCÓLUMNE



LA VERDAD PERMANECE INCÓLUMNE


 La verdad que continuamos rechazando, de la que huimos y a la que queremos negar, va a seguir golpeándonos, azotándonos, castigándonos.

 No es que a Dios le agrade castigarnos, Él Revela la Verdad como remedio, para la salvación.

 Si no aceptamos la Verdad, la Verdad continúa siendo Verdad, no sufre menoscabo, pero nosotros estamos eligiendo aun mas la mentira, nos apegamos, hacemos mas dependientes y esclavos de ella.

 La Verdad va a continuar estando ahí, esperándonos, como puerta abierta, pero de nosotros depende volver y entrar por la puerta.

 Cuando la rechazamos y pretendemos entrar a la vida por otro lado, lo único que hacemos es perdernos en tinieblas, la Verdad continúa siendo verdad, no cambia.

 Por mas que nos estrellemos contra la pared una y otra vez, no vamos a abrir un hueco, no vamos a poder perforar el muro, debemos entrar por la puerta, aceptar la verdad, renunciar al orgullo, dejar la mentira atrás.

 Simplemente contemplar al Señor en la Santa Cruz, esa es la puerta, no hay lugar para mentiras, no hay lugar para nada mas que la Verdad, no hay otro camino, no hay otra forma de entrar.

 Sino vamos por la puerta, vamos a cualquier lado menos a la vida eterna, podemos decir y creer cualquier cosa, podemos engañarnos, pero debemos considerar que estamos encaminándonos a la muerte-perdición eterna-condenación al rechazar la Verdad y elegir la mentira.

 Podemos hacer muchas cosas que sean reputadas por buna en el mundo, pero si no aceptamos la Verdad que debemos aceptar, si no morimos-renunciamos a nosotros mismos, continuaremos dándole la vida a la muerte, seguiremos consumiéndonos, continuaremos hundiéndonos en el abismo y encaminando inevitablemente a la perdición eterna.

 Esto también debemos considerarlo respecto de lo que se vende como religión en estos tiempos de abomínales tinieblas, las almas que desean seguir mintiéndose-engañándose pueden hacerlo, pero ya desde ahora están eligiendo la perdición-condenación eterna.

 Por mas misericordia que Dios sea, no va a mentira, es inevitable, quien se apega a la mentira y prefiere la inmundicia, queda postrado en tinieblas y se encamina la perdición-condenación eterna.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario