29 junio 2016

ESPÍRITU FRACASADO



ESPÍRITU FRACASADO


 Espíritu fracasado.

 ‘Estuve especialmente comisionado para hacerte fracasar en todo, mi misión fue frustrar, estropear, entorpecer, impedir todo cuanto hicieras, especialmente debía evitar que produjeras algún fruto’, dice a modo de confesión una vez que es finalmente derrotado.

 ‘También, no debías obtener nada de lo que quisieras y todo cuanto iniciaras, aunque fuese cosa de Dios, debía terminar en frustración, fracaso, ruina, derrota’, agrega.

 Esto lo dispuso el adversario para oponerse a las obras de Dios y para busca los dos efectos comunes en los fracasos, derrotas, ruinas y desgracias.

 Dichos efectos son furia y frustración.

 Las personas se inclinan mas a uno que a otro de estos dos extremos y también pueden fluctuar entre ambos.

 Es común darse a la furia como también lamentarse, preocuparse, entristecerse y andar abatido.

 Como tantos otros se espíritu influencia frecuentemente en su materia o especialidad y es uno mas de tantos que han dado vueltas durante mucho tiempo.

 Se lo derrota como a cualquier otro, ignorando el hecho, siguiendo adelante, confiando en Dios, perseverando, no abandonando, no dándose a furias ni a depresiones.

 Como siempre hay que perseverar en lo que es Voluntad de Dios y esto a pesar de tormentos, castigos, desgracias, sufrimientos, padecimientos y siempre para cosechar fracasos.

 Es bueno que esto suceda así no hay orgullo ni presunción, lo que en el mundo se tendría por malo es bueno a la luz de Dios si utilizamos tales fracasos para liberarnos del autoengaño, del orgullo, del delirio o fantasía.

 Considerar que el éxito en el mundo generalmente es derrota en el espíritu porque buscamos como éxito satisfacer el ego, conformar vicios, concretar ambiciones, etc.

 Consideramos como éxito todo eso que nos aparta de Dios, opone a Él y vuelve renegados contra su Voluntad sumiéndonos en tinieblas, dejándonos postrados en la muerte eterna, evidentemente tales cosas son éxito para demonios, son sus victorias y por ello fomentan el humanismo y la exaltación de la humanidad diciendo a cada uno que debe considerarse un dios y hacerse adorar, servir, obedecer.

 Aun entre quienes fingen piedad se da esto porque no obedecen a Dios, no disciernen su Voluntad, y en consecuencia, son rebelde en esencia, orgullosos ególatras preocupados por sí y dedicados a hacerse ver, adorar, aceptar, reconocer, servir.

 Considerar que Dios sabe sacar bien del mal y por ello los fracasos que nos ha provocado han servido para encaminarnos y dejarnos solo dedicados a hacer lo que Dios quiere.

 Su tentación era especialmente odiosa cuando haciendo cuanto debemos por Dios todo terminaba en fracaso, ahí recordaba lo que trabajamos, nos esforzamos, sacrificamos y nos dice que para nada.

 Mas allá de eso siempre debemos ver que servimos a Dios, lo seguimos y obedecemos y nuestro mérito esta en obedecer, en hacer lo debido mas allá del resultado, y también hay que considerar que una derrota de hoy es semilla de una gran victoria para mañana, no tenemos ni idea de lo que Dios hace y puede hacer, solo contemplar a Jesús en la Cruz y luego considerar que resucitó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario