22 junio 2016

ESTAMOS PARA COLABORAR EN LO QUE ÉL QUIERE



ESTAMOS PARA COLABORAR EN LO QUE ÉL QUIERE


 Mas allá de lo que queremos, necesitamos, pretendemos, deseemos, etc., debemos considerar el simple hecho de que nos hemos puesto al servicio de Dios.

 Estando entregados-consagrados al servicio de Dios, no es para obtener lo que queremos sino para colaborar en que Dios obtenga lo que quiere.

 No importa lo que queremos, no importa lo que necesitamos, nos hace falta, deseamos, etc., no importa nada, solo Dios.

 No importa lo que nos toca padecer, no interesa lo que nos toca sufrir, no estamos en el mundo para lo que queremos sino para colaborar con Dios.

 Debemos colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en la creación y esto comienza en la vida personal de cada uno.

 Ha que seguir adelante negándose a sí mismo, muriendo a sí, renunciando a la propia voluntad, dejando atrás el yo-ego, aprendiendo a no hacerle caso.

 Comprender que es mucho mejor si seguimos-obedecemos-servimos a Dios negándonos de esta manera, con sacrificio, dolor, negación, porque así es como llegamos a servirlo en verdad y no por beneficio o bienestar, provecho o algún bien disfrutado o esperado.

 Las almas que dicen y hasta creen servir a Dios viven al revés, se dedican a satisfacerse  sí mismas, solo se empeñan en conseguir lo que desean, concretan sus planes y pasan por el mundo al margen de Dios, indiferentes a El aun hablando de Él todo el tiempo.

 Si vamos a amar-servir a Dios es esencial obedecerlo, es necesario renunciar a sí mismo y sacrificarse hasta dejar todo atrás, pero por sobre todo, debemos dejarnos a nosotros mismos, renunciar a la propia voluntad, gusto, necesidad, deseo, etc.

 Comprender que ahí se ofrece un sacrificio real de aceptación a Dios por el que Él puede venir-volver y al bajar y establecer su Presencia, no solo viene a nosotros sino que también viene-vuelve al mundo.

 Una vez mas, no estamos en el mundo para conseguir lo que queremos sino para colaborar en el sacrificio para que Dios consiga lo que quiera, y lo que se sacrifica somos nosotros mismos, es nuestra vida en el mundo, y el sacrificio se realiza obedeciéndolo, colaborando en Que Se Haga-Reine-Triunfe Su Voluntad en nuestra vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario