16 junio 2016

LA SITUACIÓN ES SUMAMENTE GRAVE



LA SITUACIÓN ES SUMAMENTE GRAVE


 Nos tenemos lástima y luego les tenemos lástima a otros, somos ególatras, estamos preocupados por nosotros mismos.

 Nos arrastramos como gusanos y perdidos naufragamos en tinieblas.

 Esta debilidad enfermiza e infernal algunos la llevan al extremo de tenerle lástima a los animales y tratarlos mejor que a personas.

 Otros deliran teniendo lástima a delincuentes y acaban tratándolos como a dioses.

 La realidad es que cada uno se considera a sí mismo un dios y con lástima resentido se arrastra sobre la faz de la tierra haciendo lo que se le antoja.

 Así es como las almas se convierten en demonios y llegan a ser incluso peores que los mismos demonios.

 Cada uno se encierra en sí queriendo creer que le es debido cuanto se le antoja y así permanecen olvidados de Dios y en absoluta rebeldía contra su Voluntad.

 Nadie deja de satisfacer su ego y de conformar su orgullo, nadie deja de saciar vicios y concretar ambiciones, la rebeldía contra Dios es total.

 Y si bien esto no le interesa a nadie, las consecuencias están a la vista, las almas se pudren en vida siendo peores que demonios, se encaminan a la perdición eterna y ni siquiera lo tienen como algo malo.

 La situación es sumamente grave, y ya no podría ser peor.

 Pronto Dios intervendrá y nadie podrá evitarlo, Él Es Dios, pasará y pondrá el orden debido con su autoridad.

 Las almas tendrán la opción única de corregirse o de elegir definitivamente su perdición.

 Considerar que sentimos culpa-miedo y tenemos lástima de otros y es ahí donde no queremos lo que queremos aun cuando es bueno.

 La prueba consiste en eso, no conformar a otros en vicios, ambiciones, caprichos, no hacerles caso en sus acusaciones, demandas, exigencias, por mas que nos reprochen que no les damos satisfacción, lo que son y quieren es nefasto, infernal, abominable y corrupto.

 Así como no satisfacemos a nuestro ego no debemos conformarlos a ellos en sus egos y delirios, debemos continuar siendo fieles a Dios y no tenerles lástima como pretenden.

 Comprender que muchos quieren dar lástima y así fingen debilidad y aparentan fragilidad, pero solo es para envolver, dominar, controlar, lograr que les presten atención y hagan caso procurándoles satisfacción en su ego y conformidad a sus delirios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario